Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La venta de coches cae un 95% en la provincia y las tiendas se protegen con mamparas

En abril se ha agravado el descenso del 67% de marzo. Los concesionarios de Tarragona miran al día después y compran termómetros y mascarillas para proteger a clientes y trabajadores

Raúl Cosano

Whatsapp
Las marcas preparan su vuelta. Operarios instalan una mampara en el concesionario de Citroën en el polígono de Les Gavarres.  Foto: Pere Ferré

Las marcas preparan su vuelta. Operarios instalan una mampara en el concesionario de Citroën en el polígono de Les Gavarres. Foto: Pere Ferré

«La cifra de ventas es residual, hay solo matriculaciones de vehículos que quedaron pendientes», reconoce Félix Nicolás, gerente de TarracoCenter, la marca que en la provincia engloba a firmas como Ford, Volkswagen, Jaguar, Nissan o Hyundai. «En todos los concesionarios la parte comercial está cerrada. Hemos dejado un retén en los talleres para dar servicio de emergencias a los clientes», añade Nicolás. Las cifras en TarracoCenter ilustran las dificultades de esta crisis económica: de los, aproximadamente, 500 empleados, quedan solo 50 trabajando. El resto, 450, forman parte de un ERTE, una medida que ha sido inevitable y generalizada en un sector muy tocado, con la venta totalmente paralizada, pero que ya piensa en el día después.

«Va a haber un antes y un después. Ahora cubrimos las necesidades mínimas en cada taller y también preparamos un plan especial de arranque, fomentando mucho la venta ‘on line’ y también instalando protecciones, como barreras de metacrilato. El cambio va a ser brutal y saldrán nuevas tendencias, así que tendremos que adaptarnos», indica Joaquim Pons, del grupo Motor23, otro de esos gigantes del sector en Tarragona, concesionario oficial de marcas como Fiat, Jeep, Alfa Romeo, Lancia o Mazda.

«Preparamos el regreso»

Santiago Oliva, accionista y CEO del grupo Oliva (incluye marcas como Peugeot, Honda, BMW o Citroën), también habla de las modificaciones que se están implementando estos días, más allá del fomento del teletrabajo en los ámbitos donde ha sido posible: «Damos servicio a las reparaciones de vehículos de urgencias y mantenemos algo de actividad indispensable, de ‘back office’. A nivel comercial preparamos el regreso para proteger a trabajadores y clientes».

Lento resurgir de las 'multi' Idiada, Mahle y Lear

La pandemia afecta no solo a la venta sino a la industria de la automoción implantada en Tarragona. Tampoco las multinacionales del sector han escapado a una dura realidad económica en clave internacional que ha obligado a las compañías a aplicar ERTE.

Así, los talleres siguen abiertos y manteniendo un servicio post-venta así como la relación con el cliente pero no así los concesionarios, que aun así sí tienen operarios en ellos realizando ajustes. El Grupo Oliva ha encargado durante esta semana abundante material de protección, que va de mascarillas a guantes, pasando por barreras, monos integrales y hasta termómetros para detectar la temperatura a distancia. «Hemos vendido algunos coches por internet pero el uso ha sido inferior porque para la gente esto no es una prioridad. Ha habido muchas consultas, eso sí», explica Oliva, que reconoce la difícil situación pero hace una llamada a la calma y a la paciencia, en busca de un futuro más esperanzador. «Somos optimistas, no sabemos cuándo aún pero nos recuperaremos. Ahora todos queremos que esto pase rápido pero lo fundamental es que el regreso sea seguro», indica Oliva.

Los concesionarios del grupo están recibiendo estos días el material para tenerlo todo a punto de cara a un eventual y siempre progresivo regreso a la actividad durante el mes de mayo. «Intentaremos tenerlo todo a punto para adaptarnos a una nueva realidad y proteger tanto a nuestros empleados como al cliente», explica Oliva.

"La recuperación no será inmediata"

A efectos económicos es muy problemática. En la provincia mayoritariamente se están aceptando los ERTE. La situación es compleja porque la única opción es trabajar a puerta cerrada. El descenso de facturación es muy significativo para todos. ¿A quién afecta más?

Los números indican que la comercialización ha caído en picado en Tarragona. Hasta el 18 de abril, se habían vendido en la provincia 28 turismos, un 95% menos que en el mismo periodo del año pasado, según los datos de MSI, la consultora de referencia en el gremio, que registra las matriculaciones a diario.

La cifra, como era inevitable ante el cierre generalizado de negocios, agrava el retroceso de un 67,5% experimentado en marzo (un mes con una quincena afectada por el estado de alarma y el confinamiento) y añade incertidumbre en cuanto a las previsiones para 2020: del 27,1% de descenso acumulado el mes pasado al actual 36%.

«Lo vivimos con preocupación»

El sector mira hacia la segunda mitad del año para empezar a paliar los efectos de esta época aciaga. «En estos meses llegaremos a unas pérdidas acumuladas de hasta el 40 o el 50% pero esperemos que luego nos podamos recuperar. Se habla de una caída al final del año del 30%. Lo vivimos con mucha preocupación, no solo por la fecha en la que poder volver sino por saber cómo será ese regreso a la actividad. Es un escenario inédito que no habíamos visto nunca, nadie sabe si arrancará muy bien o tardará mucho. Por eso hay que pensar en planes de contingencia de los ERTE en el futuro si es preciso», cuenta Félix Nicolás, que habla de un «escenario muy inhóspito».

La citada consultora MSI cifra en un 29,30% la caída de matriculaciones en España para final de año, de forma que la pandemia agravaría un curso que arrancó con alguna contracción. En Tarragona, las ventas bajaron un 3,7% en enero y un 6% en febrero.

Descuentos a debate

Ante el parón, internet es una opción para aquel interesado en adquirir un coche y, al menos, efectuar la reserva. Algunos concesionarios de la provincia ofrecen descuentos del 5% para aquel que compre durante el estado de alarma. Incentivar la compra a medio plazo para reactivar el mercado puede ser una alternativa, igual que otro tipo de promociones, aunque hay divergencias. «En estos tres meses hemos alargado la garantía de los coches que habíamos vendido. Se trata de impulsar nuevas tendencias y formas de atender al cliente», cuenta Pons. Félix Nicolás apuesta por «algún plan de activación del mercado como un IVA reducido» mientras que Oliva considera que «no estamos en tiempos de oferta, porque la pandemia tiene un sobrecoste, por ejemplo, en cuanto a disponer más sistemas de seguridad». Estos grandes concesionarios se reconocen sujetos a las políticas que dicten las propias marcas.

En cualquier caso, los responsables de la automoción en la provincia se preguntan cuándo el consumidor pensará de nuevo en cambiar de coche o comprarse uno. «Cada día que pasa, será peor en términos de recuperación. Queremos que vaya rápido y dejar atrás esta pandemia, pero la velocidad no la podemos decidir pensando solo en un sector. Hay que apostar por un equilibrio en el regreso», concluye Santiago Oliva.

Temas

Comentarios

Lea También