Más de Tarragona

Las playas tarraconenses dejan atrás las restricciones por la Covid

La gran mayoría de ayuntamientos de la provincia ha dejado de aplicar algunas de las medidas adoptadas el año pasado, como el control de aforos con semáforos y altavoces

N. MUÑOZ/J. CABRÉ/JM. BASELGA

Whatsapp
En Tarragona no habrá App para controlar el aforo, pero se pide responsabilidad. FOTO: PERE FERRÉEN LA ARRABASSADA HAY UN ESPACIO PARA PERSONAS CON MOVILIDAD REDUCIDA. FOTO: P. F.SALOU ESTRENA UN DRON ACUÁTICO COMO GRAN NOVEDAD. FOTO: FABIÁN ACIDRES

En Tarragona no habrá App para controlar el aforo, pero se pide responsabilidad. FOTO: PERE FERRÉEN LA ARRABASSADA HAY UN ESPACIO PARA PERSONAS CON MOVILIDAD REDUCIDA. FOTO: P. F.SALOU ESTRENA UN DRON ACUÁTICO COMO GRAN NOVEDAD. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Con la llegada del buen tiempo ha arrancado también ya la temporada de playas, uno de los principales atractivos de nuestra demarcación. La noticia es que, contrariamente a lo que se pensaba hace apenas unos meses y a lo que sucedió el año pasado, este año aquí los ayuntamientos parecen haber dado por superada la pandemia de Covid. Ya nadie habla de aplicaciones para medir aforos, de medidas especiales para evitar que los bañistas se junten demasiado o del cierre de duchas. Así las cosas, todo apunta a que el éxito de la campaña de vacunación ha extendido también el optimismo a las playas, deseosas de volver a la normalidad.

Tarragona

De hecho, en Tarragona este verano no habrá aplicaciones móviles para controlar el aforo ni semáforos o altavoces que indiquen que las playas están demasiado llenas. Eso sí, desde Protección Civil recuerdan que la pandemia no ha terminado, por lo que hay que evitar ir a playas donde no se puedan cumplir las distancias de seguridad, es decir, donde no se puedan garantizar los dos metros de distancia entre burbujas. Los grupos, además, no podrán superar las diez personas.

Otra señal del relajamiento de las medidas es que esta vez sí que podrán usarse las duchas, aunque de uno en uno, haciendo cola y manteniendo la distancia entre personas. No obstante, ayer, primer sábado de temporada oficial de playas, en la del Miracle las duchas todavía no funcionaban.

El socorrismo se ha encomendado una vez más a Creu Roja, que dispondrá de 35 personas entre socorristas y otros técnicos. El servicio diario comenzó el miércoles pasado y terminará el 14 de septiembre, a excepción de en la Arrabassada, donde seguirá los fines de semana hasta el 30 de septiembre.

En la Arrabassada hay un espacio para personas con movilidad reducida. FOTO: P.F

Pese a que en los últimos años se ha discutido si debería ampliarse el horario del socorrismo, el mismo será, de nuevo, de lunes a domingo de 10 a 19 horas. Tanto el año pasado, atípico por la pandemia, como en el anterior, un importante número de incidentes se produjeron entre las siete y las ocho de la tarde, cuando los socorristas ya no están en los puntos de vigilancia. El año pasado el número de asistencias sanitarias, 625, fue menor al de años anteriores (1.090 en 2019) y los principales motivos de actuación fueron heridas, picadas de medusas y de otros animales.

La limpieza de las playas se realizará a primera hora de la mañana por parte de un equipo de 16 personas que se encarga de rastrillar con una máquina la arena a una profundidad de ocho centímetros y de recoger el resto de residuos manualmente. Además este año se sumarán a estas tareas otras cuatro personas de un plan de ocupación.

Como novedad este año, por primera vez, podría haber un área destinada exclusivamente a perros con sus dueños en el Miracle. Las obras ya han salido a licitación y ha terminado el plazo para presentar ofertas, pero el concurso todavía no se ha resuelto. De ello dependerá cuándo se podrá poner en marcha esta prueba piloto, ya que las obras durarán un mes. Por otra parte, en lo que se refiere a la seguridad, la encargada será la Guàrdia Urbana, que se ocupará de la vigilancia a pie y en moto.

Salou

Salou, como cada verano, es el municipio más tempranero de la demarcación de Tarragona en poner en marcha los servicios en sus playas. Lo hace de forma gradual, pero desde Semana Santa y hasta el puente del Pilar, la playa más conocida de la ciudad, Llevant, ya tiene un servicio de socorrismo que dispone de personal y complementos para un buen servicio.

Salou estrena un dron acuático como gran novedad. FOTO: Fabián Acidres

Este año, la empresa Servitur (la concesionaria que ya lleva bastantes años en Salou) ha puesto en funcionamiento un dron acuático o un flotador teledirigido, como prefieran. Se trata de una herramienta que puede navegar con control remoto hasta 500 metros mar adentro y ayudar a personas con dificultades en el agua a volver a la orilla. Equipado con cámara y un pequeño micrófono/altavoz, puede guiar a las personas que requieran su ayuda mientras un socorrista puede llegar hasta la víctima si es necesario. Puede arrastrar más de 130 kilos y la idea es que se utilice en aquellas calas y playas que requieran una ayuda eficaz y rápida y sin riesgos para los socorristas.

Servitur, además de este dron acuático, dispone de una lancha y transporte terrestre para evacuar heridos, además de una plantilla de socorristas que debe cubrir, en temporada alta, las playas de Llevant, Ponent, Llarga y las calas de Cap Salou.

Respecto a la labor policial en la capital de la Costa Daurada, este pasado 15 de junio la ciudad abría por decimoquinta temporada consecutiva su comisaría de playa, en el paseo Jaume I, justo al lado de la central del servicio de salvamento. Con 20 agentes activados hasta el 30 de septiembre y con el apoyo de las otras patrullas policiales, Salou pone en marcha un operativo similar al de 2019, antes de la pandemia. Y es que a pesar de que prevé una menor afluencia turística que entonces, no se escatiman esfuerzos en seguridad en la playa.

Cambrils

En Cambrils, el servicio de vigilancia y socorrismo se activó el pasado 1 de junio en cuatro de las nueve playas. Desde el pasado martes, 29 socorristas forman parte de la plantilla de la empresa Altesport 2000 SL para velar por la seguridad de los bañistas.

La villa marinera mantiene el horario de 10 a 19 horas y en las cuatro playas más extensas además de socorristas hay un centro de coordinación y atención al usuario. La plantilla de socorristas cuenta con el apoyo de las patrullas policiales. Una de ellas, la de Costes, está formada por cinco agentes (4 son interinos) que recorrerán las playas en el mismo horario que los socorristas. Fuera de esta franja, serán las patrullas activadas las que velarán por la seguridad en la costa. A pie o en bicicleta, para poder estar cerca de los usuarios, estos agentes recorrerán el municipio con más litoral de la Costa Daura junto a Mont-roig del Camp. Además se activarán los 4x4 que el resto del año se dedican a otras funciones policiales.

Vila-seca

Vila-seca este año estrena empresa, que es la misma que en la vecina Salou: Servitur Salvament. La novedad de este 2021 en la playa de La Pineda reside en que se ha empezado antes, el 1 de junio, y se amplía el horario hasta las 20 horas. De esta forma, los meses de verano y el tiempo de playa se ajustan a la realidad de sus usuarios. La Pineda también estrena duchas y lavapiés, una opción que debía estar para 2020, pero la pandemia lo retrasó un año. A nivel de seguridad, la Policía Local tiene a cuatro agentes patrullando el kilómetro de playa con bicicletas eléctricas para poder llegar más rápido en caso de necesidad. El sistema de megafonía de la playa y los walki talkies en los chiringuitos completan esta comunicación interna en caso de una emergencia. La Unitat de Patrulla de Costes cuenta con cinco agentes que refuerzan este despliegue de socorristas.

Torredembarra

Torredembarra también tiene las playas operativas. Desde el pasado 1 de junio se puso en marcha el servicio de salvamento y socorrismo, que terminará el último día de septiembre. La plantilla de socorristas vigilará las grandes platas de La Paella, Baix a Mar i Muntanyans y en temporada alta también dedicará esfuerzos a la del Canyadell, que limita con la vecina Altafulla.

A nivel policial, Torredembarra cuenta con tres agentes destinados a la zona costera de forma permanente y con refuerzo del resto de patrullas. A diferencia de otros municipios, cuenta con una lancha de vigilancia que también permite actuar en caso de una emergencia.

Este año, con la vuelta a la normalidad (aunque de forma paulatina), se vuelven a instalar los lavapiés y las duchas.

Calafell

Suavizar el desnivel de la playa con la arena acumulada junto al paseo marítimo ha evitado tener que realizar aportaciones en Calafell, por lo que la temporada comienza con una buena anchura de arenal. Destaca que habrá zona acotadas por la cría del chorlitejo, un ave amenazada. Esos espacios tendrán mayor superficie que la pasada temporada ya que ha habido más nidos. Por su parte, el servicio de socorrismo ya funciona desde el pasado fin de semana y durante la temporada se alarga hasta las ocho de la tarde, ya que todavía hay bañistas a esa hora. En la localidad hay 15 puestos de vigilancia entre los de tierra y además una patrulla acuática. La playa dispone de cuatro sillas anfibias para facilitar los baños a personas con movilidad reducida y se ha extendido una flexipasarela que permite entrar en el agua con comodidad.

El Vendrell

El Vendrell este año renunció a la bandera azul ya que apuesta por criterios de naturalización de las playas. No ha sido necesario aportar arena ya que hay anchura suficiente, excepto en la zona del Francàs, un punto crítico para el que parece no encontrarse una solución que frene la erosión. No hay duchas por un criterio de sostenibilidad, pero sí lavapiés. El Vendrell no establece aforo en las playas pero dispone de una APP que informa a los usuarios la afluencia de bañistas en cada tramo y el estado del mar. El servicio de socorrismo dispone de cuatro casetas y una decena de torres. Comienza el día 23 de junio. Estará activo de las 10.00 a las 18.00. Cuenta con una treintena de socorristas y una silla anfibia.

Cunit

Cunit no ha tenido que aportar arena. El servicio de socorrismo cuenta con una veintena de miembros que contrata directamente el Ayuntamiento. El servicio dispone de un dron de vigilancia, una embarcación, quad, kayaks y tres patinetes eléctricos. Destaca que este año la playa cuenta con un espacio en el mar con sillas y una rampa para facilitar el baño a personas con movilidad reducida. El horario de los socorristas se ajusta a la afluencia de bañistas en cada periodo. En junio es de 11.00 a 18.00. En julio y agosto se amplía a las siete de la tarde. La primera quincena de septiembre volverá a ser a las seis de la tarde.

Temas

Comentarios

Lea También