Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La plataforma a favor del Transport Públic denuncia vulneración de la planificación territorial

La asociación para la Promoció del Transport Públic (PTP) argumenta que la transformación del trazado reduce la inversión a la mitad

Núria RIu

Whatsapp

Las plataformas a favor del transporte público defienden una postura contraria a la de los alcaldes ya que aseguran que «si se retira completamente la infraestructura, pensar que en un futuro podrá haber un tranvía desde cero es un brindis al sol».

Así lo argumenta el portavoz de la asociación para la Promoció del Transport Públic (PTP), Ricard Riol.

La entidad recuerda que la conversión del trazado ferroviario desde Cambrils a Tarragona es la propuesta que recoge el Pla Territorial del Camp de Tarragona. 

La Generalitat también defendía esta opción. En el estudio para su implantación, que se licitó en julio de 2016, se describe que en el tramo Cambrils-PortAventura «se aprovechará» el corredor que quedará liberado y que la infraestructura existente «deberá adecuarse a la nueva funcionalidad e integrarla urbanísticamente».

En cambio, de PortAventura a Tarragona «el tren-tranvía circularía por la vía única existente»

La PTP calcula que la conversión de la infraestructura actual a un tranvía afectaría a un tramo de cuatro kilómetros, dos dentro del núcleo urbano de Salou y otros dos dentro de Cambrils. En cambio, si se desmantela toda la línea en el trazado desde Cambrils a PortAventura son 8,5 kilómetros.

«Es más del doble de lo que tendrían que invertir ahora para integrar urbanísticamente esta vía, lo que nos aleja de que en un futuro podemos tener este tranvía», dice Riol.

La entidad lamenta que estos alcaldes estén ahora criminalizando al transporte público. «Si esto lo trasladáramos a la red viaria estaríamos hablando de que deberían eliminarse todas las carreteras», lamenta el responsable de la PTP.

Esta organización apunta que el impacto que genera esta infraestructura en los municipios se reducirá tan buen punto entre en funcionamiento la futura variante. 

Tanto los trenes de mercancías como los de gran velocidad pasarán por el nuevo trazado, por lo que las vías actuales deberían servir para mantener las cercanías. «No podemos caer en el discurso de que todos los problemas son culpa del tren, porque si expulsamos a la gente de este corredor y dentro de diez años hacen el tranvía, los viajeros ya se habrán ido. A estos ya no los recuperas», añade Ricard Riol. 

Temas

Comentarios

Lea También