Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las autonómicas más excepcionales citan hoy a 566.341 tarraconenses

Candidatos en la cárcel y en el exilio. Campaña marcada por el 1-O, la DUI y el 155. Igualdad máxima entre bloques y resultado incierto. Tarragona, con gran bolsa de indecisos, es clave

Raúl Cosano

Whatsapp
Catalunya vivirá este jueves unas elecciones polarizadas entre dos frentes y muy igualadas. Foto: EFE

Catalunya vivirá este jueves unas elecciones polarizadas entre dos frentes y muy igualadas. Foto: EFE

Un total de 566.341 tarraconenses están llamados este jueves a las urnas en las elecciones autonómicas más atípicas, igualadas y posiblemente decisivas del periodo democrático. Son algo más de 14.000 personas que se han añadido al censo electoral en la provincia desde los anteriores comicios catalanes, los del 27-S de 2015, entendidos en su momento como plebiscitarios. En total, en Catalunya 5,5 millones de ciudadanos tienen una cita con las urnas que se vislumbra trascendental, empezando por la altísima participación que se espera. 

Todos los sondeos publicados en las últimas semanas auguran una asistencia histórica, incluso sobrepasando el umbral del 80%. Quedaría superado el 74,95% de participación en Catalunya de hace dos años y el 74,19% que se registró en la circunscripción de Tarragona. Hay varias particularidades que convierten estas elecciones en atípicas. La primera es que están convocadas por el Gobierno de Madrid, previa intervención de la Generalitat mediante el artículo 155, aplicado tras la DUI del 27 de octubre. 

Otra rareza son los resultados de un envite electoral que se presume equilibrado en extremo en función de los dos frentes en liza: el independentista y el constitucionalista. Aparentemente movilizado al 100% el votante independentista, queda por ver si una participación récord iría al bloque unionista y qué fuerza de ese grupo (Cs, PSC o PP) se beneficiaría más de ello. Para añadir más incertidumbre, serán las primeras elecciones en territorio español que se celebran en un día laborable desde las generales de 1982, y a tres días de la Navidad. 

También atípica ha sido la campaña, con el candidato de ERC, Oriol Junqueras, en prisión; el de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, exiliado en Bruselas, y con políticos haciendo mítines en libertad provisional bajo fianza.

Extensa red de apoderados
En Tarragona se podrá votar en 1.003 mesas distribuidas en 369 locales por los 184 municipios de la provincia, un despliegue similar al de otros envites autonómicos aunque con una nueva excepcionalidad: ERC ha creado una extensa red de apoderados para poder realizar un recuento paralelo al oficial por temor a un hipotético pucherazo. Las consecuencias del 1-O han marcado una campaña en la que el independentismo se presenta con tres listas separadas (JxCat, ERC y CUP), a diferencia de la cita de 2015.

Las fuerzas soberanistas podrían perder, según los barómetros, la mayoría absoluta lograda en 2015 frente a un bloque constitucionalista que podría ir al alza, lo que abriría la puerta a nuevas sumas. El debate sobre el Procés, que ya capitalizó la atención en las elecciones de 2015, ha vuelto a centrar los mensajes de los candidatos, unos –JxCat, ERC y CUP– para reivindicar el camino hacia la «república catalana» y denunciar la «represión» del Estado; otros –Cs, PSC y PP–, para reclamar el fin del proceso soberanista al constatar que lleva a Catalunya al «precipicio», y algunos –los comunes–, para matizar y criticar con mayor o menor crudeza a uno y otro bloque. 

La igualdad y la imprevisibildad presiden este 21-D, marcado por el elevado número de indecisos, incluso a pocos días de acudir a las urnas. Antes de comenzar la campaña, había sólo en la provincia 164.000 indecisos, según el balance preelectoral del CIS. 

Tarragona será especialmente crucial hoy porque es la provincia catalana con un voto más dubitativo y, según esa misma encuesta del CIS, la única en la que baila un escaño. De ahí que unos pocos miles de votos puedan decantar la balanza, no sólo entre partidos sino a la hora de medir las fuerzas entre los dos bloques a los que se ha reducido la pugna. 

De los 5.553.983 catalanes con derecho a voto en el día de hoy, 5.329.139 son residentes en Catalunya. Un total de 224.844 están registrados en el extranjero.

Temas

Comentarios

Lea También