Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las Urgencias de Santa Tecla y del Pius de Valls, colapsadas

Esperas de más de cinco horas, pacientes en los pasillos que confían en ser trasladados a una habitación y boxes compartidos. Los hospitales siguen negando que haya saturación

Carla Pomerol

Whatsapp
Una de las salas de espera de las Urgencias de Santa Tecla, que ayer estaba tranquila, «aunque puede cambiar en cualquier momento», dicen. FOTO: pere ferré

Una de las salas de espera de las Urgencias de Santa Tecla, que ayer estaba tranquila, «aunque puede cambiar en cualquier momento», dicen. FOTO: pere ferré

Parece ser que los colapsos en las Urgencias es un problema que han padecido casi todos los hospitales de la demarcación.

También en el resto de Catalunya. Después de las denuncias de los trabajadores y sindicatos del Hospital Joan XXIII por la falta de espacio y personal, ahora es el turno del Hospital de Santa Tecla de Tarragona y del Pius Hospital de Valls, que alertan de la situación extrema que están viviendo. 

Según el sindicato de la CGT en el Hospital de Santa Tecla, las Urgencias empezaron a saturarse durante las vacaciones de Navidad

El personal asegura que, con la llegada de la pandemia de la gripe, la situación ha empeorado y los colapsos continúan.

El sindicato denuncia que los boxes se han doblado, que el tiempo de espera es de cinco horas, que hay pacientes en los pasillos esperando para ser trasladados a planta y que hay enfermos que deberían estar en la Unidad de Cuidados Intensivos.

«Pero también está llena y entonces les atendemos en Urgencias», explica Judit Torres, delegada sindical de la CGT del Hospital Santa Tecla, y también enfermera.

«Hay boxes individuales que se han reconvertido en dobles, sin serlo. Esto afecta a la intimidad y comodidad del paciente. Pero también al personal –enfermeros y auxiliares–, que contamos con menos espacio para poder llevar a cabo nuestro trabajo.

Los enfermos están separados por un biombo y el espacio es muy reducido», explica Torres.

Por su parte, fuentes del Hospital de Santa Tecla aseguran que es cierto que estos boxes se habilitaron por la gran presión asistencial, «pero están preparados para acoger dos pacientes, aunque en situaciones normales solamente se atiende a un enfermo».

Otra de las denuncias por parte del personal es que hay pacientes que han sido atendidos en los pasillos de Urgencias y que «han tenido que esperar horas y horas para ser trasladados a una habitación de planta», explica Emilio Solà, también delegado de la CGT del Hospital de Santa Tecla, quien añade que «todas las camas del hospital están llenas y, por lo tanto, los pacientes deben quedarse en Urgencias hasta que dan el alta a alguien».

Desde el sindicato aseguran que ha habido hasta once personas en los pasillos esperando para ser trasladados a planta

Por parte del centro hospitalario de la Rambla Vella niega que haya gente en los pasillos esperando, aunque reconoce que algunos pacientes se han tenido que esperar en los boxes para ser trasladados a planta.

Pero para el sindicato, lo más grave es que «haya enfermos que deberían estar en la UCI y están en Urgencias, porque la UCI también está llena.

Algunos de ellos van intubados, es decir, requieren de muchos más cuidados», explica Torres, quien añade que «los refuerzos que hemos tenido han sido insuficientes».

El personal sanitario del Hospital de Santa Tecla, igual que el de Joan XXIII y el resto de centros que han sufrido colapsos, están viviendo una situación «de estrés, de nerviosismo y de ansiedad». Además, también aseguran que les ha faltado material médico durante estas vacaciones.

Los trabajadores se muestran preocupados porque parece que la situación no mejora y piden a la dirección del hospital que refuerce el personal, «ya que en los últimos días no se han respetado los ratios que marca la ley», asegura el delegado sindical Emilio Solà.

Por su parte, desde el centro hospitalario han reconocido que «ha habido más presión asistencial», pero niegan que se pueda hablar de colapso, ya que «sería colapso si no se pudiera hacer frente a la demanda y se tuvieran que derivar los pacientes a otros hospitales».

También aseguran que el número de pacientes atendidos durante las vacaciones de Navidad es muy similar al del año 2016, aunque reconocen que «en este caso, las dolencias son más graves». Finalmente, desde el Hospital de Santa Tecla aseguran que «se han utilizado todos los recursos con los que cuenta el centro para poder hacer frente a esta presión asistencial».

Media planta cerrada

Otras de las Urgencias que están viviendo una situación de colapso, según sus trabajadores, es el Pius Hospital de Valls, que cuenta con algunas habitaciones de la quinta planta cerradas, «lo que aún provoca más saturación», explica Montse Garcia, delegada sindicato de la CGT del Pius, quien denuncia «la falta de refuerzo de personal, ya que ha sido puntual y no continuado, como necesitamos».

Garcia explica que «cuando llega el verano y el invierno, el centro decide cerrar algunas camas de la quinta planta. Así, la dirección no debe gastarse dinero en cubrir las bajas del personal que se va de vacaciones».

En medio del colapso, el centro abrió algunas camas más de la quinta planta, pero no todas. «Seguramente si las pusieran en marcha no estaría todo tan saturado», dice Garcia.

Además, los trabajadores del Pius denuncian que en una misma planta convive la unidad de Pediatría y de Neonatos con adultos, que deberían estar en la quinta planta, de medicina interna.

«Lo estamos pasando mal, ya que los pacientes se quejan y nosotros somos la cara visible. Pero no podemos hacer nada, porque no tenemos espacio», explica Garcia.

Temas

Comentarios

Lea También