Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las entrañas del Carilló

Cuenta atrás para que el miércoles de la semana que viene pueda hacerse el estreno de este nuevo elemento del Mercat Central de Tarragona, que quiere convertirse en un nuevo reclamo turístico

Núria Riu

Whatsapp
Antes del estreno, los seis elementos del Seguici Popular permanecen tapados con una tela negra, para poder hacer las pruebas. FOTO: Alba Mariné

Antes del estreno, los seis elementos del Seguici Popular permanecen tapados con una tela negra, para poder hacer las pruebas. FOTO: Alba Mariné

La cuenta atrás está en marcha. Falta una semana para el estreno del Carilló y en el Mercat Central ya está todo a punto para su puesta de largo. Tan solo queda un último ensayo, que será el definitivo. En éste se probará la música y que el desfile de las figuras se ajuste al ritmo del pasodoble Amparito Roca. Si todo sale bien, no volverán a salir hasta el miércoles día 21 a las 12 horas del mediodía.

Desde el pie de la fachada principal del Mercat Central, su presencia es imperceptible. Tan sólo debajo del reloj hay los indicios de las puertas que se abrirán para la salida de la plataforma con los seis elementos del Seguici Popular. Estos ya están en su sitio. Tapados con una tela negra, para no estropear el efecto sorpresa, a sus pies tienen la recién remodelada Plaça Corsini. 

Las figuras descansan sobre una atalaya a la que se accede a través de una puerta de servicio, en el interior del mercado. Hay que subir hasta tres escaleras, cada vez más estrechas, en las que se pasa por entre el sistema de ventilación del supermercado Mercadona. Es una de las salas de máquinas del edificio, en la que hace años incluso había oficinas. Éste ha sido en las últimas semanas el espacio en el que ha pasado más horas Dani Milà, el jefe de Manteniment del Mercat Central. 

Foto: Alba Mariné

La instalación del Carilló ha supuesto un proceso complejo a nivel técnico por el reducido espacio. Ha sido el principal hándicap con el que han tenido que lidiar los técnicos en todo momento. La instalación comenzó a mediados de verano, cuando las figuras aún estaban en el taller del joyero Joan Serramià. «Se cambió el revestimiento de la fachada y las puertas, para empezar a montar la plataforma para las figuras», explica Milà. Se hizo de acuerdo con las medidas que se habían encargado al artista y tras decidirse que se modificaría el orden del Seguici. No fue una decisión en balde. Incluso tuvo que aprobarla la Comissió del Seguici. Así, el Nano Capità será el primero en asomarse. Su tamaño le permitirá pasar por debajo de la esfera del reloj. Posteriormente desfilarán el Àliga, el Gegant Moro, la Geganta Vella, la Negrita y cerrará la comitiva el Lleó. 

«Tarragona tendrá un nuevo icono como la silueta del Balcó del Mediterrani o la Catedral»
Elvira Ferrando
Concejal de Comerç

La plataforma tuvo que viajar a Madrid. Allí se hizo la instalación del engranaje para que se muevan cada una de las piezas. «Todas las figuras giran en su propio eje, menos el Àliga que sube y baja», explica Milà.

Un elemento vivo
El pasado miércoles empezó el montaje de la plataforma y pudieron probarse los altavoces, el amplificador y la instalación domótica que da las órdenes de los movimientos. Con esta primera prueba pudieron acabar de ajustarse los timings. Así, el proceso de apertura de las puertas dura 47 segundos, en el que ya empezará a escucharse la Amparito. Tras salir la plataforma, las figuras harán una primer pase en el que permanecerán estáticos y en las dos siguientes ya se moverán. «Cada uno según su estilo y con su velocidad determinada», argumenta el técnico municipal. El cierre de las puertas son otros 47 segundos, en los que la música se apagará. En total, un espectáculo de 3 minutos y 41 segundos que se repetirá dos veces al día (12 del mediodía y 18 horas de la tarde) y que quiere convertirse en un nuevo reclamo turístico. El objetivo es que estos se queden con la sensación de haber visto una pequeña representación fidedigna del Seguici Popular de Tarragona. 

La concejal de Comerç, Elvira Ferrando, ya anticipa algunas de las posibilidades. «Ahora será la auténtica Amparito con unos horarios fijos, pero con el tiempo podrá adaptarse al calendario y a las fiestas del año», argumenta. Fin de Año será una cita obligatoria aunque piensa también en fiestas como el Sant Jordi. «Es un elemento que debe tener un relato propio y que cada temporada sea diferente, con acciones concretas», defiende la edil, quien ya avanza que el Carilló «tendrá vida propia».

«Lo más complicado han sido las puertas y diseñar junto al joyero cómo debía ser la plataforma»
Dani Milà
Responsable de Manteniment

La responsable municipal recibió el encargo expreso del alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, nada más llegar a la Plaça de la Font. La primera conversación al respecto fue en noviembre de 2015. «Se ha gestado poco a poco y silenciosamente», defiende Ferrando. La edil ha seguido todo el procedimiento paso a paso. «No la pudimos convencer de que no podía ser», afirma Milà. En la última semana la concejal ha subido las escaleras del mercado decenas de veces, para seguir de cerca los trabajos de instalación. «Lo vive intensamente», sigue explicando Milà. Y es que Ferrando está convencida de que será un éxito. «Tarragona tendrá un nuevo icono como la silueta del Balcó y la idea es que los cruceristas, a las 12 del mediodía estén en la Plaça Corsini como punto de encuentro», defiende.

La inversión total asciende a 89.213 euros (IVA incluido), de los cuales 10.200 corresponden a la actuación en el edificio del Mercat, para adaptar las puertas. En cuanto al mantenimiento, se prevé que tan solo será necesario comprobar los engranajes, además de la limpieza de las figuras y la pintura esporádica, ya que éstas están a cubierta pero en una zona expuesta a las inclemencias meteorológicas. 
 

Temas

Comentarios

Lea También