Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Las nucleares no deberían pasar de los 40 años»

La transición hacia un modelo más sostenible pasa, asegura, por una apuesta firme por las energías renovables y el ahorro de agua

Javier Díaz

Whatsapp
cristina narbona.jpg

cristina narbona.jpg

Cristina Narbona (Madrid, 1951) es economista y presidenta del PSOE desde 2017. Fue ministra de Medio Ambiente del Gobierno de Zapatero entre 2004 y 2008.

¿Por qué un país tan poco soleado como Alemania produce más energía solar que España?

En Alemania hace muchos años que tienen claro que ese es el futuro y tienen políticas y medidas para apoyar las renovables y descentralizar la generación de energía, ya que allí una parte sustancial es autoconsumo. Hay instalaciones en edificios de viviendas y han iniciado el desarrollo del vehículo eléctrico conectado a renovables. En España también tenemos referencias para no minusvalorar nuestra capacidad: tenemos tecnología, empresas y muchas horas de sol y viento.

Entonces, ¿por qué aquí no se apuesta por las renovables?

No apuesta el Gobierno Central, pero tanto a nivel regional como local tenemos experiencias importantes. A pesar del envite, el sector de las renovables ha seguido trabajando, en parte fuera de España, y ahora que han empezado las subastas nos damos cuenta de que tenemos empresas con capacidad para responder.

El Parlamento Europeo ha acordado que el 35 % de la energía que se consuma en la UE se renovable.

Esto es positivo. Vamos aumentando la ambición, pero hay que insistir en que vamos demasiado despacio para evitar que la temperatura suba más de dos grados de media, que es lo que establece el Acuerdo de París. Tenemos que hacer esfuerzos adicionales a lo que ahora mismo plantea la Unión Europea.

¿Es un tema político o de educación?

Empieza por la educación en valores y el conocimiento de los fenómenos de la naturaleza. El PSOE ha lanzado una propuesta de acuerdo de país que vincula agua, clima y energía, para que los ciudadanos vean la vinculación de la sequía con el cambio climático y el modelo energético.

¿Despilfarramos el agua?

El 85 % del agua que se consume es para regadíos. Tenemos que ajustar al máximo el consumo porque hay margen para ahorrar en la agricultura, reutilizar agua una vez depurada y usar tecnologías como la desalinización. Las plantas desalinizadoras de Barcelona y el sureste de España han aumentado su utilización. Sin ellas, con la sequía actual no estarían garantizados ni los cultivos ni el abastecimiento de agua. 

España se está secando. Los embalses de Siurana y Riudecanyes, por ejemplo, están bajo mínimos.

Tenemos un problema muy grave de desertificación. Por eso, desde el PSOE planteamos una política del agua muy diferente a la de los siglos XIX y XX, cuando se confiaba en que lloviera y los ríos llevaran mucha agua para cederla donde no hay. Hay que poner el énfasis en la gestión del agua y no tanto en las obras hidráulicas. Los Juegos Mediterráneos de Tarragona son un ámbito donde se pueden hacer cosas.

¿A qué se refiere?

Un evento así puede favorecer la cohesión social y también la implantación de tecnologías limpias y de reutilización del agua. 

¿Es partidaria de que se alargue la vida útil de las centrales nucleares?

Nosotros planteamos el desmantelamiento gradual de manera que ninguna central pase de los cuarenta años de funcionamiento. Ese fue el plazo fijado cuando se construyeron. El abandono de la energía nuclear no tiene que suponer un problema, sino al contrario, puede crear empleo. 

¿De qué modo?

Los emplazamientos nucleares, como los de Ascó y Vandellòs, pueden utilizarse para almacenamiento de energías renovables, por ejemplo. Planteamos lo que denominamos una transición justa, es decir que los cambios de modelo no supongan un pérdida de puestos de trabajo, sino al contrario. Ya hemos perdido 80.000 empleos en España en los últimos diez años por los cambios regulatorios de las renovables.

¿Un complejo como Hard Rock Entertainment World (antes BCN World) es sostenible?

Hay que analizar este tipo de proyectos desde el punto de vista de su repercusión social, para que los empleos que genere sean de calidad, y evaluar su impacto medioambiental.

¿El turismo de masas es compatible con la sostenibilidad?

El turismo sin ningún tipo de control por supuesto que no y ahí queda mucho por hacer para establecer requisitos. Más que el número de turistas que llegan hay que ver su impacto ambiental y la riqueza real que dejan.

Temas

Comentarios

Lea También