Más de Tarragona

La tercera biblioteca pública de la ciudad abrirá en Sant Pere i Sant Pau

El equipamiento, de 800 metros cuadrados, estará listo a finales del año que viene. Se integrará en la red de la Generalitat, que se encargará de dotarla de libros y materiales

Diari de Tarragona

Whatsapp
El alcalde, Pau Ricomà, en el local donde se instalará la nueva biblioteca, junto a la directora de la Pepita Ferrer.  FOTO: Alba Mariné

El alcalde, Pau Ricomà, en el local donde se instalará la nueva biblioteca, junto a la directora de la Pepita Ferrer. FOTO: Alba Mariné

Tarragona es, con diferencia, la capital de provincia catalana con peor relación de bibliotecas por habitante. De hecho, en la ciudad apenas hay dos bibliotecas públicas para 134.515 personas. En Lleida, con un número similar de habitantes, tienen cuatro, y en Girona, con menos vecinos, cuentan con cinco.

Pero, a la luz del anuncio realizado ayer por el alcalde y concejal de cultura, Pau Ricomà, la ciudad podría contar, a finales del año que viene, con una nueva biblioteca pública ubicada en Sant Pere i Sant Pau.

La biblioteca se ubicará en una planta baja diáfana, sin barreras arquitectónicas y rodeada de ventanales en los bajos del bloque Sant Magí. 

Desde los cero años

La biblioteca se dividirá en 6 grandes zonas: zona de bebés y etapa pre-infantil, zona de niños hasta 11 años, zona de preadolescentes y adolescentes (12-16 años), zona de mayores (a partir de 65 años), sala de estudio insonorizada (a partir de 12 años) y una zona multifuncional de aprendizaje y experimentación. El aforo, si se aplica la normativa sanitaria de la Covid-19, permitirá acoger a 22 usuarios a la vez.

El equipamiento seguirá los estándares de ahorro energético y accesibilidad universal. El plan técnico ya está redactado, por lo que en breve se licitará la redacción del proyecto y se espera que las obras hayan terminado a finales del año que viene.

El coste de acondicionar el espacio será de 190.000 euros y el personal también dependerá del Ayuntamiento.

En lo que se refiere al fondo bibliográfico inicial, será aportado por la Generalitat de Catalunya, que hará una aportación económica similar a la que realiza el Ayuntamiento. A este material se sumará el fondo del actual punto de lectura del barrio.

El personal dependerá del ayuntamiento y la dotación inicial irá a cargo de la Generalitat

Otra peculiaridad es que el equipamiento pasará a formar parte de la Xarxa de Biblioteques de la Generalitat, lo que permitirá, entre otras ventajas, poder acceder al fondo digital de la Xarxa por medio de la plataforma e-biblio.

Ricomà apuntaba ayer que no era el momento de colocar parches a la actual sala de lectura (heredada de la antigua Caixa Catalunya) que se había quedado, a todas luces, pequeña (170m2) y con un material que no responde a las necesidades de los usuarios. «Hay que entender que una biblioteca es mucho más que un sitio donde se leen y prestan libros, sino un motor cultural, un punto de cohesión social, y nos parecía que las condiciones de la sala de lectura no eran dignas».

Wifi potente

Entre los servicios que prestará la nueva biblioteca se encuentra el asesoramiento sobre cómo buscar los documentos, tanto los que están en la biblioteca como los que están en otros catálogos.

Al tratarse de una biblioteca enfocada preferentemente al público infantil y juvenil, se podrá facilitar información municipal y comunitaria para este público. Colaborarán con otros servicios como los puntos de información juvenil, las oficinas de turismo, los servicios municipales de ocupación y la Sala Jove Kesse, entre otros.

En el caso del área dedicada a los adultos, habrá centros de interés específicos, tales como: crecimiento personal, salud y educación, así como novela y novela gráfica, por ser las temáticas más demandadas por los usuarios actuales de la sala de lectura.

En el servicio de préstamo, además de libros y material audiovisual, también se incluirán juegos de mesa educativos para niños y adolescentes.

Habrá servicio de préstamo interbibliotecario, domiciliario y a  instituciones privadas y públicas (escuelas, institutos, asociaciones de lleure, entidades locales, etc.).

También será un importante recurso para actividades formativas y para dar servicio a los diferentes centros educativos del barrio.

Se organizarán, además, actividades para potenciar el uso de la biblioteca, como clubes de lectura, horas del cuento y presentación de libros, entre otros.

La tecnología, aseguró Ricomà, será otra de las grandes apuestas. El nuevo espacio contará con un wifi potente y aparatos de última tecnología. 

Temas

Comentarios

Lea También