Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

La trono seduce al público joven

Programación. La nueva temporada incluye once obras, muchas de ellas pensadas para una asistencia juvenil

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Joan Negrié, gestor y programador de la Sala, presentó ayer la nueva temporada. Foto: pere ferré

Joan Negrié, gestor y programador de la Sala, presentó ayer la nueva temporada. Foto: pere ferré

Suban el telón a una nueva temporada teatral en la Sala Trono de Tarragona. Ayer se presentó la programación de la tercera campaña de la sala, desde que cambió de ubicación a la calle Armanyà, ideada sobre todo para enganchar a un público joven a la butaca. Así lo destacó Joan Negrié, gestor de la Sala Trono: «Queremos acercarnos a un público joven. Creemos que hay un vacío que hay que llenar. Es importante formar un público joven porque son el público del futuro».

Aunque todavía quedan tres obras de la temporada actual este mes de enero, la Sala Trono da a conocer sus apuestas para el próximo semestre: once espectáculos, con dos estrenos y siete tarraconenses. Et vindré a tapar es una obra de la compañía Espai en construcció que conmemora el ochenta aniversario del final de la Guerra Civil. Refleja el viaje que hacen tres amigas (interpretadas por Maite Bassa, Montse Bernad y Blanca Solé) en busca del marido desaparecido de una de ellas en un ambiente de posguerra claustrofóbico e incierto. 

La segunda propuesta es una producción de la Sala Trono que ya se ha visto en anteriores temporadas. Al sostre volverá a Tarragona recién llegada del espacio barcelonés Joan Brossa, con la idea de atraer a un público joven con inquietudes artísticas, de la mano de dos artesanos (Oriol Grau y Pau Ferran) que trabajan para Miguel Ángel en la pintura de la Capilla Sixtina.  

El monólogo A.K.A. (Also Known As) de la Sala Flyhard arrasó en los últimos premios Butaca: mejor obra de pequeño formato, mejor actor protagonista para Albert Salazar, mejor dirección para Montse Rodríguez Clusella y mejor texto. Una búsqueda de la identidad en plena adolescencia.

La compañía valenciana Cashalada produce Two ladies or not two ladies. Es un cabaret ideado, dirigido e interpretado por la tarraconense Noèlia Pérez, quien destaca por su gran voz. Junto a Josep Zapater, sobre el escenario crean una oda a la supervivencia y a la pasión para recordarnos que sin amor no somos nadie. 

Mort a les cunetes es un intercambio de la Trono con el Teatre L’Aurora de Igualada. El montaje, interpretado por Joan Valentí ‘Nan’ narra ‘La Fossa de Can Maçana’: los fusilamientos de nueve republicanos el 9 de febrero de 1939 en la prisión de Manresa y la fuga de uno de ellos, Josep Nin, quien lo pudo explicar. La obra es un homenaje a todos ellos.

Desde Mallorca llega He vist balenes. Es una obra poética sobre el conflicto vasco con un lenguaje malloquín. Jordi Cumellas, Salvador Oliva, Rodo Gener y Clara Ingold dan vida a los personajes de esta creación de la Cia La Impaciència, una de las compañías más potentes de las baleares. La Casa Be madrileña trae su espectáculo Llueven vacas. A través de Lidia Navarro, Joan Bentallé y Carol Verano, aborda un problema por desgracia muy actual en España, la violencia de género.

El otro intercambio del programa es No m’oblideu mai con la Sala Planeta de Girona. Toca muy de cerca a lo jóvenes, pues la obra habla sobre el suicido juvenil. Es un diálogo entre Elies Barberà y Marta Montiel, con la colaboración de Edu Vásquez, que ha sido éxito de taquilla en el espacio Brossa de Barcelona. 

Alpenstock es una crítica al acomodamiento de la sociedad occidental a través de la comedia. Lara Salvador, Enric Cambray, Guillem Gefaell y Armand Villén participan en está farsa absurda hacia una espiral de humor negro. La compañía local Albur Teatro logró en 2017 el premio de ficción radiofónica de Tarragona Ràdio con la obra Indigestión. Ahora se estrena sobre el escenario de la mano de Julio Alonso y Paloma Arza. La armonía de un matrimonio se ve alterada en una reflexión moral que nos apela como consumidores de actualidad. 

Para cerrar la temporada vuelve el club Bildelberg, con su secuela Les variacions Bildelberg. Tras el éxito de 2012, esta producción propia de la Trono, regresa, con Oriol Grau y Alexandra Palomo entre otros, para hacer un recorrido por la política más reciente a través de la sátira y el cabaret.

Temas

Comentarios

Lea También