Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La renovación del suelo de la Rambla, hasta el año que viene

Va a hacerse una intervención inicial para potenciar y mejorar los jardines y se dejará para una segunda fase la consulta sobre si es mejor el pavimento o recuperar las baldosas

Núria Riu

Whatsapp
Los tarraconenses piden mejoras en la Rambla Nova.  FOTO: pere ferré

Los tarraconenses piden mejoras en la Rambla Nova. FOTO: pere ferré

Mañana martes los marchantes ya no se establecerán en la Rambla Nova. Así lo mantiene el Ayuntamiento de Tarragona, a pesar del fuerte rechazo de este colectivo, que quiere dejar para mediados del mes de septiembre su traslado a Corsini. 
Más allá del pulso entre la empresa Espimsa y los vendedores, el traslado del mercadillo después de once años pone encima de la mesa un nuevo debate: la recuperación de la Rambla Nova. El adiós de las paradas no tan solo significa que la ciudadanía volverá a poder pasear todos los días por este eje, sino que ha llegado el momento de impulsar una mejora que había quedado aplazada durante los últimos años.

En algunos tramos las baldosas están muy perjudicadas por el gran número de actividades que se llevan a cabo en este eje central. Éstas están rotas, lo que hace que a la mínima que caen cuatro gotas al caminar uno se va salpicando los pies. Además el Ayuntamiento se comprometió en impulsar una consulta pública para que los tarraconenses se pronunciasen sobre el pavimento. 

Ahora, la prioridad en cuanto a participación ciudadana son los presupuestos 

La administración local siempre había mantenido que la reforma de la Rambla se acometería cuando este espacio quedara definitivamente libre. Sin embargo, ésta no se producirá en los próximos meses si no que habrá que esperar hasta el año que viene. «En el presupuesto de este año no hay una partida para la Rambla», reconoce el concejal de Espais Públics, José Luis Martín.

El lifting en la Rambla no será inmediato. Sin embargo, el Ayuntamiento afirma que en los próximos meses ya habrá algunos cambios. De hecho, estos ya han empezado. En el último tramo se ha iniciado la sustitución de los bolardos, que se colocaron tras los atentados de Cambrils y Barcelona, y los new jersey de color azul que se colocaron de forma provisional han sido sustituidos por bloques de piedra blanca, que hacen la función de bancos. Esto ha supuesto una inversión de 10.000 euros. «De momento era el único tramo en el que podíamos colocarlos, pero vamos a hacer lo mismo en el resto también», asegura el primer teniente de alcalde.

Una Rambla con más flores
El Consistorio tiene prevista la licitación de este nuevo contrato, que supondrá entre 40.000 y 50.000 euros de inversión. Junto con la sustitución de los bolardos, el departamento de Espais Públics tiene previsto transformar los jardines de la Rambla. En los últimos meses ya ha habido algunos cambios, y se ha puesto especial atención en los monumentos. Tanto la estatua de Roger de Llúria como Els Despullats ofrecen una nueva imagen. Ahora, José Luis Martín quiere que esta mejora se produzca, de extremo a extremo, en toda la Rambla Nova. «Es un tema que hasta ahora tampoco se podía hacer, pero que se está mirando y cuando esté todo estudiado también lo sacaremos a concurso», argumenta Martín.

Hay muchas baldosas que están rotas. FOTO: pere ferré

El préstamo de siete millones de euros que solicitó el Ayuntamiento a mediados de mayo ha permitido a los diferentes departamentos contar con una dotación especial. Así, inversiones que hasta el momento estaban condicionadas a la venta de patrimonio, podrán seguir adelante en los próximos meses. En el caso del Àrea de Espais Públics, se ha previsto una partida de 200.000 euros para mejorar los jardines de la Rambla Nova, Monnars y La Granja. Además, está previsto que este año pueda iniciarse la reforma del patio del Banc d’Espanya, que se transformará en el primer parque infantil de la Rambla Nova.

¿Y la consulta?
La sustitución de los bolardos y la mejora de los jardines serán las actuaciones más inmediatas. ¿Y después? «Deberemos decidir el modelo de Rambla que queremos», afirma José Luis Martín. El primer teniente de alcalde también es el responsable del Àrea de Govern Obert y, por tanto, si se impulsa una consulta ésta recaerá sobre sus dominios. El edil del Partido Popular mantiene que «ahora mismo la prioridad es poner en marcha los presupuestos participativos». A partir de esta primera experiencia, la administración prevé que será más sencillo poder iniciar procesos participativos en los que los ciudadanos puedan dar su opinión sobre cuestiones determinadas.

Asimismo, el equipo de gobierno insiste en que antes de iniciar cualquier cambio deben estudiarse detenidamente los costes de las diferentes alternativas y los gastos de mantenimiento que comporta. La idea es cambiar la superficie del conjunto de la Rambla, por lo que deberá verse si se recuperan las baldosas convencionales o se apuesta por otros formatos, como puede ser un asfalto, de los que hay en el mercado, que nada tienen que ver con el material que se utiliza para pavimentar carreteras. «No es tanto una cuestión de la inversión necesaria como del mantenimiento que exige cada una de las opciones», avanza José Luis Martín. 

Temas

Comentarios

Lea También