Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La viuda del fallecido en el traslado a BCN: 'Tomaré medidas para que no haya más casos como el de mi marido'

'Lucharé para que Hemodinámica de Joan XXIII abra las 24 horas', dice la mujer de Enrique, muerto en el traslado a Bellvitge
Whatsapp
La farmacia regentada por Enrique Gheron, el farmacéutico fallecido en el traslado a Barcelona.  Foto: Pere Ferré

La farmacia regentada por Enrique Gheron, el farmacéutico fallecido en el traslado a Barcelona. Foto: Pere Ferré

Enrique Gheron, el farmacéutico fallecido de un infarto en el traslado a Barcelona por estar cerrada la Unidad de Hemodinámica del Hospital Joan XXIII, tardó casi cuatro horas entre ser atendido en el centro tarraconense y su fallecimiento en la ambulancia, en el viaje a la altura de El Vendrell: de su llegada a urgencias a las 19.06, a su fallecimiento, a las 22.42 horas del pasado 25 de diciembre, camino de Bellvitge.

Su familia, que se plantea denunciar al Departament de Salut, lamenta que ese tiempo transcurrido evidencia que hubo margen para ser atendido y que, de haber estado abierta la unidad en Joan XXIII, Enrique podría haber tenido altas posibilidades de salvarse. «Salió dos veces en la ambulancia para Barcelona. Eso quiere decir que los médicos creían que se podía salvar, que había remedio. Si no, ellos mismos te dicen de entrada que no pueden hacer nada», explica la esposa de Enrique, María Victoria Viu, que narra así los hechos: «Llegamos a urgencias a las 19.06. Le empiezan a examinar y varios médicos me dicen que le están haciendo pruebas. Antes de las 21.00 horas me comunican que está teniendo un infarto pero que lo han estabilizado. También me dicen que, dada la situación, la unidad de hemodinámica está cerrada y que optan por trasladarlo a Bellvitge». En ese momento, María Victoria, que no puede acompañar a Enrique en la ambulancia medicalizada, opta por coger un taxi. «La ambulancia sale y yo, que tardo un poco más, recibo una llamada a las 21.25 horas diciendo que mi esposo está en Joan XXIII. Él había sufrido otra crisis y la ambulancia tuvo que regresar», explica. Una vez llegó, ella misma, que padece del corazón, tuvo que ser también ingresada, hacia las 21.53 horas, en el propio hospital. «Un poco más tarde, me dice el equipo médico que esté tranquila, que mi marido había tenido un problema en la ambulancia y había tenido que volver, pero que lo habían vuelto a estabilizar. Me dicen que deciden llevarle otra vez a la unidad de hemodinámica de Bellvitge», explica ella.

 

‘Se perdió tiempo’

En ese segundo trayecto es cuando Enrique Gheron acaba falleciendo por paro cardiaco en El Vendrell. «Los médicos me dijeron poco después que no había conseguido llegar a Bellvitge», cuenta Viu, que lamenta toda esa pérdida de tiempo provocada por no haber estado abierta la unidad. «No tengo queja con el trato de los médicos. Fue excelente. Nos trataron muy bien pero no tienen medios. Si la planta está cerrada, no pueden hacer nada», indica la viuda. «Inevitablemente me pregunto: ¿qué habría pasado si la unidad estuviera abierta? No se habría perdido tiempo entre tanto ir y venir».

Ahora la mujer de Gheron baraja denunciar a Catsalut y pedir responsabilidades: «Tengo que estudiarlo porque hay que luchar para que algo así no le pase a más gente. No quiero que la cosa se quede aquí. Pienso en la de vidas que se habrían podido salvar de estar abierta esa planta las 24 horas del día». Se pregunta su viuda: «¿No puede un farmacéutico después de décadas de trabajo y de adelantar el dinero que Salut pagaba tarde a las farmacias disfrutar de la atención adecuada?».

La queja de su mujer va en la línea de las reclamaciones que desde hace tiempo realizan entidades, sindicatos o incluso la propia comunidad médica. Se reivindica que la Unidad de Hemodinámica esté abierta las 24 horas del día (ahora abre de 8 a 20.00 horas, y cerró poco después de que Gheron llegara a urgencias). La unidad implica que los casos de ataque al corazón puedan tratarse con más rapidez. El 58% de los infartos agudos que se producen en la demarcación de Tarragona no se opera en el tiempo recomendado: antes de los 120 minutos.

En diciembre, los sindicatos presentaron a los servicios del Departament de Salut 10.810 firmas avalando la apertura de la unidad las 24 horas. También la Coordinadora d’Entitats de Tarragona, que denunció el caso de Gheron, se plantea seguir batallando: «Exigimos la apertura las 24 horas del día, ya que consideramos que así se podrían salvar muchas vidas. Salut ha prometido que se hará este año pero cada día que pasa es un día perdido. No podemos esperar más tiempo».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También