Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

La sociedad civil exige más estabilidad para el nuevo curso

La actividad política vuelve hoy centrada en el recuerdo del referéndum del pasado 1 de octubre. El sector económico pide calma institucional para volver a la actividad precrisis 

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de una de las numerosas manifestaciones que se llevaron a cabo el pasado otoño en Tarragona.  FOTO: Lluís Milián

Imagen de una de las numerosas manifestaciones que se llevaron a cabo el pasado otoño en Tarragona. FOTO: Lluís Milián

Esta semana da el pistoletazo de salida a un nuevo curso político que, sin lugar a dudas, estará marcado por el aniversario del 1 de octubre, la negociación de los presupuestos y la cita con las urnas –en principio– para las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo, esto sí, sin descartar un posible avance electoral de las del Parlament de Catalunya o de las Generales si no hay presupuestos autonómicos ni estatales. 
Catalunya y y el resto del Estado vienen de un curso anterior que fue el más tenso desde la recuperación de las instituciones democráticas.

El referéndum y la posterior declaración de independencia llevaron al Gobierno central a aplicar durante ocho meses el artículo 155 de la Constitución, que dejó a la Generalitat sin poder político ni de decisión tras el cese de Carles Puigdemont y de todo su Consell Executiu (JxSí), que ahora o bien se encuentra en prisión o en el extranjero. Posteriormente, la toma de posesión del nuevo president Quim Torra (JxCAT) coincidió en el tiempo con la moción de censura a Mariano Rajoy (PP), que llevó a Pedro Sánchez (PSOE) a La Moncloa el 1 de junio.   

La presidenta de Òmnium Cultural Tarragonès, Rosa Maria Codines, indica que la solución para estabilizar los ánimos «es que los presos sean excarcelados y que los exiliados vuelvan a casa» afirma la representante de la entidad cultural, quien añade que «sin esto, no hay nada que hacer, ya que no podrá haber normalidad». 

De manera opuesta se expresa Jaime Climent, de Sociedad Civil Catalana. «Venimos de un curso político perdido, y el próximo otoño también será caliente. La Generalitat no ha hecho nada, y lo peor es que no tiene ninguna estrategia a medio y largo plazo» afirma el representante de la entidad constitucionalista, quien tampoco es optimista con el gobierno español. «No es demasiado fuerte, no descarto nuevas elecciones» indica.  

«Más acción de gobierno»
Ahora, el sector económico y productivo pide y exige un curso con más estabilidad institucional para que vuelva la calma y se reactive la actividad comercial. «En primer lugar, el sector petroquímico, como el resto de sectores económicos, requiere de estabilidad institucional y una acción de gobierno continuada.

A partir de ahí, nuestra actividad empresarial precisa de colaboración en cuestiones esenciales no sólo para el sector, sino para el Camp de Tarragona en general, como las infraestructuras o el coste de la energía» afirman fuentes de la Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT). En particular, «esperamos avances en este último aspecto, después de que las administraciones han manifestado su voluntad de acelerar la necesaria transposición de la normativa europea en materia de redes cerradas de distribución. Se trata de un elemento determinante para la competitividad presente y futura de nuestro sector» recalcan desde la AEQT.

Por su parte, el secretario general de la UGT en Tarragona, Joan Llort, considera que la reactivación de las políticas sanitarias y educativas deben ser la prioridad del Govern. «Debe frenarse la fuga de médicos, apostar por el nuevo Joan XXIII y mejorar la situación económica del Sant Joan de Reus» indica el representante sindical, quien se muestra tajante sobre las tasas universitarias. «Somos la comunidad autónoma donde son más elevadas, lo que perjudica gravemente a las familias con menos recursos» lamenta Llort, quien también exige a Madrid que «derogue la reforma laboral y la Ley Mordaza y que ejecute el Pacto de Toledo para mejorar las pensiones». 

Joan Anton, de la Federació Empresarial d’Hostaleria de Tarragona (FEHT), pide «a los políticos de todas las administraciones públicas que, una vez hemos pasado la crisis económica, dediquen los esfuerzos pertinentes para reactivar las inversiones necesarias para mejorar nuestras poblaciones, que avancen y condicionen las infraestructuras de todo el territorio –tanto carreteras, como sistema ferroviario– paradas durante estos años». Anton también reivindica «que hagan cumplir la normativa con el fin de detener la proliferación de alojamientos no reglados que dañan gravemente la imagen del sector turístico».

De forma clara se expresa la rectora de la Universitat Rovira i Virgili (URV), María José Figueras. «Debe mejorarse la dotación presupuestaria de las universidades catalanas para poder tirar hacia adelante proyectos con eficacia» indica la máxima representante universitaria, quien especifica: «Queremos aumentar la captación de alumnos, continuar mejorando la calidad de nuestra docencia, impulsar la investigación y acercar más la universidad al territorio». 

Impulsar el turismo deportivo
El director de la Federació de l’Autotransport de Tarragona (FEAT), Josep Lluís Aymat, considera que uno de los temas a desbloquear es «el conflicto del taxi» del que, en principio, está previsto que se ejecute el acuerdo del pasado mes de julio a lo largo de este septiembre. Asimismo, Aymat exige el impulso «de las infraestructuras pendientes» como la A-7 y la A-27, así como «la activación del Corredor del Mediterrani, no solo ferroviario, sino también por carretera». 

Desde el sector deportivo, el entrenador del Club Bàsquet Tarragona (CBT), Berni Álvarez, espera que los dirigentes municipales «trabajen para convertir la ciudad en una referencia del turismo deportivo. Hasta ahora nos faltaban las infraestructuras, pero ahora ya las tenemos. Es el momento de elaborar un plan estratégico para lograrlo» indica Álvarez. El técnico considera que Tarragona necesita «recuperar el sentimiento de orgullo que perdimos en algún momento. La autocrítica es buena, pero con orgullo, ya que vivimos en una ciudad que puede ser referente en muchos aspectos» añade.

Temas

Comentarios

Lea También