Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las aceras más transitadas de Tarragona suspenden en accesibilidad

Un estudio del Col·legi d’Aparelladors analiza 167 tramos de las vías más frecuentadas por los tarraconenses: sólo ocho no necesitarían ninguna actuación para cumplir con las normas

Norián Muñoz

Whatsapp
_AGP6317.jpg

_AGP6317.jpg

Un estudio encargado por el Ayuntamiento de Tarragona a la Fundació COAATT (Col·legi Oficial d’Aparelladors de Tarragona) no deja lugar a dudas: la mayoría de las calles más transitadas de la ciudad no cumplen con las normas de accesibilidad. El diagnóstico forma parte del Pla Municipal d’Actuació per a la Millora de l’Accesibilitat a Tarragona, PAMAT, que el consistorio encomendó a la fundación el año pasado. La intención del plan era hacer una evaluación inicial de la accesibilidad en las calles de la red principal, algunos edificios públicos y el transporte.

Parte de las conclusiones del trabajo de campo fueron presentadas por Lluís Roig, responsable de la fundación, en una jornada para vecinos.  Entre los resultados más llamativos se encontraba el hecho de que para el estudio se eligieron 16 calles del centro de las cuales que, a su vez, se dividieron en 167 tramos. De ellos, sólo 15 fueron clasificados como accesibles y ocho no necesitan una actuación para adaptarse a la norma. El plan se refiere a la accesibilidad como las condiciones de un espacio para garantizar «la utilización autónoma, segura y con comodidad a todas las personas». 

Uno de los problemas frecuentes en las aceras ni siquiera tenía que ver con las características de las mismas, sino con el uso que se les da. Un ejemplo claro es que debe haber un espacio reservado para el paso de personas de 1,80 metros contados desde la pared hacia la calzada. No obstante, es fácil ver en los ejemplos como muchas terrazas ponen mesas pegadas a la pared, obstruyendo así el espacio reservado. Lo mismo sucede con expositores de periódicos, alfombras, maceteros, pizarras con el menú del día, etc.

En riesgo la seguridad

También abundan los errores a la hora de colocar el pavimento de relieve que indica a las personas ciegas que se acercan a un paso de peatones o a una escalera. En algunos casos el pavimento no estaba, no tenía el dibujo adecuado o no era de otro color como manda la norma. Mención aparte merecían las raíces de los árboles, que la ley obliga a cubrir, o los agujeros que quedan después de retirar señales y que luego no se tapan.

De hecho, el plan recomienda actuar de manera inmediata en 21 de los tramos estudiados porque hay elementos que ponen en riesgo la seguridad de los peatones.

Pasos de peatones: peor

En lo que se refiere a pasos de peatones la situación no es mejor. Se analizaron 472 y en 437 el pavimento de señalización, una vez más, no era el correcto; en 187 el paso no llegaba hasta la calzada. En este caso también hay 16 pasos catalogados como de ‘prioridad 1’ por motivos de seguridad. El plan ordena las actuaciones a realizar por prioridades y calcula, de manera orientativa, que se necesitarían 568.005,77€ euros para hacer accesibles las aceras y pasos de peatones analizados.

Tarragona no cuenta todavía con un plan de accesibilidad que abarque toda la ciudad y sus servicios, pero se espera que el PAMAT ofrezca una orientación sobre las actuaciones más inmediatas. La Fundació COAATT lo entregó en diciembre al Ayuntamiento que ahora deberá decidir cómo lo utiliza. Lluís Roig recuerda que la accesibilidad es un asunto crucial en sociedades como la nuestra, cada vez más envejecidas.

Temas

Comentarios

Lea También