Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La prisión de Mas d'Enric entrará en servicio a finales de noviembre

El traslado de los aproximadamente 200 internos desde el actual centro se hará en un solo día, aún por determinar
Whatsapp
Imagen del interior de una de las celdas. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen del interior de una de las celdas. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los puntos de accesos a la cárcel. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los puntos de accesos a la cárcel. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Detalle de los cercados de seguridad. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Detalle de los cercados de seguridad. FOTO: LLUÍS MILIÁN

El centro de mando y control. FOTO: LLUÍS MILIÁN

El centro de mando y control. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Los libros para la biblioteca aún están por colocar. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Los libros para la biblioteca aún están por colocar. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Espacio reservado para uno de los talleres que se llevarán a cabo en el centro. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Espacio reservado para uno de los talleres que se llevarán a cabo en el centro. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los pabellones de la cárcel. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los pabellones de la cárcel. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de la prisión desde el exterior FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de la prisión desde el exterior FOTO: LLUÍS MILIÁN

La piscina del centro penitenciario Mas d'Enric del Catllar. FOTO: LLUÍS MILIÁN

La piscina del centro penitenciario Mas d'Enric del Catllar. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de las obras desde el exterior de la prisión. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de las obras desde el exterior de la prisión. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los pasillos de celdas. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los pasillos de celdas. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de uno de los pasillos. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de uno de los pasillos. FOTO: LLUÍS MILIÁN

El patio de la prisión. FOTO: LLUÍS MILIÁN

El patio de la prisión. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Aspecto del comedor del centro penitenciario aún vacío. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Aspecto del comedor del centro penitenciario aún vacío. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de uno de los patios del centro. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de uno de los patios del centro. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los patios que separan los módulos de la cárcel. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Uno de los patios que separan los módulos de la cárcel. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Una zona con sombra, dentro de uno de los patios. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Una zona con sombra, dentro de uno de los patios. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Detalle de uno de los cercados de seguridad y contención. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Detalle de uno de los cercados de seguridad y contención. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Los accesos aún están en obras. FOTO: ACN

Los accesos aún están en obras. FOTO: ACN

Detalle de las vallas de la nueva prisión. FOTO: ACN

Detalle de las vallas de la nueva prisión. FOTO: ACN

La nueva prisión de Mas d’Enric, en el término de El Catllar, entrará en funcionamiento la última semana de noviembre, cuando lleguen al nuevo recinto los aproximadamente 200 presos en régimen cerrado que actualmente se encuentran en el viejo edificio de la avenida Argentina. Así lo anunció ayer el conseller de Justícia, Germà Gordó, durante una visita al recinto. El traslado de los presos se hará en un solo día, aún por determinar. En 2016 y 2017 llegarían internos que se encuentran en prisiones de fuera de la demarcación pero con vínculos con Tarragona.

La cárcel está pensada para acoger a un máximo de 1.020 internos, aunque la cifra óptima se sitúa entre los 800 y 900. Para ellos habrá 418 funcionarios –el doble de los actuales–. El centro consta de siete módulos para hombres –con 64 celdas cada uno–, uno para jóvenes de entre 18 y 21 años y otro para mujeres –estos dos módulos, con capacidad para 32 celdas, una de ellas aislante–.

Habitualmente, las celdas se abrirán desde el control central –aunque también se puede hacer con llave–. Cada una está prefabricada –a través de un molde– y ocupa doce metros cuadrados, con capacidad para dos personas.

Los servicios

Entre los servicios de que dispone la nueva cárcel está la cocina que, situada en el centro, servirá la comida en un solo turno –actualmente se hace en dos–. Servirá tres tipos de menú: normal, vegetariano y musulmán. Sin embargo, puntualmente, y según petición médica, puede servir también para dietas.

El recinto acoge una piscina al aire libre –que ayer ya estaba llena de agua, para realizar pruebas–, en la que se podrán bañar sólo los internos que participan en programas, ya que será una especie de premio. También hay una biblioteca, un polideportivo cubierto –además de pistas entre los módulos–, 28 locutorios –para contactos orales, familiares y vis a vis–, talleres, aulas –de informática, de pintura, de formación y de terapia–, capilla, enfermería, gimnasio, etc.

Provisionalmente, para salir del paso, se construirá una depuradora para la cárcel –con una inversión de 700.000 euros–. En años posteriores se harán dos más, con un presupuesto de más de seis millones. Una dará servicio a la cárcel y a las urbanizaciones de la carretera de Els Pallaresos y la otra –más pequeña–, a las urbanizaciones que se encuentran entre dicha zona y el cementerio. También se invertirán tres millones para las obras de canalización.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También