Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las rebajas de enero: otro gran reto para el comercio local

El comercio local de Tarragona empieza la campaña de descuentos con cierto recelo respecto a la de los grandes negocios

Núria Jacas

Whatsapp
Algunos de los grandes comercios ya empezaron sus rebajas en plena campaña de Navidad Foto: Lluís Milián

Algunos de los grandes comercios ya empezaron sus rebajas en plena campaña de Navidad Foto: Lluís Milián

A un día de empezar la campaña de las rebajas de invierno, los comercios de Tarragona ya empiezan a diseñar sus estrategias y a organizarse para lograr empezar el año con un buen sabor de boca.

Los pronósticos son buenos y la tendencia que marcan los últimos tres años es ascendente. El pequeño comercio prevé facturar un 5 % más que el año pasado durante las rebajas de invierno, un hecho que simboliza un incremento de las ventas de todo el año. Según datos de la patronal sectorial Acotexas, las rebajas de invierno representan el 25% del global de toda la temporada.

Como marca la tradición, las rebajas empiezan el siete de enero, justo después del Día de Reyes. Éstas se presentan profundamente afectadas por las ventas de las navidades, y es por eso que los comercios hacen balance de los números de diciembre y afrontan las rebajas de una manera u otra dependiendo del panorama.

 

Cambio del concepto rebajas

El presidente de la PIMEC Comerç, Florenci Nieto, define las rebajas de enero como un periodo en el cual se ponen a la venta aquellos productos que no se han podido vender a lo largo de la campaña de Navidad con unos precios rebajados para lograr captar la atención del usuario, empezando con un 20% y, a final de mes, hasta el 50%.

Pero a lo largo de la última década, este concepto ha cambiado. El cliente encuentra descuentos y promociones desde inicios de noviembre y puede favorecerse de ellos tanto comprando por Internet como en las tiendas.

Son muchos los motivos que han influido en este cambio –pero principalmente– la crisis económica, el auge de las grandes corporaciones de comerciantes y la controversia entre las leyes española y catalana, han ocasionado que las rebajas que antes celebraban los comercios locales se hayan visto eclipsadas por las potentes campañas realizadas por los grandes comercios.

Nieto se muestra profundamente crítico con la actitud de algunas de las grandes marcas. «Las rebajas deberían mantener las tradiciones y las raíces del comercio de proximidad, así como el respeto entre ellos y gran comercio de Catalunya. Pero hay algunas grandes marcas que se amparan en la ley española y destrozan esta tradición y la esencia de los descuentos de enero, haciendo campañas desde principios de noviembre». Siguiendo esta tónica, el presidente de Botiguers de Tarragona, Ferran Milà, opina que el concepto de rebajas está desvirtuado. «Se han mezclado los conceptos de liquidaciones, ofertas, promociones especiales, tarjetas de fidelización y rebajas, y el cliente ya no sabe ni que representa una cosa ni la otra », añade Milà.

A pesar de este panorama, desde PIMEC lanzan un mensaje de positivismo respecto a la campaña de enero. «Viendo el balance de los últimos años y como han ido las compras de Navidad, creemos que las rebajas irán bien. Notamos que el bolsillo del cliente está mejor, y no porque tenga más dinero, sino porque tiene cada vez más confianza con el comercio». Florenci Nieto también explica que los salarios de las familias no han aumentado, pero la economía se está reactivando «poco a poco».

Desde la Associació de Comerciants La Via T, Salvador Minguella hace un balance negativo de la campaña de Navidad y, por eso, asegura estar un poco «escéptico» de cara el inicio de las rebajas. «Si la trayectoria no cambía, estas rebajas pueden representar un antes y un después para muchos pequeños comercios locales», explica Minguella. «Lo que necesita Tarragona es un plan estratégico de todo su comercio a dos o tres años vista y, así, trabajar todos juntos, tanto la Via T como todas las otras asociaciones». Minguella pone como ejemplo la campaña Christmas Shopping Experience y explica que «no puede ser que en la Rambla, la alfombra roja no sea continua porque las tiendas de grandes corporaciones sean inaccesibles y no quieran ni llegar a sentarse para hablar de proyectos conjuntos», añade Minguella.

La asociación Botiguers de Tarragona valora positivamente la campaña de Navidad. «Como venimos de un buen mes, el inicio de las rebajas irá bien, como siempre. Los negocios empiezan con descuentos muy potentes y la gente sale mucho a la calle», dice el presidente de Botiguers de Tarragona, Ferran Milà.

Las diferencias entre la ley española de comercio y la catalana son muy notables y, ahora, en época de rebajas es cuando más se visualiza. «La ley catalana está desvirtuada por la ley española. Aquí en Catalunya, todo el mundo hace lo que quiere, y aquí está el punto clave del problema entre el comercio local y las grandes superficies. Unos empiezan sus descuentos en noviembre y otros nos mantenemos fijos a la tradición para conservar la esencia de las rebajas y las empezamos el 7 de enero», explica Milà.

 

Reinventarse o morir

Ante las grandes campañas de marketing y de publicidad que usan las grandes superficies comerciales, los pequeños comercios se han visto obligados a adaptarse imitando sus estrategias comunicativas para captar clientes en rebajas. «Hemos tenido que aplicar su filosofía y su metodología porque sino nos quedamos más atrás de lo que ya estamos», dice Mercè, propietaria de una tienda de la Rambla Nova.

Ya son muchos los comercios de Tarragona que usan las redes sociales para promocionarse, además de crear un estilo propio en sus aparadores, mucha luz, mucha personalidad y queriendo crear una conexión con el cliente.

Ante toda esta situación, el comerciante local tiene clara una cosa: no perder nunca la venta del tú a tú con el cliente.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También