Más de Tarragona

La protectora de Tarragona pide que las administraciones cumplan

La necesidad de renovar las instalaciones y la acogida de una gran cantidad de felinos en los últimos meses pone más urgencia a la llegada del proyecto prometido por el Ayuntamiento

MIQUEL LLABERIA BASELGA

Whatsapp
Voluntarias y perros en la protectora. FOTO: Fabian Acidres

Voluntarias y perros en la protectora. FOTO: Fabian Acidres

La Protectora d’Animals de Tarragona fue el jueves 26 de agosto a la zona de perros de la playa del Miracle junto a cuatro de sus canes para visibilizarse y exigir que las administraciones cumplan con los compromisos adquiridos. Actualmente, la protectora se encuentra a la espera del proyecto que los técnicos del Ayuntamiento preparan para una reforma que, en palabras de Josep López, voluntario de la protectora, debe ser: «ambiciosa y pensando a futuro, no una chapuza puntual». A finales de junio se reunieron con la concejala de Benestar Animal, Elvira Vidal, y técnicos del Ayuntamiento para exponerles sus necesidades ante la promesa de una reforma de las instalaciones. «Ahora están los técnicos diseñando el proyecto y estamos esperando una segunda reunión de la cual aún no hay fecha», explican desde la protectora.

Una segunda reunión que Vidal aproxima que será a finales de año, pero no será la última: «El proyecto está consensuado con ellos, no es que nosotros lo hagamos y luego les digamos que ha salido esto. Y no será una segunda reunión definitiva, sino que habrá más. Es una mesa de trabajo». «Es cierto que la protectora atiende a los animales, pero también es verdad que tiene que hacer otras cosas como difundir la tenencia responsable, las adopciones y que no se compre ni abandone», opina Vidal en cuanto a lo que tiene que ser el proyecto.

Saturación de felinos

No obstante, las demandas no son pocas, empezando por las causadas por el ingreso excesivo de felinos de los últimos meses. «El espacio de gatos se ha quedado pequeño. Tenemos lo que son adultos en buen estado, pero también luego está la zona de inmunodeficiencia o la de leucemia que necesitan ir en zonas separadas. Está todo disgregado y necesitamos una reorganización», reclama Núria Güell, voluntaria de la protectora, que añade que «estamos ya en el punto de ya no podemos más, porque los gatos nos los estamos llevando los voluntarios a casa, ya que aquí ya no tenemos sitio». Los motivos de esta gran cantidad de felinos encontrados por la calle no están del todo claros, pero la voluntaria apunta a que no hay un control de esterilización de colonias de gatos por motivos económicos.

Grupo de voluntarios junto a los cuatro perros que visitaron la playa del Miracle el jueves pasado. Foto: Cedida

Otras de las múltiples necesidades que plantearon al Ayuntamiento fueron la creación de una zona de cuarentena para perros, un almacén más grande, un repaso a toda la instalación eléctrica y arreglar las depuradoras, entre otras. Sin embargo, a pesar de todas las demandas y la espera indefinida, ya se llevó a cabo una primera actuación para arreglar con urgencia algunos desperfectos. «Una parte de las jaulas estaban en un estado lamentable, con peligro de que tanto los animales como los voluntarios pudieran hacerse daño», describe López.

Por su lado, la concejala de Benestar Animal hace hincapié en una de las problemáticas que también denuncian desde la protectora, y es la falta de visibilidad que hace que su nivel de socios y voluntarios se haya estancado. «Nosotros tenemos el Quiosquet, que se hizo antes del verano. Lo que queremos hacer dentro de este es el ofrecimiento a las entidades que procuren el bienestar animal de que un día a la semana o al mes puedan difundir su trabajo y hacer captación de voluntarios y fondos», propone Vidal. Una propuesta que también podría acabar con los prejuicios sobre los perros ancianos, con dificultades de salud o de razas potencialmente peligrosas que complican su adopción. «Estos prejuicios se tienen que romper a base de campañas de difusión», afirma la concejala. Una discriminación que sufren entre un 70 y 80% de los perros acogidos tan solo por pertenecer a una raza clasificada como potencialmente peligrosa.

Por otra parte, todo aquel que desee colaborar con la protectora puede convertirse en voluntario, hacerse socio, con lo cual pagaría una mensualidad de seis euros, o hacer una donación puntual de dinero, comida o productos de limpieza. Para más información consultar la web de la protectora, protectoratgn.protecms.com.

Temas

Comentarios

Lea También