Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La situación de los médicos de Tarragona no mejora tras las huelgas

La falta de profesionales dificulta el cumplimiento de los acuerdos tomados por el CatSalut

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los médicos de la primaria y hospitalaria de la Xarxa Santa Tecla se manifestaron el pasado mes de noviembre.  FOTO: pere ferré/dt

Los médicos de la primaria y hospitalaria de la Xarxa Santa Tecla se manifestaron el pasado mes de noviembre. FOTO: pere ferré/dt

«Antes de la huelga, atendía unos 40 pacientes al día. Tres meses después de las movilizaciones, sigo pasando el mismo número de visitas. No ha cambiado nada. Nos sentimos derrotados y no sabemos hacia donde tirar». Así se siente María José Pinazo, médica de familia del CAP Torredembarra. La situación de los facultativos no ha mejorado desde los acuerdos de salida de huelga a los que llegó el sindicato Metges de Catalunya (MC) con las patronales y el CatSalut. Los médicos no descartan más movilizaciones y la administración asegura que las medidas «se están cumpliendo al ritmo previsto». 

Lo cierto es que en algunos ambulatorios están mejor que en otros. Los que peor lo llevan son los profesionales de la sanidad concertada, quienes desconvocaron la huelga tres días antes de celebrarla. Los médicos llegaron a una serie de acuerdos con las entidades proveedoras, como por ejemplo, tener entre 25 y 28 visitas al día de doce minutos cada una, un cupo medio de 1.300 pacientes por profesional y más horas de formación. 

«No ha cambiado nada. Nos sentimos derrotados y no sabemos hacia dónde tirar»
María José Pinazo
CAP Torredembarra

«Tres meses después no ha habido ningún cambio. Ni han contratado a más personal ni se a agilizado la agenda», asegura Manuel Carasol, médico de familia del CAP Calafell y delegado sindical de MC, quien añade que «como mínimo, nosotros estamos manteniendo reuniones periódicas con la empresa –Xarxa Santa Tecla–, para buscar soluciones. A día de hoy, pero, no hay nada definitivo». Carasol explica que «donde yo trabajo, somos un equipo de once médicos de familia y tres pediatras. Aplicando los acuerdos de salida de huelga, harían falta, solo en Calafell, unos cinco profesionales más. ¿De dónde los sacamos?».

Y aquí está parte del problema. Tanto la administración como las empresas proveedoras se enfrentan a dificultades a la hora de contratar médicos. «Esta es la única manera de mejorar nuestra vida. Contratar más profesionales. Si no veremos como la mejora de las agendas se consigue a costa de generar más listas de espera. Parece un callejón sin salida», explica Carasol.  

«Estamos totalmente resignados con la situación y esto es muy negativo para el usuario»
Tani Francesch
Sociosanitari Francolí  

En una situación parecida se encuentra Tani Francesch, presidenta del comité de empresa de GiPPS –que gestiona el Sociosanitari Francolí–. «Estamos totalmente resignados y esto es muy negativo para el usuario», explica Tani. Por su lado, María José Pinazo, médica de familia en el CAP Torredembarra –también dirigido por la Xarxa Santa Tecla–, asegura que «el CatSalut tiene poco interés en solucionar el problema. «Si no podemos contratar a más personal, necesitamos reorganizar los profesionales para descongestionar un poco las agendas», y añade que «la administración nos dice que ya ha aportado el dinero, y Santa Tecla asegura que los recursos siguen siendo insuficientes». Pinazo explica que «pasan los días y no vemos la solución».  

Cuatro contrataciones en 2019
Las medidas previstas para la sanidad concertada las deben poner en marcha los proveedores. En el caso de Tarragona, la Xarxa Santa Tecla, que presume de haber llevado a cabo algunas propuestas. Uno de los acuerdos del pasado mes de febrero es que los médicos puedan dedicar un 15% de las horas anuales de jornada laboral a tareas no asistenciales, como por ejemplo a formación. En este punto, la empresa asegura haber adecuado las agendas y que la programación no exceda del 85% de la jornada. 

«Aplicando los acuerdos de salida de huelga, en mi CAP faltan unos cinco profesionales»
Manuel Carasol
CAP Calafell

Respecto a las nuevas contrataciones, durante este 2019 solo se ha incorporado un médico en el CAP Calafell y tres en el del Vendrell. Además, desde la Xarxa Santa Tecla aseguran que, a partir de hoy, se reducirá en dos o tres el número de visitas por día, «intentado encontrar un equilibrio entre la reducción de la presión asistencial y la necesidad de atender la demanda de la población», añade Santa Tecla.

Mejoría en los CAP del ICS
La situación se vive con un poco más de optimismo en algunos ambulatorios de carácter cien por cien público. El Institut Català de la Salut (ICS) y el sindicato Metges de Catalunya llegaron a un acuerdo, después de cuatro intensos días de movilizaciones durante el pasado mes de noviembre. «Las medidas pactadas eran muy ambiciosas. Algunas se han cumplido y otras no», asegura Francesc París, médico de familia del CAP Llibertat de Reus. En la lista de propuestas ejecutadas hay que los ambulatorios cierran a las ocho de la tarde, que las guardias se cobran como tal y que las visitas son de doce minutos. Esta última medida ha generado más listas de espera de lo habitual. «El acuerdo marcaba que teníamos que visitar a 28 pacientes al día. Actualmente, estamos entre 30 y 32. Por lo menos, no son las 40 de antes», explica París, quien añade que «con la llegada del verano, los acuerdos se verán más incumplidos».

«Con la llegada del verano, los acuerdos a los que llegamos todavía se cumplirán menos»
Francesc París
CAP Llibertat Reus

París pide al ICS que «si no hay médicos para cubrir las necesidades, deberíamos reorganizar las agendas y los horarios y buscar otras soluciones». 

Por su parte, el ICS asegura que las medidas impulsadas en noviembre «se están cumpliendo al ritmo previsto». De todo el paquete de acciones, la administración destaca «la recuperación de los incentivos económicos que fueron recortados en 2012 –se han cobrado en abril–, la convocatoria de 11.000 plazas fijas y la contratación de 190 médicos de familia. Para los profesionales, estas medidas son insuficientes y, por el momento, no tienen una repercusión directa en su día a día.

Temas

Comentarios

Lea También