Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"La vigilancia de los juzgados obliga a los Mossos a desatender servicios"

Un sindicato ‘informa’ al presidente del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya que la comisaría de Falset tuvo que cerrar y que hay comarcas sin patrullas durante la tarde y noche

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Una patrulla, ayer por la tarde vigilando el Palau de Justíciade Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Una patrulla, ayer por la tarde vigilando el Palau de Justíciade Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Comisaría cerrada, servicios sin poder atender por falta de efectivos o patrullas bajo mínimos. Es lo que denuncia, citando datos concretos, el sindicato USPAC de los Mossos d’Esquadra en una carta dirigida al presidente del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJCat), Jesús María Barrientos. Y lo hace para pedirle que haga marcha atrás y que los agentes que actualmente están destinados al Dispositiu Toga –de vigilancia de todos los órganos judiciales de Catalunya– se destinen a tareas de seguridad ciudadana.

Este dispositivo fue activado el pasado 5 de febrero después de los ataques con basura y estiércol sufridos por muchas sedes judiciales de Catalunya. El TSJCat instó a los Mossos a tener vigilancia las 24 horas el día de todos los edificios. Hace pocos meses se decidió que vigilasen sólo por la tarde y noche.

294. Es el número de agentes que destinan los Mossos d’Esquadra cada día  a vigilar las 49 sedes judiciales de Catalunya.

Esta merma de efectivos ha comportado, asegura USPAC, diversos incidentes y episodios. En el caso de Tarragona, afirma que el «patrullaje preventivo no existe, sólo hay que ver en los diarios como se van incrementando los robos y otros delitos en diversas zonas y como crece la inseguridad ciudadana».

Un fin de semana se recibieron tres avisos sobre un agresor de violencia doméstica. Se trataba de un individuo reincidente y con orden de protección de la víctima. Había agredido al padre de la misma: «Mossos no pudimos ir, estábamos en el Toga. Guàrdia Urbana tampoco podía. Durante todo el turno, a pesar de tener identificado al agresor y saber por dónde se movía, no se puedo hacer nada por falta de efectivos».

Otro caso fue una tentativa de suicidio, ocurrido hace unas semanas en la Rambla Francesc Macià, muy cerca de donde está la patrulla que vigila los juzgados. No pudo acudir al lugar.

En la misma carta enviada al presidente del TSJCat se indica que no se da respuesta a numerosos requerimientos de alarmas, porque los efectivos destinados al Toga no se pueden mover. Asimismo, cuando hubo un incendio de madrugada en una planta con productos químicos y se activó el Plaseqcat, tampoco se desplazaron al lugar los agentes que vigilaban el Palau de Justícia.

Poner el cerrojo

La comisaría de Falset, durante un turno del fin de semana, «por orden el jefe de turno regional, se cerró». La patrulla estaba en el servicio Toga. El jefe de turno estaba solo. Cogió al mosso que custodiaba el edificio y atendieron un caso de violencia doméstica, con lo que tuvieron que cerrar las dependencias policiales, «con todo el armamento que había en el interior y los vehículos privados y policiales».

Muchas veces, recalca USPAC, el servicio se ha tenido que realizar con un solo agente. En otros casos, el jefe de turno ha cogido a uno de los dos agentes del Toga para cubrir el servicio, dejando al compañero sólo en el interior del vehículo más de cuatro horas.

Sin patrulla

Este verano ha habido tardes y noches donde en determinadas comarcas –Alt Camp, Priorat, Terra alta, etc– sólo había la patrulla, que cubría el Toga, «ninguna disponible para atender requerimientos del ciudadano ni incidentes».

Muchos juzgados no disponen ni de sombra, llegando a soportar más de 40 grados de temperatura, por lo que algunos agentes han sufrido un golpe de calor.

En Salou también ha habido incidentes. A uno tuvo que acudir una patrulla no uniformada. La situación se complicó y se desplazó el jefe de turno –una patrulla uniformada estaba en Tarragona custodiando los Juzgados y la otra iba a relevarla–. Finalmente, acudieron los ARRO, aunque los agentes resultaron lesionados.

En L’Ametlla de Mar, durante algunos fines de semana, sólo hay una patrulla –que realiza el dispositivo Toga en Tortosa– y un agente en comisaría, «con un tiempo de reacción ante cualquier incidente de 30 minutos para atender o apoyar al compañero».

El sindicato policial reconoce que el TSJCat no es el responsable «de las lamentables condiciones en que desarrollamos nuestro servicio, ni tampoco de la incompetencia al frente del Departament de Interior de políticos (...) que nos han llevado a las peores condiciones laborables de la historia». Pero añade que la decisión de la Sala de Govern ha propiciado una merma en la seguridad de los ciudadanos, por lo que pide que se deje sin efectivo el Dispositiu Toga.

Fuentes de los Mossos d’Esquadra se limitaron a decir que «el cuerpo da cumplimiento a una orden judicial».

Temas

Comentarios

Lea También