Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las casas Castellarnau y Canals de Tarragona tampoco abrirán este verano

El Ayuntamiento no reforzará los horarios de apertura de los monumentos a pesar del notable incremento de la actividad turística en la ciudad de Tarragona

N.Riu

Whatsapp
Un grupo de turistas haciendo fotos esta semana a la Casa Canals. Foto: Pere Ferré

Un grupo de turistas haciendo fotos esta semana a la Casa Canals. Foto: Pere Ferré

Tarragona recibió el año pasado más de dos millones de visitantes, la ocupación hotelera se incrementó un 12% y los más optimistas ya apuntan que las estadísticas de este 2017 pueden ser aún mejores. La actividad turística ha dado un salto importante en los últimos años y, si bien el patrimonio es el relato principal alrededor del cual gira la oferta de la ciudad, no son pocas las críticas que se hacen alrededor de la gestión de los monumentos.

Un año más, el Ayuntamiento ha decidido que las casas Canals y Castellarnau permanecerán cerradas este verano y tan solo podrán visitarlas, previa reserva, los grupos de más de veinte personas. La decisión se tomó el 20 de enero de 2015, cuando se alegó el alto coste que requiere mantener abiertos estos dos recintos. Y, de momento, no habrá un cambio de postura. «Estamos trabajando para abrir los monumentos lo máximo posible, pero siempre priorizando los recintos que son Patrimonio de la Humanidad», asegura la concejal de Festes i Patrimoni, Begoña Floria.

Si bien es cierto que tanto la Casa Castellarnau como la Casa Canals no forman parte del grupo de enclaves designados por la Unesco, estas casas-museo tienen una historia que abarca desde el siglo XV al XVIII. Una riqueza arquitectónica que tan solo aprecia una parte muy pequeña de los turistas que llegan a la ciudad.

Las cifras así lo ponen de manifiesto. Casa Castellarnau había superado los 29.000 visitantes en sus mejores tiempos, mientras que en el primer año de implantarse esta medida cayó a los 753 y en el último ejercicio fueron 822 las personas que pudieron acceder a su interior. En el caso de la Casa Canals, esta cifra está en la mitad, mientras que había registrado una afluencia de más de 24.000 personas hace siete años.

Sin embargo, detrás de la decisión del Ayuntamiento está la voluntad de mantener los horarios del año pasado en el resto de recintos. Begoña Floria confirma que de cara a este verano –el inicio de la temporada lo marca la Semana Santa hasta finales de septiembre– «mantenemos los recursos». Esto supone que el conjunto arquitectónico formado por el Circ Romà, Amfiteatre, Fòrum de la Colònia, Pretori y Muralles abrirán de martes a sábado de forma ininterrumpida desde las 9 de la mañana a las 21 horas, mientras que los domingos y lunes el horario es de 9 a 15 horas.

La apertura de los lunes por la mañana fue una decisión que se adoptó el año pasado, cuando la temporada ya había empezado. Floria considera que esta ampliación pone a Tarragona a la altura de lo que pasa en las principales ciudades europeas. «Los lunes cierran los museos de toda Europa. No lo hacemos peor. El personal necesita un día de descanso, que se aprovecha para condicionar los espacios», argumenta la edil socialista.

Xavier Mejuto es el responsable de la agencia turística Itinere. Apunta que la imagen que se llevan los visitantes «tiene mucho margen de mejora». «Debería apostarse más por el Casc Antic. No puede ser que nada más llegar se encuentren con el convento de la Plaça Pallol, con esa fachada que lleva décadas así».

En cuanto al acceso a los monumentos, pone de manifiesto el poco margen del que disponen las agencias de turismo. «Hace unos días perdimos dos grupos de una empresa que querían visitar el Circ. Llegaban tarde y pedimos si podían abrir una hora más, evidentemente pagando, y no fue posible. Al final se fueron a una cata de aceite».

Mejuto considera que hay aspectos mejorables, como los plafones informativos. De hecho, los del Circ se colocaron recientemente. Sin embargo, las inclemencias del tiempo y el vandalismo hacen que algunos de estos tendrían que renovarse.

¿La difusión que hace Tarragona de su patrimonio es acertada? Los monumentos no disponen de aparatos de audioguía, pero sí que puede accederse a este servicio a través de un código QR. Por otro lado, en la entrada delAmfiteatre se informa a los visitantes de que pueden descargarse la aplicación Imageen, que a través de una tablet o smartphone permite conocer cómo era Tarraco en el siglo II. Más allá de este guiño a la tecnología, la experiencia no ha evolucionado. «Hace tres o cuatro años se cambiaron los folletos en formato prospecto, pero por lo demás es todo lo mismo, sigue siendo lo de toda la vida», describe Paco Trovar, de la empresa de servicios culturales Argos. Pese a ello, señala que «la tecnología proporciona modernidad, pero tampoco significa que se esté dando más información que en el folleto de papel. Un código QR o las imágenes en 3D tampoco son garantía de nada. La dinámica no está tanto en explicar las ruinas sino en hacerlo mejor». Y, en este sentido, considera que es clave que «nos creamos un poquito más el tema de Tarraco Viva. Todos los años pasa lo mismo, que si reducen el presupuesto o se mantiene. Esto no pasa en ningún otro festival de Europa, como mínimo no debería haber dudas en este sentido», describe Trovar. Y uno de los retos pasa porque el proyecto de un centro de interpretación de la Tarraco Viva, que lanzó el Ayuntamiento, acabe concretándose.

Estos aspectos son los que se están hablando para ultimar una propuesta por un cambio de gestión que está preparando el Ayuntamiento. La concejal de Patrimoni explica que «se está trabajando en el pliegue de condiciones» de un nuevo modelo que abogará por la colaboración público-privada. «Es complicado porque es un sistema que no existe en ninguna parte, y jurídicamente no es fácil, por lo que debemos hacerlo con toda la prudencia».

Dadas estas dificultades, Floria no quiere fijarse una fecha. Avanza que en septiembre podría conocerse la propuesta para abrir el concurso que conducirá a una nueva gestión de un paquete en el que además de los monumentos Patrimonio de la Humanidad quiere incluirse las casas Canals y Castellarnau.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También