Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La recuperación del antiguo edificio de Lletres está paralizada

El plan general contempla la construcción de unas 130 viviendas y un edificio administrativo, pero no podrá procederse a la actuación hasta que se traslade el Institut Tarragona

Núria Riu

Whatsapp
Imagen de la fachada de la antigua Facultat de Lletres, en la Imperial. Foto: Pere Ferré

Imagen de la fachada de la antigua Facultat de Lletres, en la Imperial. Foto: Pere Ferré

La recuperación de la antigua Facultat de Lletres no entra dentro de los planes del Ayuntamiento para este mandato. Así lo ha confirmado el concejal de Territori, Josep Maria Milà, quien reconoce que ahora mismo es una cuestión que «está parada». La principal causa que explica el bloqueo es que, por el momento, no hay un emplazamiento alternativo para el traslado del Institut Tarragona, lo que impide empezar a estudiar seriamente cualquier proyecto para el futuro de este histórico inmueble. 

Además de un instituto, en el número 1 de la Plaça Imperial Tarraco se alojan múltiples entidades de carácter diverso. El Sindicat d’Iniciativa i Turisme de Tarragona fue el último organismo en llegar, y comparte espacio con servicios que dependen tanto del Ayuntamiento como del Estado,  además de sindicatos y otras organizaciones varias. Milà considera que «encontrar un espacio para estas entidades no sería complicado». Incluso abre la puerta a la posibilidad de que, cuando se haya reformado el espacio, éstas pudieran volver a las nuevas dependencias. En cambio, ve inasumible que a corto plazo pueda trasladarse el instituto. Inicialmente estaba previsto que éste se construyera en la zona de Tarragona 2, pero chocó con la oposición de los vecinos, lo que acabó provocando que se aparcase el nuevo centro, tanto desde la administración local como desde la Generalitat.

La situación deja en stand-by el proyecto urbanístico previsto dentro del plan general que entró en vigor en agosto de 2013. Éste define el espacio como Pla de Millora Urbana 36 y se indica que el objetivo de la actuación es el de calificar los terrenos para la construcción de unas nuevas dependencias municipales y obtener los recursos para su financiación. Esto supone que la construcción de vivienda debe aportar los recursos para esta operación. Milà, por su parte, no cree que haya ningún problema para derribar el actual edificio ya que éste tiene «escaso interés».

Viviendas y oficinas 
El POUM remarca que la densidad de edificación permitida es de 200 viviendas por hectárea, una circunstancia que, teniendo en cuenta que la superficie del sector es de 6.700 metros cuadrados, permitiría que se levantaran unas 130 viviendas mediante la construcción de dos inmuebles en la parte más cercana a la calle Sant Antoni Maria Claret. Uno de los edificios sería para vivienda, mientras que el otro albergaría oficinas administrativas.

El espacio se destinará a equipamiento administrativo municipal, reservando una parte a uso residencial

En la ficha que aparece en el Plan General se remarca que la calificación de los terrenos hasta la entrada en vigor del nuevo POUM era de «titularidad pública municipal de carácter supramunicipal, educativo», si bien se apuntaba que «el traslado de la URV ha motivado el replanteamiento del uso de los terrenos». En concreto, fue en 2009 cuando las facultades que aún quedaban en este edificio se trasladaron al Campus Catalunya, lo que daba luz verde a una operación que, según el texto urbanístico, ahora «se pretende que se destine a equipamiento administrativo municipal, reservando parte del techo a uso residencial para poder financiar las nuevas dependencias». Asimismo, pese a que los usos principales deben destinarse a oficinas municipales y a pisos, también se permiten otros usos, como el «hotelero, comercial, oficinas, restauración, ocio y recreativo musical».

Además, el plan de mejora urbana incluido en el POUM también contempla que se ejecute otra de las actuaciones que están planteadas desde hace años y que aún no se ha podido tirar hacia adelante, como es «abrir y urbanizar completamente la prolongación de la calle Santa Joaquima de Vedruna». De esta forma, la vía enlazaría directamente con Estanislau Figueras.

Desde 2017 que la administración local no ha cedido nuevos espacios, con la finalidad de que el proyecto pueda seguir adelante. 

Temas

Comentarios

Lea También