Más de Tarragona

La transformación del CAP Llevant, pendiente de Europa

La Xarxa Santa Tecla trabaja para que el equipamiento gane 60 camas de hospitalización y seis quirófanos más. Además, el recinto acogerá la nueva unidad hiperbárica

CARLA POMEROL

Whatsapp
Hoy en día, el complejo de Llevant cuenta con el ambulatorio, el sociosanitario, una planta de agudos y la unidad de rehabilitación. FOTO: P. FERRÉ

Hoy en día, el complejo de Llevant cuenta con el ambulatorio, el sociosanitario, una planta de agudos y la unidad de rehabilitación. FOTO: P. FERRÉ

El complejo sanitario de Llevant tiene prevista una transformación a corto plazo que depende directamente de una subvención europea, la Next Generation. La Xarxa Santa Tecla quiere ampliar los servicios, convirtiendo el equipamiento de la Vall de l’Arrabassada en un segundo hospital. El proyecto, acabado, presentado y a la espera de una inyección económica, contempla un incremento de 60 camas de hospitalización de agudos, seis quirófanos más y la nueva unidad de medicina hiperbárica, prevista en un edificio anexo al equipamiento actual. Esta operación, según el equipo técnico de la Xarxa, ascendería a unos 12 millones de euros. «La idea es aprovechar al máximo los recursos que ya tenemos para mejorar la atención. Es más económico hacer esto, que construir un nuevo centro hospitalario», explica Javier Olucha, director de infraestructuras de la Xarxa Sanitària i Social Santa Tecla.

Para poder llevar a cabo esta operación, lo más importante es trasladar el sociosanitario que actualmente hay en el complejo de Llevant hasta el edificio de los Caputxins de la Rambla Nova –inmueble propiedad de la Xarxa Sanitària i Social Santa Tecla–. Esta actuación también está supeditada a las ayudas europeas Next Generation.

A parte del sociosanitario, el complejo de Llevant cuenta con un planta con camas de subagudos, dos quirófanos de CMA –Cirugía Mayor Ambulatoria–, servicio de radiología y rehabilitación y, finalmente las consultas de los especialistas y el ambulatorio. Todo ello deberá reestructurarse en la nueva etapa del equipamiento, que prevé un aumento de camas de hospitalización y de quirófanos, además de un nueva unidad de endoscopia y otra de medicina hiperbárica.

«Con esto, tendríamos el Hospital Santa Tecla repartido en dos edificios. Las intervenciones y patologías más complejas seguirán tratándose en la Rambla Vella, y la parte más ambulatoria en Llevant», asegura Olucha.

El problema es que los recursos necesarios para hacer frente a esta transformación no acaban de desencallarse. «Ni nosotros ni nadie sabemos en qué punto del procedimiento están los Next Generation», comenta Joan Aregio, director adjunto de la Xarxa Santa Tecla.

La hiperbárica, sí o sí

Lo que sí que se llevara a cabo, haya o no haya ayuda europea, es la unidad de medicina hiperbárica. La Tecla lleva años luchando por la puesta en marcha de este servicio, que dará respuesta a las necesidades de 500 pacientes anuales que, ahora, se ven obligados a trasladarse a hospitales de Barcelona. La cámara hiperbárica de Tarragona será la cuarta en toda Catalunya y tendrá capacidad para 10 pacientes. Su función es utilizar oxigeno a presiones por encima de la atmosférica, con el fin de regenerar tejidos dañados.

La máquina servirá para tratar accidentes subacuáticos, intoxicaciones, y otras dolencias, como pies diabéticos, sordera súbita, lesiones por radioterapia, úlceras o quemadas.

La cámara se instalará en un edificio de 300 metros cuadrados, construido al lado del complejo de Llevant. Los profesionales están ya ampliamente formados y solo faltan los recursos económicos para su construcción. Estamos hablando de poco más de un millón y medio de euros. Si Europa deniega la ayuda, la Xarxa Santa Tecla seguirá buscando la financiación entre los actores del territorio.

Temas

Comentarios

Lea También