Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La procesión del ‘Votarem!’

El alcalde Ballesteros ha recibido gritos y silbidos durante todo el recorrido de la procesión del Braç de Santa Tecla. El público, en cambio, ha aplaudido a los concejales independentistas, que iban con damascos

Carla Pomerol

Whatsapp
Entrada del Braç de Santa Tecla en la Catedral. Foto: Lluís Milian

Entrada del Braç de Santa Tecla en la Catedral. Foto: Lluís Milian

Todos los tarraconenses guardarán en su memoria el día de hoy. Pero sobretodo se acordará el alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, que vha vivido un autentico calvario durante la tradicional procesión del Braç de Santa Tecla. Era de esperar que le silbarán y que hubieran consignas independentistas en la Plaça del Rei o en cualquier otro punto del recorrido. Lo que no se esperaba fue lo que ocurrió: Ballesteros desfilo en procesión sin dejar, ni un solo segundo, de oír la palabra Votarem! En alguna ocasión, también se pedía la dimisión del edil socialista.

 

Video: Lluís Milian

Los miembros del gobierno no sabían ni que cara poner. Algunos con la mirada perdida y otros con la cabeza abajo. Ballesteros, en cambio, se mostraba sonriente ante la tensa situación, como si con él no fuera la cosa. De hecho, minutos antes de empezar la procesión, el alcalde explicaba al Diari que «por cada grito o silbido que oigo, después recibo abrazos de ciudadanos que me animan a seguir», y añadió que «respeto profundamente la libertad de expresión». Por su lado, los concejales de ERC, desfilaron por las calles alzando damascos con la consigna Democràcia y recibiendo los aplausos y miradas de complicidad de la mayoría del público. Rubén Viñuales (C’s), mezclado entre los concejales soberanistas, no sabía donde meterse. 

 

Video: Lluís Milian

Los espectadores no perdían ocasión para mostrar su disconformidad con la actitud del Consistorio respeto al referéndum del 1 de octubre. En la calle Merceria y en la calle Major, algunos ciudadanos salían al balcón, mientras gritaban. Otros, salían asustados al oír los gritos. Las autoridades iban acompañadas por diferentes cuerpos de seguridad, aunque cabe destacar la ausencia histórica de la Guàrdia Civil. Eso sí, no faltaron policías de paisano. 

Pero no todo el público estaba de acuerdo con los cánticos de la mayoría. «¿Papá, qué gritan?», preguntaba un niño de nueve años, a su padre. «Nada, cosas de mayores que no tienen ningún sentido», contestaba papá, con rostro de indignación. Y es que muchos de los presentes no lograban entender «porqué se mezclan las fiestas con la política. Esto hoy no toca», decía alguien del público. 

El alcalde sonreía. Foto: Lluís Milian

El Seguici reivindicativo

Durante el día festivo de ayer, fueron muchos los elementos del Seguici Popular que decidieron también reivindicar el derecho a decidir. Tal como anunciaron los miembros de L’Àliga de Tarragona hace uno días, la bestia dio la espalda al alcalde Ballesteros, cuando el Braç entró en la Catedral y durante el Ofici. Algunos bailes también se apuntaron a la acción. La Santa Tecla de este año quedará, para siempre, en la memoria de Ballesteros.

 

Video: Lluís Milian

Temas

Comentarios

Lea También