Más de Tarragona

«La pandemia hizo crecer el maltrato a los mayores»

Unas 80 personas participaron el año pasado en un programa de Creu Roja para prevenir abusos, negligencia y tratos inadecuados

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Creu Roja organizó ayer una jornada de sensibilización en el Mercat Central y ofreció consejos para evitar estafas. FOTO:ALBA MARINÉ

Creu Roja organizó ayer una jornada de sensibilización en el Mercat Central y ofreció consejos para evitar estafas. FOTO:ALBA MARINÉ

«Acaba de venir una señora a la que la estafó un supuesto técnico que venía a revisar la caldera del gas. Darse cuenta de estas estafas es difícil para una persona mayor», admite Manolo García, voluntario de Creu Roja, quien se encuentra en el Mercat Central entregando trípticos y dando consejos de seguridad para que sepan cómo evitar ser víctimas de delitos. Eso sí, no todos paran; «mucha gente mayor se aísla por miedo, por desconfianza», señala.

La acción de sensibilización se llevaba a cabo ayer a propósito del Día Mundial del buen trato a las personas mayores. Blanca Itziar Alfonso López, técnica de Gent Gran de la entidad, explicaba que «la pandemia hizo crecer el maltrato a los mayores» en todos los aspectos, pero en especial en lo que tiene que ver con las estafas, de allí la acción de ayer. «Había estafas con todo tipo de excusas: desinfectar las casas, ponerles las vacunas... Como los usuarios que tenemos en los programas de Gent Gran están bastante atentos, nos avisan cuando ven prácticas de este tipo y nosotros se las hacemos llegar a los Mossos d’Esquadra».

Seis de cada diez

Pero más allá de la estafas, las personas mayores sufren otros tipos de maltrato muchas veces vividos en silencio. Según daba a conocer ayer la Fundación Pro Vejez Autónoma (Provea) una de cada seis personas mayores sufre maltrato aunque solo se denuncia uno de cada cuatro casos.

En la demarcación de Tarragona Creu Roja desarrolla el programa ‘Bon tracte a les persones grans’, que el año pasado contó con 80 participantes. En este programa se acompaña y asesora a los mayores frente a todo tipo de maltrato: «Violencia de género, personas que nos dicen: ‘mi hijo no me da la medicación’, ‘no tengo acceso a mi tarjeta del banco’, ‘mi cuidador no me trata con respeto’...».

Y es que, explican desde la entidad, dentro del concepto de maltrato se engloban actitudes y comportamientos como los abusos, las negligencias y tratos inadecuados de diferente tipo como el maltrato físico, económico o sexual y la estigmatización por razón de edad o la infantilización.

Más aislados, más vulnerables

La pandemia, además, hizo aflorar situaciones de vulnerabilidad preexistentes en este colectivo, como la soledad no deseada o la falta de una red de apoyo cercana, sobre todo en los meses de confinamiento más estricto. Esto obligó a la entidad a hacer un seguimiento más estrecho a las personas vulnerables del colectivo.

Uno de los retos está siendo romper con la brecha digital que les hace todavía más vulnerables. En este aspecto, han hecho mucho énfasis en capacitarles en el manejo de la tecnología. «Y hemos tenido buenos resultados. La última charla que tuvimos con los Mossos d’Esquadra fue por videoconferencia y se conectaron sin problemas», explica Alfonso.

La entidad se encarga incluso de hacer de mediadora con entidades privadas y públicas en situaciones en las que se podrían vulnerar los derechos de los mayores.

No obstante, reconoce la técnica, a muchos mayores les cuesta reconocer que están siendo víctimas de malos tratos, especialmente cuando se trata de familiares. «A veces se trata de personas a las que hemos acompañado durante mucho tiempo y la conversación no aparece hasta un día que salimos a andar», apunta.

Temas

Comentarios

Lea También