Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Las universidades deberíamos tener más autonomía»

María José Figueras afirma en su primera entrevista como rectora de la URV que incrementar la financiación y ser más transparente en cuanto a la nueva Facultat d’Educació, sus prioridades

Núria Riu

Whatsapp
María José Figueras, en sus primeras horas en el despacho de rectora de la URV.  Foto: Pere Ferré

María José Figueras, en sus primeras horas en el despacho de rectora de la URV. Foto: Pere Ferré

María José Figueras ya es oficialmente la primera rectora de la Universitat Rovira i Virgili (URV). Tras la aprobación por parte del Consell Executiu del Govern el pasado jueves, ayer tomó poseción en un acto breve –de apenas cinco minutos– en el que no hubo ni discursos y tan solo se escuchó un: «Enhorabuena, María José», por parte del rector saliente, Josep Anton Ferré. Después aseguró que la nueva consellera, Maria Àngels Chacón, «será una buena interlocutora» y celebró que haya un ministro de Ciencia y Universidades (Pedro Duque).
¿Cómo ha ido el traspaso?
Cada uno de los miembros del equipo se ha reunido con su homólogo, asumiendo lo que llevaba, con el objetivo de que no se paralice nada de la vida universitaria. Había cosas prioritarias, como las plazas de profesorado de cara al curso que viene, que no podían frenarse. El aspecto económico ha sido más lento porque había unas solicitudes para una convocatoria de equipamientos que estamos estudiando.

Ahora que ya ha tenido un contacto directo con el funcionamiento de la universidad, ¿han cambiado sus prioridades?
Nos comprometimos con los alumnos a revisar las adjudicaciones del servicio de cafetería, porque a finales de julio expira el contrato de la Facultat de Ciències de l’Educació i Psicologia. Hemos solicitado la información para hacer un estudio informativo con el precio de todos los bares y conocer cómo se habían hecho las adjudicaciones. 

¿Cómo lo resolverá?
No es tan fácil, porque es un contrato que involucra al Campus Bellissens y a Sescelades. Con la nueva ley de contratos, necesitas ocho meses para poner en marcha una nueva adjudicación. Se han recopilado los datos con los precios en todas las universidades catalanas y nos sentaremos con la empresa para negociar un ámbito de igualdad a partir de la semana que viene. 

Los estudiantes manifiestan que pagan unos precios más elevados que en el resto de universidades.
Sí, y ésta es una de las cuestiones que queremos solucionar en este ámbito de negociación para igualarlo al resto de universidades y que sea homogéneo entre todas las facultades.

Será más difícil de resolverlo que cuando estaba en campaña.
Las cosas no son fáciles, así se lo hemos transmitido al consejo de estudiantes, que tiene toda la información. Cuando entras a analizarlo tampoco es tan sencillo. Hay concesiones que se hicieron a largo plazo, porque esta gente invirtió en la mejora de las instalaciones y es un dinero que están amortizando.

"La mejora de la financiación es una reivindicación tan antigua que debe afrontarse ya"

¿Será más difícil de lo que esperaba llevar a cabo el cambio dentro de la universidad?
La ruta directa no existe. Independientemente de que, cuando entras y conoces los detalles la situación es más compleja, pueden aplicarse otras estrategias.

¿Qué otros ámbitos cree que tendrá que negociar?
Se me ha cuestionado si pararía o no las obras del Campus Catalunya. Ya dije que mi intención no era parar nada. Ahora vamos a hacer público el presupuesto y la planificación y hacia dónde queremos ir. Aproximadamente tenemos el 50% del presupuesto y nos falta la otra mitad, que deberemos esperar si viene por parte de la Generalitat o a través de una esponsorización externa.

¿Se plantea que un organismo privado pueda financiarlo?
Estamos abiertos a que una gran empresa o los ciudadanos aporten los recursos para hacer frente a la inversión.

¿La universidad debe explorar vías de financiación más allá de lo público?
No debemos cerrar ninguna puerta. Que tengamos Govern debe permitirnos que podamos contar con un incremento del presupuesto, ya que ésta es una reinvindicación histórica, pero debemos ser imaginativos. 

Es optimista cuando asegura que la Generalitat incrementará la financiación.
Es una reivindicación tan antigua que debe afrontarse ya. Este año por primera vez habrá una pequeña reducción en las matrículas para las rentas más bajas. Entiendo que la Generalitat es consciente de esta demanda y que, más allá de un compromiso, deje de ser una declaración de intenciones para pasar a ser una realidad.

¿Qué sensaciones tuvo tras reunirse con la nueva consellera de Empresa i Coneixement, Maria Àngels Chacón?
Entiende el rol de la universidad desde la perspectiva de la industria, en la transferencia y el desarrollo industrial. Se habló del Pla Nacional d’Universitats y que ahora debemos poner hilo a la aguja para definir una estrategia a seguir.

"Queremos que cada centro haga una radiografía de su estado en cuanto a los alumnos, grados y situación del profesorado"

¿Qué debería incluir sí o sí esta hoja de ruta?
Está muy claro que debe hacerse una proyección del crecimiento de las universidades en consonancia con los grados y la capacidad productiva, desde el punto de la investigación y la innovación. Cada uno de los apartados debe tener unos índices para valorar la calidad docente e investigadora, y mirar de engranar un crecimiento progresivo hacia la excelencia internacional.

¿A mejores resultados, más presupuesto?
Esto significaría que los pobres siempre seguirían siendo pobres. Debemos educar a los que tienen los recursos para mantener el nivel y ayudar a los que no están tan bien posicionados. 

Durante la campaña aseguró que había campus privilegiados, ¿qué diría a esta gente que ahora cree que su elección puede restarles protagonismo?
Uno de los compromisos era que queremos que cada centro haga una radiografía de su estado en cuanto a los alumnos, grados, situación del profesorado, etc. Cuando todos sepamos dónde estamos podremos saber cuáles son las prioridades y diseñar una estrategia en la que todos nos podamos sentir corresponsables. 

¿Qué parámetros deben estudiarse?
Hablamos de la situación de los grados y si algunos de estos necesitan una reformulación para ser más atractivos y atraer a más estudiantes, ver también la situación de la plantilla y cómo está el relevo generacional. Se trata de conocer las debilidades y fortalezas.

Hay que afrontar un relevo generacional en un contexto en el que por el momento no hay un compromiso para incrementar su financiación, ¿le da vértigo?
Es un tema que ahora que me he reunido con los otros rectores te das cuenta de que las universidades deberíamos tener más autonomía para gestionar las plantillas. Nos vemos limitados porque cada curso debe negociarse. Si no recuperamos capacidad de gestión estamos abocados a que los procesos se resuelvan a largo plazo.

"Todas las iniciativas que aporten más capacidad de decisión y gestión al territorio debemos estar allí"

La URV ha ejercido un papel protagonista en el territorio, ¿seguirá en esta línea?
Entiendo que la universidad debe seguir implicada en la sociedad e incluso en algunos aspectos más que antes. Seguiremos siendo motor.

La URV, a través de la cátedra del doctor Grau, lidera la propuesta para convertir este territorio en región de conocimiento, ¿en esta nueva etapa seguirá apoyando esta iniciativa?
Sí. Es una iniciativa muy buena y ahora toca convencer a todos los agentes sociales. Todas las iniciativas que aporten más capacidad de decisión y gestión al territorio, que nos permitan tener una autonomía superior, debemos estar allí para hacer un lobby territorial que nos permita acceder a unos fondos europeos a los que ahora no podemos acceder.

Temas

Comentarios

Lea También