Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las graderías del Circ Romà estarán listas en diciembre

El plazo de ejecución se ha alargado unos cuatro meses, a raíz de las modificaciones que ha sufrido el proyecto inicial

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen actual del estado de las obras de las graderías del Circ Romà, en la Plaça dels Sedassos. Foto: pere ferré

Imagen actual del estado de las obras de las graderías del Circ Romà, en la Plaça dels Sedassos. Foto: pere ferré

La intervención urbanística que se está llevando a cabo en las graderías del Circ Romà, –en la Plaça dels Sedassos–, se alargará unos cuatro meses más. En un principio, las obras terminaban en agosto, pero finalmente, está previsto que el monumento esté listo en diciembre, antes de acabar el año, según ha confirmado la concejal de Patrimoni, Begoña Floria. El motivo es la modificación del proyecto inicial. Según fuentes municipales, se han reformulado algunas de las actuaciones previstas para mejorar la interpretación del monumento y garantizar su seguridad. 

Es por esto que, la semana pasada, la obra sufrió una parada, mientras que el Ayuntamiento notificó los cambios a la Generalitat, –como ente gestor del patrimonio–, y al Ministerio de Fomento, quien financia el 75% de los 242.000 euros del coste total a través de 1,5% Cultural. Ayer, las obras volvieron a su normalidad. 

Con el inicio de las obras, y los trabajadores insitu, los expertos han modificado la idea inicial.Entre la casa número 26 de la Plaça dels Sedassos y los restos del Circ Romà, se levantaba un falso contrafuerte que, al empezar los trabajos, se comprobó que no tenía relación estructural con la casa vecina. Fue entonces cuando se decidió derribarlo. Según explican fuentes municipales, con la desaparición de esta pieza se libera una parte del podio, donde antiguamente se encontraba una antigua escalera del Circ. Con el proyecto modificado, queda libre la puerta que servirá de acceso general al recinto, «de manera que se gana a nivel de comprensión e interpretación del monumento», aseguran desde el Consistorio tarraconense.

Por otro lado, otras de las modificaciones que se han llevado a cabo, tienen que ver con la presencia de instalaciones en el subsuelo de la calle Ferrers. Hay más de las que en un principio tenían controladas los arqueólogos. En este espacio, entre los restos romanos y la calle Ferrers, está previsto que se coloque una barandilla metálica. Pero después del nuevo descubrimiento, es necesario ampliar la cimentación prevista para garantizar la seguridad de los peatones. En un principio, la recuperación del perfil original de las graderías del Circ, tenían que estar listas en agosto. Finalmente, se prolongarán hasta el mes de setiembre, lo que preocupa a los propietarios de bares y restaurantes de la Plaça dels Sedassos. 

Por su parte, la concejal de Patrimoni del Ayuntamiento de Tarragona, Begoña Floria, asegura que «se trata de un reto complejo, ya que la ubicación se encuentra en una plaza llena de vida, con vecinos». Floria añade que, una vez finalizada esta fase, solamente quedará la segunda etapa, aún no presupuestada, que tratará de museizar de la bóveda interna. «Estamos ya trabajando en ello, en la fase de concepto», concluye la concejal.

¿Plaza o escenario?

Por su parte, los vecinos se muestran muy comprensivos con el retraso de la finalización de las obras. Pero lo que no les acaba de convencer es la utilización de este monumento renovado. «La cosa acabará mal. La gradería del Circ Romà se transformará en las butacas de cualquier teatro y la Plaça dels Sedassos en el escenario. Nosotros viviremos al lado». Estas son las palabras de Andreu Ximenis, un vecino de la plaza, que augura el futuro del reconstruido Circ. «Esto nos preocupa, porqué ya vemos las intenciones del Ayuntamiento», añade Ximenis. 

La obra cuenta con un presupuesto de 242.000 euros, que no se ha visto incrementado por las modificaciones. El proyecto corresponde al arquitecto Nacho Álvarez, de NAM Arquitectura y a la empresa constructora Grupo Tecno Conrad S.L. La superficie total donde se realizará el proyecto es de 450 metros cuadrados, de los cuales 191 son las graderías.

Temas

Comentarios

Lea También