Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La situación en urgencias de Joan XXIII se normaliza

Después del colapso los días de Navidad, ayer seguía habiendo gran afluencia de pacientes pero ya no se atendían en los pasillos 

Norian Muñoz

Whatsapp
Concentración, ayer, para reclamar los horarios. FOTO: pere ferré

Concentración, ayer, para reclamar los horarios. FOTO: pere ferré

La epidemia de gripe todavía no ha llegado, pero una serie de virus, especialmente respiratorios, tanto en niños como en adultos, pusieron al límite las urgencias del Hospital Joan XXIII en los días de Navidad y San Esteban.

Tal como denunciaba el sindicato CGT, la situación obligó a largas esperas y a pacientes que debían ser atendidos en los pasillos por falta de boxes.

Después de días de colapso, ayer la situación finalmente volvía a recuperar la normalidad, aunque todavía con mucha afluencia de pacientes. Por la mañana, todos los boxes estaban ocupados pero sólo un paciente permanecía en una silla de ruedas en el pasillo.

Desde el centro admitían el repunte de consultas y apuntaban que se ha abierto la quinta planta para intentar agilizar el ingreso de los pacientes que lo necesitan.

Sin los horarios de trabajo

El otro frente abierto ayer en el hospital era el malestar de los trabajadores, especialmente los que no son fijos, por no contar todavía con los horarios para el año que viene. Carmen Sánchez, representante de la CGT, explicaba que «hay gente que todavía hoy no sabe si va a trabajar el 1 de enero o el día de Reyes». 

Los sindicatos organizaron ayer por la tarde una nueva concentración para denunciar el problema y desde el centro hospitalario reconocían que había habido un retraso en la confección de los horarios.

Señalaban, no obstante, que la situación se habría subsanado colgando los calendarios en la red interna el pasado miércoles y más aclaraciones de cómo acceder ayer mismo.

Sánchez apuntaba, no obstante, que es difícil acceder al aplicativo informático y que la información que se encuentra no está actualizada. «En mi planta hay dos personas que están de baja y aparecen en la plantilla» se lamentaba a la par que denunciaba que no ha habido suficiente información.

Temas

Comentarios

Lea También