Más de Tarragona

La plaga que amenaza el Priorat, el Baix Ebre y el Baix Penedès

La mariposa del boj se expande desde 2014 por varios puntos de Catalunya

ACN

Whatsapp
Imagen de una mariposa del boj en el parc nactural dels Ports. Cedida

Imagen de una mariposa del boj en el parc nactural dels Ports. Cedida

La plaga de mariposa del boj continúa expandiéndose como "una mancha de aceite' desde que se detectó por primera vez en 2014 en la Garrotxa. Según los datos recogidos durante el 2020, su presencia ha llegado por primera vez a las zonas de Baix del Priorat, Baix Ebre y Baix Penedès. La Garrotxa es la más afectada, donde hay lugares "completamente arrasados", seguido de otros puntos con afectación severa como sería el Ripollès, Osona, el Pla de l'Estany y el Moianès.

La comisión técnica, formada por diferentes organismos y la Generalitat, se ha reunido este viernes y ha acordado una línea de acción "continuista" para seguir haciendo el seguimiento de la plaga en todo el territorio y unificar metodologías.

Infografía de la afectación de la plaga en Catalunya. DARP

La plaga, que se detectó por primera vez en Besalú el 2014, se ha ido expandiendo desde la Garrotxa. Según los expertos, se continúa propagando a velocidad más lenta en dirección oeste mientras que la tendencia es más virulenta en dirección suroeste. "Va bajando hacia el Bages hacia abajo y en dirección Aragón y municipios próximos, que todavía no estaban afectados, se han ido afectando", detalla el jefe del Servicio de Sanidad Vegetal del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Jordi Giné. Según Giné, también influye en la dispersión de la plaga el traslado de plantas ornamentales por la acción del hombre.

Actualmente tienen constancia de que la plaga ha aparecido a 185 municipios, en diferentes niveles de intensidad, si bien todavía no tienen cerradas el total de hectáreas afectadas. Los datos se han dado a conocer en la reunión de este viernes del grupo de trabajo técnico que hace seguimiento de la plaga y estudia actuaciones para minimizar los efectos sobre los bojes. Está formado por la subdirectora general de agricultura, técnicos del DARP (Servicio de Sanidad Vegetal y Servicio de Gestión Forestal), el cuerpo de Agentes Rurales, Parque natural de la Garrotxa (Departamento de Territorio y Sostenibilidad), y CREAF.

Un plan de acciones "continuista"

Este grupo de trabajo consensúa un plan de acción y establece medidas de seguimiento para valorar el grado de afectación con una periodicidad anual. Uno de los aspectos clave es comprobar la eficacia de los tratamientos y qué son los momentos idóneos para aplicarlos. También se prueban métodos de control alternativos como por ejemplo la colocación de trampas para capturar a las mariposas, la confusión sexual con feromonas (que ya se podrá comercializar este año) o la lucha biológica con insectos parasitoides que, de forma natural, podrían contribuir al control de la plaga.

Según Giné, la estrategia para este año es "continuista" y el plan de acción apuesta por seguir haciendo pruebas, conscientes de que la plaga no se puede erradicar. Lo que sí se ha decidido ampliar es la red de seguimiento de la mariposa con trampas de feromonas distribuidas por todo el territorio catalán desde hace dos años. De los 20 puntos que había se prevé llegar como mínimo a 25. Se hace una revisión semanal y la información obtenida permite obtener la curva de vuelo en diferentes puntos de Catalunya.

Imagen de la oruga defoliadora del boj. Cedida

"Es un conjunto de acciones" que ya se vienen haciendo desde hace dos años, subraya Giné, que añade que "el conocimiento de la plaga es cada vez más profundo". El 18 de marzo se hará una jornada técnica en línea con expertos para abordar la problemática y hacer una puesta en común.

Por último, recuerda que aquellos propietarios que quieren preservar árboles monumentales, se informen sobre los mejores métodos. Una información que está disponible en el web del DARP.

La oruga defoliadora ('Cydalima perspectalis') es un insecto que se alimenta de las hojas del boj durante su desarrollo y provoca una defoliación extrema que daña la planta. Si estas defoliaciones son continuas, acaban debilitando el boj hasta que se acaba muriendo. En un año pueden haber entre 2 y 3 generaciones de mariposa.

Temas

Comentarios

Lea También