Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La unión de 5 empresas en TGN permite reducir 500.000 euros en gastos

El primer año de gestión coordinada de EMT, Aparcaments, Mitjans, Smhausa y Desenvolupament se cierra con un balance menos negativo
Whatsapp
La Empresa Municipal de Transports (EMT) es la firma municipal que genera mayores pérdidas. El déficit de 2014 fue de 9 millones. Foto: Lluís Milián

La Empresa Municipal de Transports (EMT) es la firma municipal que genera mayores pérdidas. El déficit de 2014 fue de 9 millones. Foto: Lluís Milián

 

El primer año de funcionamiento de la Agrupació d’Interès Econòmic (AIE) del Ayuntamiento de Tarragona se ha cerrado con un ahorro de más de medio millón de euros respecto a los gastos que se generaron en 2013. La unión bajo un mismo paraguas de funcionamiento que se materializó en diciembre de 2013 de cinco firmas de capital cien por cien municipal (EMT, Smhausa, Desenvolupament Econòmic, Aparcaments y Mitjans de Comunicació) ha empezado a dar los primeros frutos y, en general, se ha pasado de un déficit de 11,2 millones de euros a otro de 10,6. 
Así se aprobó en el pleno ordinario del pasado mes de abril, en el cual pasó por el Saló de Plens la auditoría de cuentas que se ha realizado sobre los números del ente de titularidad pública que está presidido por el primer teniente de alcalde y concejal de Serveis Centrals, Pau Pérez. 
Cuando se puso en marcha la unificación de las firmas, el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), manifestó que el objetivo de la concentración era «mejorar sinergias, coordinar sistemas de funcionamiento y ahorrar 1,5 millones de euros». De momento, en su primer año de funcionamiento la reducción de gastos se ha quedado en una tercera parte, si bien Pau Pérez se muestra «satisfecho», ya que la gestión de las firmas «ha sido muy positiva porque las direcciones técnicas y los consejos de administración se han integrado realmente muy bien. Ha sido un primer paso importante», remarcó el edil socialista.   
EMT: mejor de lo previsto
La compañía que se lleva la mayor parte del pastel del déficit es la Empresa Municipal de Transports (EMT), que cierra 2014 con un saldo negativo de 9.019.081 euros, una cifra mejorada en 186.000 euros respecto al déficit de 9.185.141 euros de 2013. 
Esta compañía, que está aún en peligro por la ley de Racionalización del Gobierno Central, gastó 900.000 euros en amortización de autobuses, que se dejará de pagar en 2017. Dependiendo de los resultados de este 2015 se podrá decir  si la EMT sigue en peligro o si, al contrario, evita el fantasma de la desaparición. 
«La evolución de 2014 es un primer objetivo, ya que estamos mejor que lo que preveíamos en el plan de ajuste», asegura Pau Pérez, quien destaca que el resultado es mejor en un millón de euros que los que se cosecharon en los años 2010 y 2011. Este año, el auditor ha incluido una nota en su informe en la que pone de manifiesto la antigüedad de la flota existente que, en su gran parte, ya tiene 17 años de uso por parte de los ciudadanos.    
EMDE se salva de Montoro
Por su parte, la Empresa de Desenvolupament Econòmic ha cerrado el año con un resultado negativo de 1.094.606 euros, una cifra que es inferior en 146.000 euros respecto a las cuentas de 2013, que se cerraron con un balance negativo de 1.240.987 euros. La cifra de 2014 ha sido 15.000 euros mejor de la que había presupuestado el Consistorio, que preveía un saldo negativo de 1.109.000 euros. La aportación del Consistorio (537.260 euros) provoca que el déficit real sea de 557.345 euros. Esta empresa estaba afectada por la Ley Montoro, que preveía la privatización o la desaparición de las firmas que no sean viables económicamente. Pese a ello, esta firma ha contado con un resultado de 268.000 euros positivos en su cifra de negocio, por lo que no peligra. Asimismo, cabe destacar que 2014 fue el primer año que se mejoró la cifra de ventas respecto al anterior desde 2010.  
Estabilización en Mitjans
La empresa que gestiona Tarragona Ràdio, Mitjans de Comunicació, ha tenido un resultado negativo de 818.114 euros, una cifra que es 14.000 euros superior a lo que se había presupuestado. 
Esta compañía, que en 2012 llevó a cabo una importante reducción de plantilla, había sufrido balances negativos que oscilaban entre los 1,2 y los 1,4 millones de euros entre 2008 y 2012, si bien parece que tanto en 2013 como en 2014 ha bajado el nivel de pérdidas, hasta situarlo en el entorno de los 800.000 euros. 
En la nota del auditor se pone de manifiesto que la empresa arrastraba 42.500 euros de dinero pendiente de cobrar de algunos proveedores que, en su mayoría, se han dotado «por un principio de prudencia», explica un Pérez que considera que «la empresa está bastante mejor». 
Cabe destacar que, en breve, esta compañía reducirá su capital social, que es de 792.000 euros, cuando legalmente sólo debería tener 30.000. 
Superávit en dos firmas
El Servei Municipal de l’Habitatge i Actuacions Urbanes (Smhausa) ha cerrado el año con un superávit de 26.000 euros, mientras que el año pasado este resultado fue de 22.000.  Pérez reconoce la buena marcha de esta firma, por lo que asegura que «no es casualidad que su gerente (Jordi Dies) sea el mismo que el de la Agrupació».Finalmente, Aparcaments Municipals de Tarragona es la compañía que ha experimentado una mayor evolución en sus resultados, ya que pese a contar con la mochila del desastre del no aparcamiento de Jaume I, ha pasado de un resultado favorable de 22.451 euros de 2013 a los 241.970 de 2014. En los presupuestos del Consistorio para el año pasado se preveía un balance positivo de 189.000 euros, si bien finalmente la cifra ha sido 53.000 euros superior. 
«Hemos contenido los gastos y los ingresos han mejorado, principalmente por las zonas reguladas», explica el presidente de la Agrupació. En este sentido, cabe destacar que las arcas municipales deberán pagar el desastre de la infructuosa obra durante treinta años, a razón de una amortización anual de un millón de euros. Lo peor es que aún no se sabe qué es lo que se va a ahacer en el agujero más p

El primer año de funcionamiento de la Agrupació d’Interès Econòmic (AIE) del Ayuntamiento de Tarragona se ha cerrado con un ahorro de más de medio millón de euros respecto a los gastos que se generaron en 2013. La unión bajo un mismo paraguas de funcionamiento que se materializó en diciembre de 2013 de cinco firmas de capital cien por cien municipal (EMT, Smhausa, Desenvolupament Econòmic, Aparcaments y Mitjans de Comunicació) ha empezado a dar los primeros frutos y, en general, se ha pasado de un déficit de 11,2 millones de euros a otro de 10,6.

Así se aprobó en el pleno ordinario del pasado mes de abril, en el cual pasó por el Saló de Plens la auditoría de cuentas que se ha realizado sobre los números del ente de titularidad pública que está presidido por el primer teniente de alcalde y concejal de Serveis Centrals, Pau Pérez.

Cuando se puso en marcha la unificación de las firmas, el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), manifestó que el objetivo de la concentración era «mejorar sinergias, coordinar sistemas de funcionamiento y ahorrar 1,5 millones de euros». De momento, en su primer año de funcionamiento la reducción de gastos se ha quedado en una tercera parte, si bien Pau Pérez se muestra «satisfecho», ya que la gestión de las firmas «ha sido muy positiva porque las direcciones técnicas y los consejos de administración se han integrado realmente muy bien. Ha sido un primer paso importante», remarcó el edil socialista.

EMT: mejor de lo previsto

La compañía que se lleva la mayor parte del pastel del déficit es la Empresa Municipal de Transports (EMT), que cierra 2014 con un saldo negativo de 9.019.081 euros, una cifra mejorada en 186.000 euros respecto al déficit de 9.185.141 euros de 2013.

Esta compañía, que está aún en peligro por la ley de Racionalización del Gobierno Central, gastó 900.000 euros en amortización de autobuses, que se dejará de pagar en 2017. Dependiendo de los resultados de este 2015 se podrá decir si la EMT sigue en peligro o si, al contrario, evita el fantasma de la desaparición.

«La evolución de 2014 es un primer objetivo, ya que estamos mejor que lo que preveíamos en el plan de ajuste», asegura Pau Pérez, quien destaca que el resultado es mejor en un millón de euros que los que se cosecharon en los años 2010 y 2011. Este año, el auditor ha incluido una nota en su informe en la que pone de manifiesto la antigüedad de la flota existente que, en su gran parte, ya tiene 17 años de uso por parte de los ciudadanos.

EMDE se salva de Montoro

Por su parte, la Empresa de Desenvolupament Econòmic ha cerrado el año con un resultado negativo de 1.094.606 euros, una cifra que es inferior en 146.000 euros respecto a las cuentas de 2013, que se cerraron con un balance negativo de 1.240.987 euros. La cifra de 2014 ha sido 15.000 euros mejor de la que había presupuestado el Consistorio, que preveía un saldo negativo de 1.109.000 euros. La aportación del Consistorio (537.260 euros) provoca que el déficit real sea de 557.345 euros. Esta empresa estaba afectada por la Ley Montoro, que preveía la privatización o la desaparición de las firmas que no sean viables económicamente. Pese a ello, esta firma ha contado con un resultado de 268.000 euros positivos en su cifra de negocio, por lo que no peligra. Asimismo, cabe destacar que 2014 fue el primer año que se mejoró la cifra de ventas respecto al anterior desde 2010.

Estabilización en Mitjans

La empresa que gestiona Tarragona Ràdio, Mitjans de Comunicació, ha tenido un resultado negativo de 818.114 euros, una cifra que es 14.000 euros superior a lo que se había presupuestado.

Esta compañía, que en 2012 llevó a cabo una importante reducción de plantilla, había sufrido balances negativos que oscilaban entre los 1,2 y los 1,4 millones de euros entre 2008 y 2012, si bien parece que tanto en 2013 como en 2014 ha bajado el nivel de pérdidas, hasta situarlo en el entorno de los 800.000 euros.

En la nota del auditor se pone de manifiesto que la empresa arrastraba 42.500 euros de dinero pendiente de cobrar de algunos proveedores que, en su mayoría, se han dotado «por un principio de prudencia», explica un Pérez que considera que «la empresa está bastante mejor».

Cabe destacar que, en breve, esta compañía reducirá su capital social, que es de 792.000 euros, cuando legalmente sólo debería tener 30.000.

Superávit en dos firmas

El Servei Municipal de l’Habitatge i Actuacions Urbanes (Smhausa) ha cerrado el año con un superávit de 26.000 euros, mientras que el año pasado este resultado fue de 22.000. Pérez reconoce la buena marcha de esta firma, por lo que asegura que «no es casualidad que su gerente (Jordi Dies) sea el mismo que el de la Agrupació».Finalmente, Aparcaments Municipals de Tarragona es la compañía que ha experimentado una mayor evolución en sus resultados, ya que pese a contar con la mochila del desastre del no aparcamiento de Jaume I, ha pasado de un resultado favorable de 22.451 euros de 2013 a los 241.970 de 2014. En los presupuestos del Consistorio para el año pasado se preveía un balance positivo de 189.000 euros, si bien finalmente la cifra ha sido 53.000 euros superior.

«Hemos contenido los gastos y los ingresos han mejorado, principalmente por las zonas reguladas», explica el presidente de la Agrupació. En este sentido, cabe destacar que las arcas municipales deberán pagar el desastre de la infructuosa obra durante treinta años, a razón de una amortización anual de un millón de euros. Lo peor es que aún no se sabe qué es lo que se va a ahacer en el agujero más polémico de la Part Alta.

 

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También