Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La unión de ocio e hijos

La entidad propone una oferta cultural apta para todos los públicos, desde bebés hasta padres y madres que tengan ganas de compartir sus aficiones

Amalia Alonso

Whatsapp
Familias en la fiesta del proyecto ‘Horitzons’. Foto: Pere Ferré

Familias en la fiesta del proyecto ‘Horitzons’. Foto: Pere Ferré

Núria Serrano, mamá de Lluc (11 años), y Maruxa Roel, mamá de Brais (cinco años) y Mari (20 meses), lo tienen muy claro: «No se acaba el mundo cuando eres madre o padre, puedes continuar haciendo mil cosas no tan diferentes a las que hacías antes». Ambas forman parte de la asociación Tecletes. Serrano es una de las socias fundadoras y la actual presidenta y Roel forma parte de la entidad desde hace años. Su principal objetivo es lograr la conciliación entre el ocio y la vida familiar. «Los niños disfrutan de un concierto y de la cultura igual o más que nosotros, y nos encanta que crezcan con esta filosofía», asegura Roel. «Simplemente, consiste en adaptar un poco las cosas», añade. Precisamente de esta necesidad surgió el festival de música Minipop, su actividad estrella que este año ha celebrado su séptima edición con más de 6.000 asistentes.

"No se acaba el mundo cuando eres madre o padre, puedes continuar haciendo mil cosas no tan diferentes a las que hacías antes"

Tecletes nació oficialmente durante las fiestas de Santa Tecla en 2008, después de meses de intenso trabajo antes de formalizar la asociación. «Éramos un grupo de amigas que nos encontrábamos en la sala Cau para ir de conciertos y salir de fiesta», recuerda su presidenta. «Hasta que empezamos a ser todas madres y nos dimos cuenta de que no existían propuestas que nos permitieran compartir nuestras aficiones con nuestros hijos», explica. De esta manera, se organizaron para ser ellas mismas las responsables de programar actividades con esta doble finalidad. «El grupo creció muy rápido, ya que las fundadoras eran de diferentes ámbitos, colegios y zonas», dice Roel. Actualmente, alrededor de 80 familias componen una entidad que crece y evoluciona al mismo ritmo que sus integrantes. 

Una de las particularidades del funcionamiento de la asociación es la mezcla de edades de niños y niñas a la hora de realizar actividades, a diferencia de la tendencia mayoritaria en la oferta extraescolar. «Los mayores cuidan de los pequeños, es algo muy mágico y muy bonito», comenta Roel. Sus socias opinan que esta característica también refuerza el sentimiento familiar y de «tribu» entre los miembros de la entidad. «Mi hijo siempre dice: ‘Mamá, los niños de Tecletes son como mis primitos’», comenta. Además, otra gran diferencia es el papel que juegan los padres y las madres. «Nos encanta hacer actividades con nuestros hijos, no dejarlos en una academia; nos encanta compartir con ellos el poco tiempo que, por desgracia, tenemos a causa del ritmo de vida que solemos llevar», afirma Roel.

‘Horitzons’ es su proyecto en la Residència de Gent Gran Mare de Déu de la Mercè para unir a las personas mayores con los pequeños de la casa

Excursiones a museos, visitas al teatro, celebraciones conjuntas de las fiestas tradicionales e incluso una salida al campo en época de vendimia son algunas de las actividades que organiza la entidad. También dispone de una ‘Play Truck’, una vieja caravana restaurada, que igual de rápido se puede convertir en un espacio de lectura de cuentos que en un cine. Según Maruxa Roel, «se aprende más con una hora de juego que con mil de conversación».

Como asociación, Tecletes también mantiene relación con otras instituciones y entidades de la ciudad. Un ejemplo de ello es su proyecto ‘Horitzons’, que lleva a cabo desde hace dos años en colaboración con el personal de la Residència de Gent Gran Mare de Déu de la Mercè. Un martes de cada mes, las familias se encuentran con los ancianos de la residencia para compartir experiencias, juegos y música. «Es un vínculo único, los abuelos lo disfrutan mucho y nosotros también», reconoce Roel. «La lección que siempre nos recuerdan es: ¡Aprovechad la vida y disfrutad mucho de vuestros niños!».

Temas

Comentarios

Lea También