Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las entidades vecinales aún no han cobrado la subvención

Algunas asociaciones se ven obligadas a pagar de sus bolsillos las fiestas 

Carla Pomerol

Whatsapp
Los vecinos del Parc Riuclar i Mongons en un vermut de fiestas, hace dos años.  FOTO: Pere Ferré

Los vecinos del Parc Riuclar i Mongons en un vermut de fiestas, hace dos años. FOTO: Pere Ferré

Las asociaciones de vecinos de Tarragona no han cobrado todavía la subvención que les permitiría celebrar sus fiestas y mantener los locales sociales.

La situación ha causado un revuelo entre las entidades, quienes no saben cómo hacer frente a los gastos del mes de junio. Sin ir más lejos, el barrio de La Granja celebró hace dos semanas sus fiestas. Fueron los propios socios de la entidad vecinal los que tuvieron que costear los actos. 

La partida económica para las ayudas a las asociaciones y federaciones de vecinos es de 160.000 euros, repartidos entre todas, para mantener el local social y llevar a cabo actividades lúdicas, deportivas, culturales y festivas, entre otras. El plazo para presentar la solicitud de subvenciones finalizó el pasado 15 de marzo. Por norma general, a finales de mayo o principios de junio, las entidades ya cobraban la ayuda.

El año pasado, el Ayuntamiento se retrasó y pagó el 23 de junio, perjudicando así a asociaciones de vecinos, como la de La Granja que, al igual que este año, los socios de la entidad tuvieron que hacer frente a los gastos. Pero este año, la situación es más grave. Según fuentes municipales, el consistorio no ingresará el dinero a las asociaciones hasta dentro de dos o tres semanas. 

Desde la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT) denuncian la situación, aunque reconocen que «no vemos mala fe por parte del Ayuntamiento», asegura Cristina Berrio, presidenta de la FAVT, quien añade que «las entidades vecinales no podemos esperar, pero no solamente por las fiestas, también por el mantenimiento del local social. Las entidades hacemos una previsión, y no contábamos con que no tendríamos la subvención en el mes de junio».

A modo de ejemplo, la presidenta y la tesorera de la asociación de vecinos del barrio del Pilar se ven obligadas a pagar los recibos de la luz, del agua y de la comunidad que genera el local social. «Si no pagamos estos gastos, no podemos luego hacer unas fiestas de barrio», explica Cristina Berrio, presidenta de la FAVT. 

Falta de liquidez

Este fin de semana será el turno de las fiestas del barrio de Buenos Aires, en Bonavista. El presidente de la entidad vecinal que organiza las fiestas, Alfonso López, asegura que «nos tocará asumir a nosotros los costes. Ya hemos contratado al personal y las actividades». López ha calculado que deberán hacer frente a un gasto de dos mil euros, aproximadamente.

Más suerte tuvo la asociación de vecinos de La Granja, que tenía un pequeño remanente, aunque también los socios tuvieron que poner dinero de sus bolsillos. «El año pasado ya avisamos de la problemática y nos dijeron que lo solucionarían. Este año, aún cobraremos más tarde. Pedimos más organización por parte del Ayuntamiento», aseguraba Xavier Arnillas, miembro de la entidad.

En esta misma línea, la asociación de vecinos del Parc Riuclar deberá también pagar las cocas de Sant Joan, que se han comprado para este sábado. «Lo peor de todo es que no sabemos cuánto dinero nos van a dar. Contratamos espectáculos con el miedo de que no nos llegue con la subvención», explica la presidenta de la asociación de vecinos del Parc Riuclar, Mari Mar Puerta, quien añade que «tenemos que pagar el equipo de sonido para un concierto y no tenemos liquidez. No sabemos cómo lo haremos». Las ayudas oscilan entre dos mil y cuatro mil euros por entidad.

Temas

Comentarios

Lea También