Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las peluquerías ya tienen listas de espera para el final de la cuarentena

Reciben llamadas de los clientes con asiduidad, aunque se remiten a la normativa instaurada por el gobierno durante el estado de alarma. No pueden asignar días concretos de servicio

MARC LIBIANO/JUANFRAN MORENO

Whatsapp
El centro Manel Oliva Barber Shop de Reus durante un dñia de trabajo normal. FOTO: DT

El centro Manel Oliva Barber Shop de Reus durante un dñia de trabajo normal. FOTO: DT

El estado de alarma también terminó cerrando las peluquerías, cuando en un principio fueron consideradas servicio esencial. El gobierno rectificó, una vez se dio cuenta que la distancia de seguridad entre el cliente o clienta y el peluquero o peluquera no cumplía con lo aconsejable por los expertos. La pandemia del coronavirus ha hecho estragos en todos los sectores, aunque en el de peluquería existen estos días datos curiosos. Los empresarios reciben llamadas de clientes con asiduidad y deben incluso crear listas de espera, aunque sin día y hora concreta. No hay plazos para la reanudación de la actividad económica del país hasta el momento.

Jordina Cusidó ejerce la propiedad de la peluquería La Saleta, de Tarragona, un centro en el que trabajan hasta seis personas, y que ya ha recibido las peticiones de sus habituales. «Me llaman y les apunto en una lista, aunque no les puedo concretar nada. Cuando podamos abrir los iré distribuyendo», reconoce Jordina. Ésta desconoce las medidas que se van a tener que adoptar una vez el servicio pueda reanudar su actividad. «Depende que cómo se den las circunstancias haremos que los clientes se laven las manos con desinfectante y trabajaremos con mascareta».

Manel Oliva dirige su propio negocio Barber Shop en el centro de Reus. Se ha caracterizado por un servicio personalizado con el usuario, característica que va a acentuar cuando pueda volver a trabajar. «Seguramente, la vuelta a la normalidad será progresiva, por lo que vamos a intentar que no se aglomere mucha gente en la peluquería, como mucho tres personas e insistiremos en las medidas de higiene». Oliva añade que «nos llaman clientes a menudo estos días, pero les digo que ahora lo importante es la salud, el cabello crece, se corta y ya está. Cuando podamos trabajar ya ordenaremos la agenda».

Alicia Luque lidera el proyecto Urban Style, en Cambrils, un local que permanece vigente desde hace cinco años. «Seguramente cuándo regresemos a la normalidad tendremos mucho trabajo, ahora ya hay personas que nos llaman, pero no podemos hacer nada hasta que se aclare el problema». Alicia recuerda que «días antes de la cuarentena definitiva ya se notó un bajón de trabajo, como que la gente estaba un poco asustada».

En los centros de Martha de Armas, en Reus y Cambrils, también se ha paralizado la actividad rutinaria, a la espera de buenas noticias por parte del gobierno. El confinamiento se está llevando con mucha responsabilidad, a pesar de los pedidos de los habituales en el local. «No hemos hecho lista de espera como tal, pero sí tenemos llamadas. Seguramente, la primera semana de vuelta al trabajo será muy intensa. Tenemos que ver qué medidas se van a tomar», confirma Julio Scocozza.

Nacho Gómez trabaja como peluquero en la peluquería Rico de Torreforta. Llegó desde Argentina siendo un adolescente y desde entonces se dedica al oficio del cabello. Como no podía ser de otra manera, las llamadas de clientes son continuas. Todos están deseando que pase el estado de aislamiento para poder volver a cortarse el pelo. De hecho, la plantilla que forma la peluquería ya tiene claro que tendrá mucho trabajo en la vuelta a la normalidad.

Una de las cosas que más está sorprendiendo a Gómez es la cantidad de clientes que le están llamando para que les asesore a la hora de cortarse el pelo. «Hay muchos clientes que como no quieren esperar, se están cortando el pelo ellos mismos», comenta el peluquero. De hecho, los tutoriales de Youtube para cortarse el pelo a uno mismo están siendo tendencia desde que se declarara el confinamiento en todo el país.

Mientras la sociedad espera que se levante el estado de alarma para regresar a la cierta normalidad, las peluquerías ya piensan en fórmulas para atender con el mayor acierto posible a todos sus clientes.

Temas

Comentarios

Lea También