Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las obras del Sant Jordi empezarán este año y acabarán en mayo de 2017

El proyecto contempla una residencia para 80 estudiantes, un párking de 85 plazas y una zona deportiva, que inicialmente será para voleibol y, después de los juegos, para una piscina
Whatsapp
Imagen de la plaza que se ubicará en el interior del complejo y que servirá como enlace entre el pabellón y la zona residencial. Foto: DT

Imagen de la plaza que se ubicará en el interior del complejo y que servirá como enlace entre el pabellón y la zona residencial. Foto: DT

La Universitat Rovira i Virgili de Tarragona (URV) adjudicó ayer a la empresa Viding SLU la construcción y la posterior gestión para cuarenta años del futuro complejo Sant Jordi. Así se aprobó en la reunión del Consell de Govern de la institución universitaria tras finalizar, la pasada semana, el periodo de licitación del concurso público al que se presentó una sola compañía, según indicó ayer el rector, Josep Anton Ferré.

El presupuesto global de las actuaciones asciende a 11,9 millones de euros y las obras comprenden la construcción de una nueva residencia para estudiantes, una plaza, un aparcamiento y un pabellón deportivo que servirá para albergar la competición de voleibol de los Juegos del Mediterráneo de 2017.

Las previsiones de la URV son las de tener en dos meses listo el proyecto básico y, en tres, el ejecutivo, para lograr la licencia de obras en octubre de este mismo año. Según el timing previsto, las actuaciones se alargarán por un espacio de diez meses, mientras que la empresa encargada de la ejecución de las obras se compromete a tener finalizados todos los trabajos el 5 de mayo de 2017, justo un mes y medio antes del inicio del esperado evento. Este calendario permitirá también que la residencia pueda ser una realidad para el curso universitario 2017/18.

 

Zona deportiva pública

Sin lugar a dudas, la intervención más mediática será la nueva zona deportiva, que sustituirá a la que cesó su actividad en julio de 2004 y que fue derribada en agosto de 2009. El nuevo proyecto contempla un equipamiento de 9.050 metros cuadrados con planta baja y tres de altura.

Este espacio contará entre mayo y julio de 2017 con una pista de voleibol en su primera planta, que servirá para dar cobertura a los juegos. Tras la finalización del evento, la instalación se transformará para dar cabida a una piscina que dará servicio a los vecinos del entorno. Asimismo, el espacio contará con salas de fitness y musculación, así como pistas de pádel y una cafetería. La comunidad universitaria contará con un descuento del 25% en los precios que marcará la empresa concesionaria del espacio, que será directament Viding SLU.

Asimismo, el nuevo complejo contará con un aparcamiento de 2.027 metros cuadrados que permitirá dar cabida a un total de ochenta vehículos.

 

Más oferta residencial

De forma paralela, la segunda gran actuación que contempla el proyecto es una nueva residencia para estudiantes de la URV. Actualmente ya existe la Sant Jordi, que se encuentra en ese mismo entorno, pero ésta no es suficiente para satisfacer las necesidades actuales. Por ello, junto al actual edificio residencial se construirá otro nuevo que tendrá una capacidad para 80 personas y al que se accederá desde la zona más cercana a la Avinguda Lluís Companys.

La superficie total de este inmueble será de 3.211 metros cuadrados y contará con planta baja y cuatro niveles de altura. Estos nuevos alojamientos contará con 25 m2 por residencia y tendrán equipamientos completos con cocina.

Finalmente, también habrá una plaza de relación con el entorno, que tendrá 1.487 metros cuadrados y que conectará la zona deportiva con las dos residencias universitarias y servirá como zona de paso.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También