Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lácteos contra el cáncer de colon

Investigación. Le leche baja en grasa previene contra esta patología, según un estudio con participación de la URV

Diari de Tarragona

Whatsapp
El estudio pone de relieve que a más consumición de lácteos, menos riesgo de padecer cáncer de colon. Foto: THINKSTOCK

El estudio pone de relieve que a más consumición de lácteos, menos riesgo de padecer cáncer de colon. Foto: THINKSTOCK

En los últimos tiempos se están estudiando los alimentos y su relación con el desarrollo de ciertas enfermedades, a corto y largo plazo. Al respecto, los nutricionistas defienden que siempre se debe llevar una dieta sana, rica en vitaminas, en nutrientes y en proteínas, una dieta equilibrada que ayude a prevenir. Los científicos, por su parte, también estudian específicamente si unos determinados alimentos previenen patologías concretas. 

En este sentido, los resultados del último estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) sugieren que existe una asociación protectora entre el consumo de lácteos, especialmente la leche baja en grasa -desnatada y semidesnatada-, y el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.

Carne roja y alcohol
El cáncer supone una de cada ocho muertes en el mundo y afecta aproximadamente a una de cada cuatro mujeres y a uno de cada tres hombres durante su vida. Uno de los cánceres más precelentes es el cáncer colorrectal, el cual se ha relacionado de forma importante con un estilo de vida occidentalizado. 

Lácteos enteros
No hay razón para desaconsejar los productos lácteos enteros si bien los investigadores piden otros estudios

Existen evidencias robustas que han relacionado el consumo de alimentos como la carne roja y procesada así como la ingesta de bebidas alcohólicas con el desarrollo de cáncer colorrectal. Sin embargo, se necesitan más estudios que analicen la asociación entre el consumo de alimentos como los productos lácteos, los cuales son ampliamente consumidos en el contexto de la dieta mediterránea, y el desarrollo de este cáncer.

Con la finalidad de profundizar en esta cuestión, los investigadores de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili, en colaboración con otros grupos de investigación del estudio PREDIMED, evaluaron la asociación entre el consumo de lácteos y los diferentes subtipos de lácteos, y el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en individuos con alto riesgo cardiovascular.

Después de analizar datos de 7.216 participantes de 55 a 80 años, durante un seguimiento de 6 años, se observó que aquellos individuos que presentaban un mayor consumo de lácteos totales (564 g/d, aproximadamente 2.5 vasos de leche/día), en comparación con aquellos con un bajo consumo, presentaban un 45% menos riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.  Del total de lácteos que consumían este grupo tres cuartas partes eran descremados.

En el estudio se ha sugerido que el calcio puede ejercer efectos antitumorales

Asimismo, también se observó que un alto consumo de leche baja en grasa -desnatada y semidesnatada- (407 g/d, 2 vasos/día) se asociaba con un 46% de menor riesgo de desarrollar este cáncer,  comparado con los que tienen un bajo consumo de este tipo de lácteos.

Yogures o quesos
Por otro lado, los investigadores no han observado un incremento o disminución del riesgo de desarrollo de cáncer colorrectal asociado al consumo de otros subtipos de lácteos como el yogur o el queso. Tampoco han detectado que los lácteos con un mayor contenido en grasa como la leche entera o el yogur entero se asociara con un mayor riesgo de cáncer colorrectal.

El principal mecanismo que podría explicar el potencial efecto protector del consumo de lácteos, y en especial de leche baja en grasa, con el riesgo de cáncer colorrectal sería el contenido en calcio. Se ha sugerido que el calcio puede ejercer efectos antitumorales mediante diferentes mecanismos. Por otro lado, otros componentes que se encuentran naturalmente presentes en los lácteos, como el ácido butírico o el ácido linoleico conjugado también podrían tener un papel protector.

Según los investigadores de este estudio, si bien estos resultados muestran que la leche desnatada se asocia a un menor riesgo de cáncer colorrectal, los resultados no muestran riesgo derivado del consumo de lácteos enteros. Por tanto, no hay razón para desaconsejar los productos lácteos enteros. Si bien se necesitan más estudios que profundicen en este ámbito, parecería razonable promover el consumo de leche por estos beneficios, entre otros conocidos.

Este estudio se ha publicado en la revista científica International Journal of Cancer este mes de abril y ha sido dirigido por Nancy Babio, profesora agregada del Departamento de Bioquímica y Biotecnologia de la Universitat Rovira i Virgili y el catedrático Jordi Salas, Director de la Unidad de Nutrición Humana del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la Universidad Rovira i Virgili y Director Clínico de Nutrición en el Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Sant Joan en Reus.

Temas

Comentarios

Lea También