Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las obras en el Coll de Lilla podrían empezar en febrero

Con una partida de 15,3 millones, es una de las principales inversiones en los Presupuestos

Núria Riu

Whatsapp
Las obras en el túnel del Coll de Lilla son la principal inversión en materia viaria recogida en los Presupuestos.  FOTO: acn

Las obras en el túnel del Coll de Lilla son la principal inversión en materia viaria recogida en los Presupuestos. FOTO: acn

«En uno o dos meses» empezarán las obras de perforación del túnel del Coll de Lilla. Así lo manifestó el subdelegado del Gobierno en Tarragona, Joan Sabaté, quien situó a «finales de febrero» el inicio de la compleja actuación, que debe dar continuidad a la A-27 más allá de Valls, conectando finalmente con la capital de la Conca de Barberà. 

El representante del Gobierno de Pedro Sánchez en las comarcas tarraconenses confía en que en un plazo de dos meses estén acabados los accesos a la futura cavidad. «Cuando la empresa tenga toda la maquinaria y los trabajadores necesarios se iniciará el túnel», dijo. Por el momento, no obstante, tan solo cinco empleados están trabajando en la obra.

Con una partida de 15,277 millones de euros, la A-27 es la inversión más destacada en el ámbito de las infraestructuras viarias recogidas dentro del proyecto de los Presupuestos Generales del Estado que el pasado lunes presentó el Ejecutivo Central. En este apartado, destaca también la partida de 14,7 millones para las bonificaciones de la AP-2 y la AP-7 y que se iniciarán los trabajos para prolongar la A-7 más allá de La Móra, en el tramo hasta el acceso a la autopista en Torredembarra.

En cuanto al ámbito ferroviario, está previsto que Adif incremente su inversión en un 110%, llegando a los 89,31 millones de euros. El Corredor del Mediterrani sigue siendo uno de los principales proyectos en marcha (60,01 millones), mientras que la red de cercanías prevé actuaciones varias por valor de 24,97 millones.

Sin embargo, un año más, la partida más significativa corresponde a la descontaminación del embalse de Flix en el que AcuaMed invertirá más de 29,7 millones de euros. El Port de Tarragona recibiría una inyección de 24,7 millones de euros, mientras que en el ámbito aéreo se incluyen 4,5 millones para la construcción de la nueva terminal de embarcaciones. 

En el caso de que se aprueben estos Presupuestos, las comarcas tarraconenses recibirán una inyección de 242,33 millones de euros, lo que representa el 11,8% del total de Catalunya.  Sabaté destacó que son unos Presupuestos «progresistas» que «siguen las políticas de Zapatero». Además, remarcó su carácter social, que representa el 57% del gasto. Entre las medidas contempladas está la revalorización de las pensiones mínimas, que, según el Gobierno, beneficiará a 158.931 tarraconenses, el copago farmacéutico, que afecta a 124.635 pensionistas, así como las becas universitarias, en las que se invertirá un total de 8,2 millones en la demarcación.

El exalcalde de Tortosa apeló a la «responsabilidad colectiva» para que el Ejecutivo de Pedro Sánchez cuente con los apoyos necesarios para sacar adelante las cuentas. «No se entendería un bloqueo y una dilación en su aplicación», argumentó el dirigente socialista. Ni los representantes del PDeCAT ni los de ERC se muestran favorables a su aprobación. No obstante, el Ejecutivo defiende que «no dejan de ser un proyecto que ahora se debatirá, con la voluntad de aceptar las aportaciones y generar consensos». En este sentido, Sabaté justificó que «son unos presupuestos muy buenos, susceptibles a ser mejorados».

 En el caso de que el PSOE no consiga sacar adelante las cuentas, la continuidad de Pedro Sánchez está garantizada. Así lo afirmó el pasado fin de semana el Presidente, quien afirmó que no tiene previsto convocar elecciones anticipadas. Para el subdelegado del Gobierno, el no de las formaciones independentistas «significaría una situación no deseable». Alertó de que «perjudicaría directamente a las personas y a las familias», mientras que «las nuevas inversiones que se están planificando no podrían hacerse».

Temas

Comentarios

Lea También