Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las escuelas públicas y concertadas de Tarragona se reparten por igual el alumnado de P3

De las 1.189 solicitudes para el próximo curso en la ciudad, 623 son para centros públicos y 566 para colegios con concierto económico

Jordi Cabré

Whatsapp
Alumnos de La Salle Tarragona, una de las 13 escuelas concertadas que tiene la ciudad. Foto: La Salle Tarragona

Alumnos de La Salle Tarragona, una de las 13 escuelas concertadas que tiene la ciudad. Foto: La Salle Tarragona

Las escuelas concertadas de Tarragona –13 de las 33 existentes en la ciudad– están recuperando lentamente la paridad de la demanda de P3. Con la asignación definitiva de plazas de P3 –ver Diari de ayer–, el 52,4% del nuevo alumnado (623 solicitudes) irá a las aulas de los centros públicos y el 47,6% restante, ocupará su plaza en los colegios concertados (566 peticiones).

La proporción de alumnado entre oferta pública y concertada es casi paritario y este mismo equilibrio se ha mantenido casi en las mismas cifras en el presente curso a punto de concluir. De hecho, si analizamos minuciosamente los porcentajes entre el curso que finaliza dentro de escasas semanas y el que empezará en septiembre, el equilibrio entre las dos opciones educativas es aún más equitativo: el 47,6% de alumnos que cursarán en colegios concertados a partir del 12 de septiembre es casi un punto más (46,8) que el presente curso. Por contra, la pública ha bajado del 53,2 al 52,4%, unas cifras casi imperceptibles.

Variar la ratio

Hace meses, el Departament d’Ensenyament, los centros educativos públicos y el Ayuntamiento acordaron reducir la ratio ante el descenso importante de empadronados. De esta forma, se podrían garantizar las líneas de P3 abiertas y de paso trabajar con un número de alumnos más reducido en el aula.

Por su parte, la escuela concertada consideró que su número de plazas –25 por línea– era una proporción ajustada y no quería perder alumnado potencial ante el descenso de natalidad que sufre la ciudad. Además, esta oferta permite atraer alumnos de fuera de la ciudad que esperan con interés si hay vacantes.

Con este planteamiento, se inició la preinscripción. Con la asignación de plazas de los 1.189 nuevos alumnos, se ha visto cómo el interés por la opción concertada se ha equilibrado con la oferta pública.

Diferencias

¿Por qué la oferta concertada tiene aceptación y prestigio en la ciudad? Algunas de las razones de ello se debe a la recuperación económica –aunque lenta– de las familias; la mayor capacidad de los centros concertados de la ciudad para disponer de más medios para la enseñanza (ordenadores, tabletas...) y finalmente la potenciación de idiomas o la tecnología (robótica, por ejemplo) que tienen cabida en la sexta hora de las concertadas. Esto sin desmerecer la pública, donde algunos centros educativos son referencia en la ciudad.

Con los datos oficiales del próximo curso, los 13 colegios concertados de Tarragona tendrán el 84% de las plazas operativas que ofertaban en la preinscripción del mes marzo. Si al final el Col·legi El Carme cierra una de sus dos líneas (tiene 20 alumnos preinscritos por 50 pupitres ofertados), el porcentaje de alumnos que empiecen el curso en estos centros aumentará hasta el 87,2% de plazas.

En el caso de la pública, el porcentaje es similar: con las plazas ofertadas hay un 85,6% de pupitres asignados. Con la supresión de grupos, el porcentaje sube hasta el 88,4%.

La situación para los próximos años apunta que esta paridad entre las dos ofertas continuará. De hecho, el censo municipal señala un repunte de alumnado en general, lo que permitiría mantener la actual oferta en la ciudad.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También