Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las bodas en Tarragona han caído a la mitad entre los años 2005 y 2013

Los enlaces por la religión católica siguen retrocediendo de manera implacable en la ciudad. En lo que llevamos de año se han celebrado solamente siete ceremonias
Whatsapp
La celebración de bodas sigue descendiendo en Tarragona, en especial las religiosas. Foto: DT

La celebración de bodas sigue descendiendo en Tarragona, en especial las religiosas. Foto: DT

Este 2015 ha empezado con doce bodas civiles oficiadas por concejales del Ayuntamiento de Tarragona y con siete –que les conste al arzobispado– realizadas en la iglesia. Y es que ya estamos en primavera y se acerca la temporada de bodas por excelencia, unos meses marcados por el buen tiempo.

El Ayuntamiento de Tarragona comenzó a celebrar bodas civiles desde la Segunda República, un 16 de diciembre de 1989 –hará 26 años–, y desde entonces miles de personas han pasado por las instalaciones para certificar su compromiso.

Pero las celebraciones en los últimos años han bajado en Tarragona; se ha pasado de 685 bodas en 2005 en la ciudad de Tarragona a 388 en 2013, últimos datos del INE. Gran parte de este descenso viene a raíz de la continua caída libre de las ceremonias celebradas por el ritual católico. Las civiles, por su lado, se han mantenido a lo largo de estos últimos años y actualmente cuadruplican a las religiosas; en 2013 se celebraron en la ciudad 82 bodas religiosas y 304 civiles.

Según datos de la archidiócesis tarraconense –también existe la diócesis de Tortosa–, el arzobispado cuenta que han notado un descenso importante en los últimos 10 años. El descenso más notable se vivió entre los años 2006 y 2007, cuando se pasó de las 1.216 bodas a las 951. A partir del 2007 continuó bajando aunque más paulatinamente, 858 (2008), 678 (2009), 562 (2010), 495 (2011), 455 (2012), 315 (2013) y 290 (2014).

La celebración puede efectuarse en todas las parroquias y ermitas de propiedad diocesana. Estas tienen un total de 200 parroquias –las ermitas no están contabilizadas– y el expediente sólo puede tramitarse en ellas. Desde el arzobispado tarraconense cuentan que las iglesias más solicitadas en la ciudad de Tarragona son la Catedral, la de Tamarit y el Santuario de Loreto. Por otra parte, cuentan que los meses con más volumen de ceremonias son de abril a octubre y que el precio aproximado de estas celebraciones por la iglesia es de 150 euros.

Civil, lo más escogido

Por lo que respeta a las ceremonias civiles, estas se han mantenido estables a lo largo de los últimos años. En 2013 se efectuaron en la ciudad un total de 304 enlaces y en 2005 la cifra sólo subía a 44 más, 348 bodas. Desde esta fecha hasta la actualidad la suma se ha mantenido en los 300 enlaces civiles, sólo bajó a 287 el año 2011.

En 2013 en la provincia se contabilizaron un total de 2.680 bodas entre personas de diferente sexo –509 por la iglesia católica, 2097 civiles y 14 por otra religión– y 60 entre personas del mismo sexo, 31 entre hombres y 29 entre mujeres. Los meses más escogidos son julio y octubre en el caso de las bodas entre hombres; septiembre y marzo en las mujeres, y junio y septiembre en las bodas entre personas de diferente sexo.

En la capital, Tarragona, en 2013 se celebraron 388 bodas entre personas de diferente sexo –304 por lo civil, 82 por la religión católica y 2 por otra religión– y 8 entre personas del mismo sexo, 6 entre mujeres y 2 entre hombres.

Bodas en el Ayuntamiento

Las bodas civiles pueden efectuarse tanto por el juzgado como por el ayuntamiento. Y es que políticos y concejales, en este caso de Tarragona, acaparan cada día más una labor que antes realizaban con diferencia los sacerdotes. Es el caso del concejal Relacions Ciutadanes, Francisco Zapater, que oficializa la mayoría de bodas celebradas en el Ayuntamiento de Tarragona. Los interesados pueden oficializar su enlace en el despacho del concejal –que es gratuito, ya que no hay ceremonia – o en el Salón de Actos o el Jardí de Jaume I, donde se necesita pagar una tasa para cubrir los gastos: luz, técnico y flores. Solo hay dos días disponibles para celebrar la boda: si uno se casa en viernes es gratuito; si en cambio lo hace un sábado por la mañana, tiene que pagar –a menos que sea en el despacho– 150,15 euros y 258,53 el sábado por la tarde. Normalmente la mayoría de las bodas las oficializa el concejal Francisco Zapater, excepto cuando a este le surge un compromiso o cuando la misma pareja solicita que la oficialice otro.

Francisco Zapater cuenta que a su parecer las bodas han ido en leve aumento en la ciudad: en 2013 se oficiaron 118 bodas –87 con ceremonia y 31 sin– y en 2014 fueron 107 –58 con y 49 sin–. Explica que no hay lista de espera, que la mayoría de ellas se celebran de abril a septiembre –en agosto no tanto– y que la hora más solicitada es de 12 a 14h del sábado.

No siempre hay final feliz

El amor siempre empieza pero en algunos de los casos también acaba. Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) las separaciones y los divorcios han sufrido un notable descenso año tras año. En 2013 en la provincia se divorciaron un total 1.906 matrimonios –10 de ellos entre personas del mismo sexo–, 1.440 de los casos fueron por muto acuerdo y en 466 hubo un contencioso. La mayoría de las parejas que se divorciaron, un 55,5%, llevaban más de 10 años juntos, en la mayoría de los casos –un 45,2%– no tenían hijos en común, mientras que el 89,4% había procedido a una separación previa.

Los datos facilitados por el INE también dicen que en 902 casos hay una demanda de ambos y que en el 88,7% no procede una pensión compensatoria. Las cifras cambian cuando se trata de una pensión alimenticia, ya que sólo un 45,5% no procede y en 42,2% hay pensión alimenticia para la mujer. Por lo que respecta a la custodia, en 891 casos no procede, en 730 es para la madre y sólo en 76 casos es para el padre.

En el caso de las separaciones de la provincia, las cifras se mantienen en la misma línea. Un total de 86 en el año 2013, en las que 78 fueron de mutuo acuerdo. La mayoría también llevaban más de 10 años juntos, aunque en este caso el 38,3% –el porcentaje más elevado– tenían dos hijos o más. Al igual que en los divorcios, en las separaciones tampoco procede una pensión compensatoria, en un 48,8% hay pensión alimenticia para la madre y en un 44,1% la custodia es para la madre respecto al 5,8% del padre.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También