Más de Tarragona

La pérgola de Corsini estará instalada este verano

La nueva estructura no quitará el protagonismo de la plaza al edificio modernista del Mercat Central y deberá convivir con el mercadillo semanal y las terrazas de los bares

CARLA POMEROL

Whatsapp
La Plaça Corsini, ayer por la mañana, desde la terraza del Hotel Urbis. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La Plaça Corsini, ayer por la mañana, desde la terraza del Hotel Urbis. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La pérgola prevista en la Plaça Corsini será una realidad este verano. Así lo asegura el presidente de Espimsa, Dídac Nadal, quien explica que el proyecto irá acompañado también de nuevo mobiliario urbano y de algunas zonas verdes, con el objetivo de humanizar y hacer más agradable la plaza. La empresa municipal de Mercats, con la colaboración del Col·legi d’Arquitectes, puso en marcha hace unos meses un concurso de ideas para definir cómo debe ser la pérgola. Se han presentado un total de 34 propuestas, de las cuales cuatro han pasado a la fase final. Actualmente, se están llevando a cabo las aclaraciones de carácter técnico con cada una de ellas, «para comprobar que el proyecto es capaz de ejecutarse en la realidad», asegura Nadal, quien quiere dejar claro que «las propuestas han sido totalmente anónimas, y el jurado no sabía de quién era cada una». Según las bases del concurso, el proyecto constructivo no puede superar los 95.000 euros.

Por el momento, se desconocen las características concretas de la pérgola que acabará instalándose. No obstante, el presidente de Espimsa tiene claro los requisitos generales que esta debe cumplir: «La pérgola deberá dejar protagonismo al edificio modernista que alberga el Mercat Central y el de Correos, un inmueble simbólico para los tarraconenses», apunta Nadal, quien añade que «ha habido propuestas más ambiciosas y otras más minimalistas. El proceso de elección ha estado muy marcado por la opinión de los expertos y de otros actores, como por ejemplo, los vecinos de la zona centro». Nadal destaca que «queremos asegurarnos de que aquello que acabe construyéndose quede bien, y sea razonable a efectos de conservación y mantenimiento». Algunas de las consideraciones que se han tenido en cuenta a la hora de escoger la pérgola es que la estructura no se convierta en hogar para las palomas, que sea resistente a las fuertes rachas de viento y que se integre bien en la dinámica interna de la plaza.

La idea de la pérgola fue cosa de la Associació de Veïns Tarragona Centre, cuyos miembros siempre han argumentado que en la nueva Plaça Corsini faltaba un espacio con sombra. Así pues, el principal objetivo de la carpa será este, pero Nadal también apunta a otros usos. «La plaza debe ser un punto importante para la cultura. Si, cuando termine la pandemia, queremos hacer un concierto tranquilo, de media tarde, podemos ubicarlo en la pérgola. Como algo más íntimo», explica Nadal, a modo de ejemplo.

La pérgola irá acompañada de otros elementos que contribuirán a que el espacio sea un lugar más amable y disimule un poco el aspecto duro propio de la plaza. Por eso, se ha apostado por generar zonas verdes. La idea inicial son maceteros con ruedas que puedan sacarse al exterior cuando abra el Mercat Central y vuelvan a ponerse dentro al cerrar el equipamiento. Será una especie de zonas verde de quita y pon, con flora típica del mediterráneo. «En función de la actividad que se haga, los montaremos o no. Tenemos que conseguir una plaza ágil y dinámica», explica Nadal. Por otro lado, el proyecto también contempla más mobiliario urbano, como pueden ser bancos para que los padres puedan sentarse a la sombra mientras sus hijos juegan por la plaza. «La idea es que las familias no solo vengan a ver el carillón, sino que se queden aquí a pasar la tarde», añade el presidente de Espimsa.

El principio de la Illa Corsini

La pérgola deberá convivir con los diferentes elementos de la plaza, desde el mercadillo de los martes y jueves, las ferias y, sobre todo, la gran cantidad de terrazas que hay en el lugar. «No montaremos la carpa encima de las sillas y las mesas. Que quede claro. Seremos respetuosos con el comercio y la restauración», asegura Nadal, quien añade que «entendemos Corsini, sobre todo la parte central de la plaza, como un espacio donde estar cómodo, con sombra y envuelta de zonas verdes agradables». Según el presidente de Espimsa, las propuestas presentadas ya contemplan la convivencia con los puestos del mercadillo.

La construcción de la pérgola contribuirá a alcanzar el objetivo final de la Plaça Corsini, que no es otro que ser el centro del eje comercial de la ciudad. «Se trata de un propósito global por parte de todos aquellos que tenemos competencias», explica Nadal. Se refiere a que, en los últimos meses, el gobierno municipal ha anunciado una serie de actuaciones para dignificar la zona, como puede ser la peatonalización de la calle Canyelles o solventar las principales carencias del Fòrum de la Colònia. «Cuando todo esto se haya ejecutado, la Illa Corsini será una realidad. Estamos en el punto de partida», acaba Nadal.

Los vecinos, al pie del cañón

A lo largo de todo el proceso de construcción de la Plaça Corsini, la Associació de Veïns Tarragona Centre ha tenido un papel clave. Fueron los primeros en pedir la pérgola y han formado parte del jurado encargado de escoger el modelo. Pese a ello, la entidad vecinal sigue luchando por lo que siempre ha defendido: una plaza con menos hormigón y más zonas verdes y lúdicas. «Hemos propuesto muchas cosas, desde flores en los balcones, arcos con vegetales que cuelguen de las farolas y, sobre todo, un espacio dedicado a los más pequeños», explica Eulàlia Lozano, portavoz de la Associació de Veïns Tarragona Centre.

La entidad se imagina esta especie de parque infantil en la zona más próxima a la calle Lleida, donde hasta hace unos meses había la caseta que acogía la estación transformadora. Sin embargo, Nadal apuesta por una zona infantil, fuera de lo convencional, con juegos más actualizados, «que dejen paso a la imaginación de los más pequeños», dice. Sea como sea, la intención de la asociación de vecinos es «humanizar la plaza», asegura Lozano.

Por su parte, desde la Unió d’Empresaris del Voltant del Mercat Central, su presidente, Josep Maria Juan Biosca, se muestra un poco más escéptico y no acaba de ver claro cómo la pérgola acabará adaptándose a las dinámicas de la plaza, como pueden ser el aumento del número de terrazas en los últimos años y el mercadillo semanal. Pese a ello, el presidente de los comerciantes del entorno del Mercat celebra las actuaciones «que vayan dirigidas a mejorar la zona y a convertir la plaza en un lugar más amable».

Temas

  • Plaça Corsini
  • urbanismo
  • pérgola
  • Col·legi d’Arquitectes
  • Associació de Veïns Tarragona Centre
  • Illa Corsini

Comentarios

Lea También