Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las denuncias ante El Defensor del Paciente se doblan desde 2010

La entidad recibió 281 denuncias en la provincia, la mayoría por problemas como las listas de espera. Por contra, las quejas que registra el Departament de Salut van a la baja
Whatsapp
Las denuncias ante El Defensor del Paciente se doblan desde 2010

Las denuncias ante El Defensor del Paciente se doblan desde 2010

La asociación El Defensor del Paciente recibió el año pasado 281 denuncias en la demarcación de Tarragona por presuntas negligencias médico-sanitarias. La cifra supone un 18% más de quejas que el año anterior y un 109% más (más del doble) que en 2010.

La asociación de pacientes, que trabaja a nivel estatal, revela, además, que de los 835 fallecidos por presuntas negligencias médicas el año pasado en España, 19 de los casos se produjeron en la provincia de Tarragona.

La entidad también lleva un registro de los centros sanitarios, tanto públicos como privados, con más denuncias. En Tarragona los que han recibido más quejas son, por orden, el Hospital Universitari Joan XXIIIde Tarragona, el Hospital de Sant Pau y Santa Tecla y el Hospital Universitari Sant Joan de Reus.

Respecto a las quejas más frecuentes en la demarcación, el ranking lo encabezan las listas de espera, una preocupación que se repite tanto en Catalunya como en todo el Estado. Los siguientes servicios con más reclamos son, por orden, los servicios de urgencias, la cirugía general, ginecología y obstetricia y traumatología.

 

Sombría calidad asistencial

La defensora del paciente, Carmen Flores, considera que la explicación a la nueva subida del número de negligencias médicas, en Tarragona, Catalunya y el resto de comunidades, «la encontramos en la línea de recortes establecida por las distintas administraciones sanitarias que han vuelto a cubrir el expediente a tijeretazo limpio, sin ser conscientes de la sombría calidad asistencial a la que tienen sometido al usuario: listas de espera kilométricas, servicios de urgencias saturados, profesionales sobrecargados de trabajo y con salarios restringidos, cierre de plantas hospitalarias, tremenda presión asistencial, eliminación de tratamientos vitales por ser caros, etc... Algunos de los ejemplos anteriormente apuntados no son los idóneos para desempeñar el acto médico. La pérdida de oportunidad terapéutica está a la orden del día. De este modo se puede entender por qué se producen las negligencias médicas.»

Respecto a la representatividad que se puede atribuir a las cifras, la asociación señala en su informe que «hay sectores que piensan que las cifras que manejamos son desmedidas. Nada más lejos de la realidad. Si las consejerías de salud y el Ministerio de Sanidad dejaran de esconder sus fallos y facilitaran datos reales a la opinión pública, se vería que nos quedamos cortos».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También