Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Urbanismo

La suspensión del plan de la Budellera llega ante el juez

Los 150 propietarios de los terrenos presentan un recurso contencioso-administrativo porla exigencia de la Generalitat de Catalunya de ejecutar el futuro plan parcial por polígonos

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen aérea del entorno de la Budellera.  FOTO: Pere Ferré

Imagen aérea del entorno de la Budellera. FOTO: Pere Ferré

Los más de 150 propietarios de la Budellera han llevado ante los tribunales la paralización que sufre la tramitación del plan parcial de Llevant, que según el Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) vigente de Tarragona debe enlazar la Vall de l’Arrabassada con Boscos y Cala Romana gracias a un futuro barrio que, sobre el papel, está previsto que cuente con unas 4.000 viviendas y que dé cabida a unos 10.000 habitantes. 

Fuentes de la Junta de Compensació Provisional indican a este periódico que, hace meses, la entidad presentó un recurso contencioso–administrativo, al entender que la exigencia de la Generalitat  de Catalunya de desarrollar el futuro sector por polígonos «no está prevista en el Plan General», por lo que fuerzan que ahora sea un juez quien dictamine si la ejecución del entorno de Llevant debe efectuarse tal y como dicen los técnicos de la administración autonómica, o bien si debe realizarse con lo previsto en el planeamiento urbanístico de la ciudad, que está en vigor desde 2013. 

Los propietarios aceptan que el futuro plan parcial se desarrolle en dos fases, pero están en contra de que la construcción sea por polígonos, ya que consideran que en caso de tener que ejecutar el sector de esta última forma, el plan podría ser inviable porque los dueños del primer polígono a desarrollar podrían tener que hacer frente y avanzar toda la inversión de servicios comunes del barrio. 

En compás de espera 
Paralelamente, los titulares de los terrenos presentaron antes de verano la nueva modificación del plan, que ahora está siendo estudiado por parte de los especialistas municipales. Pese a que los representantes de los propietarios se muestran «optimistas», lo cierto es que, a diferencia del pasado, ahora ya no se marcan ningún calendario para ejecutar el proyecto. «No tiraremos la toalla. Tenemos claro que Tarragona necesita vivienda para cubrir los 150 nuevos hogares que se generan cada año», indica el presidente de la Junta de Compensación Provisional, José Luis García.   

La pasada semana, en una entrevista con el Diari, el concejal de Urbanisme –Xavier Puig (ERC)– afirmó que «nuestra oposición a este proyecto es total. Políticamente hablando, si tiramos adelante un proyecto de este estilo estamos vaciando aún más el centro de la ciudad», y añadió que «los técnicos municipales tienen independencia para hacer las consideraciones oportunas y las valoraciones objetivas sobre las cuales después deberá tomarse una decisión política. No vamos a escondernos detrás de los argumentos técnicos. Y nosotros defendemos que la ciudad debe crecer por dentro, llenar los agujeros».

Fuentes de los propietarios indican que, después de seis años tramitando el plan, «ya no viene de uno o dos años más», por lo que se muestran partidarios de esperar la resolución judicial para mover ficha. De hecho, no descartan  presentar el proyecto de la Vall del Llorito, que en el pasado se conocía como Terres Cavades. 

Temas

Comentarios

Lea También