Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las empresas de Tarragona no encuentran trabajadores cualificados

Piden que la oferta educativa de FP se corresponda con la demanda del mercado laboral  

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de arhivo de alumnos de mecatrónica del Pere Martell. FOTO: F.A./DT

Imagen de arhivo de alumnos de mecatrónica del Pere Martell. FOTO: F.A./DT

Las empresas tienen cada vez más dificultades para encontrar mano de obra especialmente cualificada y se disputan los perfiles profesionales más técnicos para incorporarlos a sus plantillas. Un estudio presentado el pasado verano por la consultora de recursos humanos Adecco demostraba que, aunque en Catalunya hay más de 350.000 personas desempleadas, más de la mitad de los directores de recursos humanos de las empresas reconoce tener problemas para cubrir determinadas vacantes.

Entre estos perfiles más difíciles de encontrar en el mercado están los cualificados, asociados al desarrollo de la industria, como electromecánicos, operarios para el ámbito automovilístico o personal para el sector metalúrgico.

Cuesta encontrar este tipo de trabajadores y las empresas de nuestro territorio no están al margen de esta problemática. Por ejemplo, en Fluor Engineering –firma de servicios de ingeniería que desarrolla proyectos para empresas de la zona– explican que «nosotros necesitamos, por ejemplo, un perfil muy especializado como es el de diseñador de tuberías, una profesión a la que no se llega a través de unos estudios concretos, sino a base de trabajar en proyectos de ingeniería».

La FP Dual, el gran aliado del mundo empresarial

La Formación Profesional Dual es una modalidad académica donde los itinerarios se desarrollan en estrecha relación con el mundo de la empresa, para ajustarlos al máximo a sus demandas y a las realidades cambiantes en el mercado laboral.

Estas mismas fuentes comentan que «necesitamos trabajadores con habilidades técnicas, con un manejo del programa y que tengan conocimientos de la empresa y experiencia. No los encontramos y al final tenemos que buscarlos en otras empresas».

En Essity Iberia, dedicada a la fabricación de productos de higiene y salud, admiten que tienen que competir con otras empresas para hacerse con estos perfiles más técnicos, aunque aclaran que «esto no es una novedad. A pesar de que son estos perfiles donde tenemos el reto, somos conscientes de que, como en la economía, los procesos de producción son cíclicos y lo que se requiere es adaptación. Esto es válido para nosotros, pero también para los competidores», explica Alda Ollé, responsable de atracción de talento de Essity Iberia. ¿Y qué perfiles son los que más demandan desde esta firma y tienen que disputarse con otras empresas? Ollé concreta que «normalmente son técnicos de diferentes disciplinas, como eléctricos, electrónicos y mecánicos». Respecto a la formación de base que traen estos jóvenes, en Essity explican que «es buena, pero el problema es que no hay suficiente demanda en este tipo de formación».

Precisamente este es uno de los motivos donde podría recaer esta falta de profesionales técnicos: la falta de estudiantes de Formación Profesional. Al menos así lo ven los directores de tres institutos de la ciudad de Tarragona consultados por el Diari. Ángel Miguel, director del Institut Pere Martell, es muy claro: «No tenemos suficientes alumnos de FP y por eso las empresas se disputan a los trabajadores cualificados», comenta Miguel, quien recuerda que «paralelamente, tenemos unos índices de inserción muy elevados. En nuestro caso, el 90% de los alumnos que acaban algún Grado Superior trabaja, estudia o trabaja y estudia. Mientras que el índice de inserción en el Grado Medio es del 85%».

Eso significa que encontrar trabajo después de acabar los estudios de FP no es difícil. A pesar de ello, esta formación todavía necesita nutrirse de más alumnos. Afortunadamente, en los últimos años la percepción de los alumnos y las familias sobre la FP cada vez es mejor». El director del Pere Martell, especializado sobre todo en estudios de ramas industriales, también pone sobre la mesa otro tema que podría ayudar a suplir la falta de mano de obra cualificada. «Faltan mujeres en las enseñanzas industriales. Desde el Departament d’Educació están planteando alguna iniciativa para atraer a mujeres a estos estudios, como una bonificación en el precio».

Cincuenta por ciento

El director del Institut Comte de Rius, Narcís Almena, donde ofertan Ciclos Superiores de química industrial, diseño y fabricación mecánica y robótica industrial, asegura que «tenemos unos índices de inserción muy elevados. Del 90% en química industrial y del 80% en fabricación mecánica. Pero nos siguen faltando estudiantes de FP. Todos los que salen, más o menos, encuentran trabajo, pero salen números limitados porque no hay muchos alumnos».

Almena coincide con su colega del Pere Martell en el cambio de tendencia. «Antes, un 60% de los alumnos hacían bachillerato cuando acababan la ESO y un 40%, FP. Ahora estaríamos al 50% de cada uno, por lo que vemos que la tendencia está cambiando».

En el Institut Vidal i Barraquer de Tarragona, dedicado a estudios relacionados con los servicios y las personas, también cuentan con índices de inserción laboral muy elevados. Es el caso de «especialidades como informática o ciberseguridad, donde tenemos incluso problemas para encontrar profesores», explica el director del centro, Narcís Castaneda, quien también reconoce que «faltan alumnos», aunque admite que la solución a este problema «no es tan fácil». Castaneda comenta que «los centros están por encima de su capacidad. Nosotros, por ejemplo, tenemos picos máximos de 1.400 alumnos, cuando nuestra capacidad real es para 1.200. Pero el problema es que sería necesario crear nuevos espacios y eso tiene un coste».

Temas

Comentarios

Lea También