Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las gradas restauradas del Circ Romà se abrirán a los ciudadanos

Las obras durarán seis meses y tienen un coste de 242.000 euros. El proyecto afectará a una superficie de 450 metros cuadrados

Esther Garrido

Whatsapp
Fotomontaje que muestra cómo quedarán las gradas después de la intervención que se está haciendo.  Foto: dt

Fotomontaje que muestra cómo quedarán las gradas después de la intervención que se está haciendo. Foto: dt

El Ayuntamiento ha iniciado el proyecto de recuperación e integración urbanística del Circ Romà, situado en la Plaça dels Sedassos. Hasta ahora, los trabajos se habían centrado en la restauración y mantenimiento de la Capçalera del Circ, y ahora se extenderán hasta las gradas.

Los trabajos tendrán una duración de seis meses y contarán con un presupuesto de 242.000 euros, financiado en tres cuartas partes por el 1,5 por ciento Cultural del Ministerio de Fomento. La superficie total donde se realizará el proyecto es de 450 metros cuadrados y las nuevas gradas contarán con una superficie de 191 m2.


Para Begoña Floría, concejal de Patrimoni del Ayuntamiento, el plan «pondrá en valor los restos» y la principal intención es «recuperar el Circ como parte de la ciudad». Se trata de un espacio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Por ello la intención es que «el monumento conviva con la ciudadanía».

El Circ fue construido a finales del siglo I dC, por mandato del emperador Domiciano y se mantuvo en uso para carreras de caballos, juegos de circo y teatrales hasta el siglo V. Dada su larga historia, será «una restitución», según asegura el arquitecto del proyecto, Nacho Álvarez. Para ello, se integrarán los restos en un «conjunto museístico y en la trama urbana». Y es que la primera parte del proyecto consiste en restaurar las gradas, pero la segunda parte consistirá en su museización. Se aprovecharán los propios muros para el proceso y se colocará una chapa y pavimento para las gradas.

Durante los trabajos se instalará una estructura de acero forrada con listones de madera, con la intención de convertir las gradas en una pieza única. Además, se incorporará una plataforma mecánica para usuarios con movilidad reducida, que conectará la plaza con los dos niveles internos de gradas y la calle Ferrers.

Para la concejal y el arquitecto, lo más importante de este plan es que pueda ser parte «del día a día de la ciudad», a pesar de que sólo estará abierto al público en actividades programadas para evitar su degradación.

De igual modo, Floría no espera conflicto vecinal ni vandalismo. Según asegura, será «una actividad ciudadana planificada y trabajada». Los locales que ya están situados en la Plaça del Sedassos se resituarán para poder hacer espacio para la obra final, pero igualmente quedarán situados dentro de la propia plaza. Los vecinos ya han sido avisados de todo el proyecto, «para que sean parte de él», afirma Floría.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También