Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las grandes superficies de TGN piden poder abrir los domingos

Defienden que la flexibilidad en los horarios es la única forma de competir con el comercio ‘on-line’ y que la situación actual hace que la ciudad sea menos atractiva como destino turístico

Núria Riu

Whatsapp
Parc Central es una de las superficies que quiere abrir los domingos.  FOTO:  Pere Ferré

Parc Central es una de las superficies que quiere abrir los domingos. FOTO: Pere Ferré

Las grandes superficies comerciales piden libertad horaria para abrir todos los domingos. En esta reivindicación van de la mano del centro comercial Parc Central, que ya ha trasladado su petición a la administración local, que es quien debe iniciar los trámites para declarar Tarragona municipio turístico. 

«Se trata de facilitar al cliente un día más de compras», argumenta el gerente de Parc Central, Miguel Ángel González. Con la normativa actual hay libertad horaria para todos los establecimientos de menos de 300 metros cuadrados, que pueden abrir todos los domingos sin dificultad alguna.

En cambio, los centros comerciales y grandes superficies tienen ocho domingos y festivos marcados en el calendario, que están vinculados a la Navidad y a las campañas de rebajas. 

González defiende que «somos una ciudad que vive del turismo» y que esto implica que «debemos dar alternativas de ocio y de compras a los visitantes».

Ya lo han hecho municipios de las cercanías como Salou y Cambrils, lo que, según los negocios que impulsan esta demanda, hace que «Tarragona esté en una situación de desventaja respecto a estas ciudades del litoral que permiten la apertura los 365 días del año».

Aseguran que la situación actual es contraria a la «ciudad viva» y «en ebullición» que quieren encontrarse los turistas cuando están de vacaciones.

De hecho, si no hay un cambio normativo, la imagen de los comercios cerrados será el escenario con la que se encontrarán el año que viene los cruceristas. La compañía

Costa Cruceros ya ha anunciado que la próxima temporada su buque regular atracará en el Port de Tarragona los domingos. En total serán dieciocho barcos que llegarán en domingo entre el 26 de mayo y el 22 de septiembre, lo que significa unas 62.000 personas. 

Los pequeños establecimientos podrán abrir. En cambio, no podrá hacerlo Parc Central, ya que quedó fuera del ámbito de la Zona d’Acolliment de Creueristes (ZAC).

tiendas del centro de la ciudad ya han dicho que «será muy difícil» que el año que viene abran todos los domingos. En cambio, en representación de los 120 negocios, el gerente del centro comercial junto al Francolí defiende que «es muy importante dar una alternativa de ocio a toda esta gente».

Competidores directos

También El Corte Inglés ha expresado su voluntad de abrir los domingos. En este caso, la cadena que preside Jesús Nuño de la Rosa forma parte de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED), que representa los intereses de ésta y otras veinte grandes superficies comerciales. Leroy Merlin, Media Markt, Carrefour, Ikea y Fnac son otras de las marcas que están adheridas a este organismo.

ANGED defiende que, desde una perspectiva del turismo a nivel global, la liberalización de los horarios es «clave». «En Europa hay doce países con libertad horaria entre los que se encuentran competidores turísticos directos como Italia y Portugal. Se trata de dar una respuesta a una tendencia cada vez más global», argumentan fuentes de esta asociación. 

Las grandes superficies consideran que deben poder competir «en igualdad de condiciones» como hacen el resto de actividades del sector servicios. «No estamos hablando de nada extraordinario que no estén haciendo los restaurantes, hoteles y el transporte, por ejemplo», defiende este colectivo.

Más allá de incrementar sus posibilidades de negocio con el turismo, el centro comercial Parc Central y las grandes superficies defienden que con la transformación de los hábitos de compra, que se ha producido con la era digital, los establecimientos físicos deben poder dar más «facilidades».

«El debate no está en si pequeño o grande comercio, está en cómo podemos competir todos con el comercio on-line y si lo que perseguimos es dar una mejor experiencia, debemos estar cuando se nos demanda», defiende el gerente de Parc Central.

Asegura que se trata de una visión de «comercio moderno» que es la que debe permitirles ser competitivos en un entorno en el que cualquier persona puede comprar desde el sofá de casa las 24 horas del día, siete días a la semana. «Si el comercio físico tiene una ventaja es la experiencia de compra para el consumidor. No tiene sentido que en pleno siglo XXI se esté limitando esto porque esta persona podrá comprar igualmente», argumenta ANGED.

Los más críticos con la liberalización horaria son los sindicatos, que defienden que es una medida que no genera empleo sino que hace que los mismos trabajadores mantengan unas condiciones más precarias.

ANGED encargó un estudio para ver qué pasó en Madrid tras cinco años de experiencia. Apunta que se crearon alrededor de 15.000 empleos «Son 52 domingos y festivos que normalmente se cubren con personal específico», defiende el gerente de Parc Central.

El centro ha visto un importante crecimiento de su actividad en los últimos años y calcula que antes de fin de año podrá poner el cartel de todo lleno.

Temas

Comentarios

Lea También