Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La tarraconsense Meritxell Vall será enterrada mañana en el pueblo de sus abuelos, en L'Anoia

Los restos de la joven de 32 años de edad asesinada a principios de octubre serán depositados en el panteón familiar

Àngel Juanpere

Whatsapp
Meritxell Vall en una imagen tomada en uno de sus cumpleaños en el domicilio familiar de Vallmoll.  Foto: dt

Meritxell Vall en una imagen tomada en uno de sus cumpleaños en el domicilio familiar de Vallmoll. Foto: dt

Conill es una pedanía del municipio de Pujalt, perteneciente a la comarca de L’Anoia. Apenas tiene una veintena de casas –todas ellas restauradas–, algunas destinadas a turismo rural. Aquí es donde Meritxell Vall pasaba algunas estancias, en la casa de sus abuelos paternos. Y es este pequeño núcleo de población el lugar elegido para enterrar a la joven de 32 años asesinada en Tarragona a principios del pasado mes de octubre. La misa-funeral tendrá lugar mañana sábado, a las cuatro de la tarde, en la iglesia de Sant Vicenç, construida en el siglo XVII.

Meritxell, nacida en el Hospital Joan XXIII de Tarragona, vivió hasta los 16 años en el domicilio familiar, situado en la urbanización Vallmoll-Paradís, y después volvió para pasar otra temporada. Pero no olvidaba las raíces de sus abuelos paternos y alguna vez al año se desplazaba con su familia hasta Conill para pasar unos días. Su padre recuerda que la última vez que se desplazó hasta esta pedanía fue el pasado verano. «Incluso en su día se planteó vivir allí, porque tenemos casa», recuerda su padre, Jordi. Éste añade que hasta el pasado mes de septiembre vivía en un piso de la Part Alta, «por lo que no estuvo mucho tiempo residiendo en la tienda de campaña en la que fue encontrada muerta». Ella seguía haciendo de modelo en la Escola d’Art tanto de Reus y Tarragona así como también en Altafulla y Valls –la localidad donde cursó los estudios básicos y donde acudió también a la escuela de música–.

El 21 de octubre, la ermita del Loreto de Tarragona acogió un funeral, aunque Jordi prefiere que se recuerde como un «encuentro inmediato» de los amigos pocos días después de haberse hallado su cadáver. La semana antes de Navidad se ofició una ceremonia en el mismo tanatorio. Pero la familia de Meritxell ha querido que los restos de la joven asesinada descansen en el panteón familiar.

Jordi Vall asegura que tanto los Mossos d’Esquadra como el personal del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona –que lleva la causa del crimen– han tenido un trato «exquisito» hacia la familia. Ésta no se ha personado en la causa como acusación particular.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También