Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las marcas de coches ahora compiten también en el terreno de los patinetes

No se quieren perder el negocio y ya es posible comprar un patinete eléctrico en un concesionario
 

A.S.

Whatsapp
El patinete de BMW, uno de los más lujosos.  FOTO: DT

El patinete de BMW, uno de los más lujosos. FOTO: DT

El éxito de la nueva movilidad urbana ha llegado a las firmas convencionales de automóviles, que, ante las cada vez mayores restricciones que encuentran los coches para circular por las ciudades, se han sumado sin pudor a la nueva moda e incluso han creado sus propios modelos.
Así, Seat se ha asociado con Segway para desarrollar el eXS KickScooter, que dispone de amortiguadores delanteros y traseros, luces de tipo LED, iluminación ambiental personalizable, pantalla LCD e incluso sistema antirrobo. Alcanza los 25 km/h y su sistema de baterías le permite tener una autonomía de 45 km, que puede ampliarse gracias a la adición de una batería opcional. Su precio ronda los  600 euros.

Por su parte, Peugeot se ha asociado con Micro Mobility para producir el e-Kick, un modelo que no es totalmente autónomo, pues necesita del impulso humano para poder funcionar. Es decir, su motor eléctrico, alojado en el tren trasero, funciona amplificando la fuerza de nuestra patada. Aun así, es capaz de alcanzar los 25 km/h. Durante las frenadas, el sistema eléctrico se encarga de la recuperación de energía para cargar las baterías. Está disponible por un precio de 1.100 euros.
Otra marca de coches que se ha rendido al patinete eléctrico es BMW, con su X2City, que destaca por tener un aspecto más robusto y de mayor tamaño que sus competidores. Dispone de llantas de radios de gran tamaño, con neumáticos anchos para garantizar un buen agarre y con un sistema de frenos de disco. Su motor se ubica en el tren trasero y está alimentado por unas baterías con una capacidad de 408 kW, las cuales van alojadas en el piso del vehículo. Ofrece hasta cinco niveles de velocidad diferente: 8, 12, 16, 20 y 25 km/h. Entre el equipamiento, destacan los guardabarros, la toma USB para cagar el smartphone o la regulación telescópica del manillar para que personas de diferentes estaturas puedan circular con él. Eso sí, su precio asciende a 2.500 euros.

Volkswagen presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra como gran novedad su Cityskater, cuyo diseño se distancia de sus rivales porque cuenta con un estribo para cada pierna. Algo así como un cruce entre un patinete y un monopatín. Impulsado por un motor eléctrico de 450 vatios, alcanza una velocidad de 20 km/h y tiene una autonomía de 15 kilómetros. 
Estas son, a grandes rasgos, las compañías que tienen sus propios patinetes eléctricos. Aunque hay otras, como Skoda o Ford, que regalan un patinete por la compra de un automóvil. Al parecer, las marcas de coches han hecho suyo aquel viejo adagio que rezaba «si no puedes con tu enemigo, únete a él».

Temas

Comentarios

Lea También