Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La oposición vería bien flexibilizar el horario del nuevo Mercat Central

ERC, CUP e ICV critican que la situación prevista en el reglamento perjudicará a los pequeños vendedores

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de ayer del equipamiento comercial situado en la Plaça Corsini, en obras desde 2007. Foto: Lluís Milián

Imagen de ayer del equipamiento comercial situado en la Plaça Corsini, en obras desde 2007. Foto: Lluís Milián

Los cinco partidos que están en la oposición del Ayuntamiento de Tarragona verían con buenos ojos que Espimsa llegara a un acuerdo con los vendedores del Mercat Central para flexibilizar los horarios previstos en el reformado equipamiento comercial, que se espera que pueda ser una realidad el próximo mes de octubre.

El reglamento aprobado por parte del pleno municipal en abril de 2015 especifica que la actividad de los paradistas será –sin interrupción– entre las 9 y las 20 horas, un extremo que ha generado una fuerte división entre los profesionales que actúan en el recinto de la Plaça Corsini, ya que los pequeños vendedores lamentan que las 11 horas de apertura sólo beneficiaría a los comerciantes de mayor tamaño. Asimismo, un grupo de paradistas críticos denunció que el texto que regula el funcionamiento del espacio comercial prevé sancionar a los vendedores que no cumplan estrictamente con este horario de apertura.

La tensión de las últimas semanas ha derivado en el hecho de que la presidenta de Espimsa, Elvira Ferrando (PSC), ha abierto una puerta a poner sobre la mesa una posible alternativa que sea vista con buenos ojos por todas las partes. Por ello, en pocos días se concretarán nuevas reuniones para intentar llegar a un acuerdo este mes de mayo.

CDC y C’s, abiertos a hablar

Los dos partidos de la oposición más favorables a la liberalización de los horarios comerciales del Mercat –Ciutadans y Convergència Democràtica– verían bien realizar alguna modificación en el reglamento, si bien mantendrían la obligación de abrir más horas y tener actividad por la tarde.

«Abrir por las tardes es, para nosotros, una línea roja que debe garantizarse. Lo que sí que se podría hablar sería que quien quiera pueda cerrar alguna hora al mediodía», declaró ayer el portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales.

En la misma línea se expresa Albert Abelló (CDC), quien también estudiaría una modificación del actual reglamento «siempre que se determinara que, como mínimo, cada parada abra nueve horas al día de lunes a sábado». En este sentido, el concejal soberanista considera que «el equipamiento debe adaptarse al horario de compra de los consumidores».

Por su parte, Pau Ricomà (ERC) se muestra «a favor del diálogo» y de intentar «llegar a un acuerdo de consenso». Precisamente, hace pocas semanas los republicanos instaron al consejo de administración de Espimsa «a escuchar las demandas de los paradistas», las cuales calificó como de «razonables».

Desde la CUP, Laia Estrada remarca que «los paradistas no están diciendo que abrirán sólo tres o cuatro horas al día, sino que han pagado por una concesión y no quieren que se beneficie sólo a los comerciantes de mayor tamaño». En este sentido, Estrada sería favorable a la flexibilización «para evitar una elitización del equipamiento».

Finalmente, Arga Sentís (ICV) sería partidaria de «ayudar a los vendedores que ya llevan años en el Mercat y que tienen derechos adquiridos». La concejal de la formación ecosocialista cree que «el problema de fondo es que se ha hecho un mercado sobredimensionado en el que sólo podrán aguantar los costes los paradistas más grandes».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También