Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Las vacunas del futuro serán con ingenierías más perfectas»

Prevención. El primer calendario sistemático en Catalunya se publicó en 1980. El actual protege contra 15 enfermedades

Sílvia Fornós

Whatsapp
Imagen de la especialista Montserrat Canals. FOTO: Fabián Acidres

Imagen de la especialista Montserrat Canals. FOTO: Fabián Acidres

«Las vacunas son el descubrimiento más importante que se ha hecho en salud pública en los últimos cien años, junto a la potabilización del agua». Con estas palabras, la responsable del Servei de Gestió de Vacunes de la provincia de Tarragona, Montserrat Canals, resume la trascendencia histórica de la vacunación. 

Este 2020 se celebran 40 años de la publicación del primer calendario de vacunaciones sistemáticas en Catalunya –se publicó en 1980– y que proporcionaba protección contra siete enfermedades (poliomielitis, difteria, tétanos, tosferina, sarampión, parotiditis y rubeola). 

Desde entonces, el calendario se ha ido modificando varias veces en base a la evidencia científica. Ahora, la planificación vigente protege contra 15 microorganismos mediante 13 vacunas. «Esta diferencia se debe a que tenemos vacunas que con una única punción inmunizan varias enfermedades, como por ejemplo, en el caso de los bebés, la vacuna hexavalente que contiene antígenos de difteria, tétanos, tosferina, poleo, hepatitis B e infecciones por Haemophilus influenzae tipo b», explica la especialista. 

Salut Pública: en la web salutpublica.gencat.cat se puede consultar el programa de vacunaciones de Catalunya.

En esta línea, Montserrat Canals apunta que «respecto al primer calendario, el actual cubre todas aquellas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas y que son más frecuentes en nuestro entorno» y añade que «esta última actualización es a raíz de la introducción de una nueva vacuna, la antimeningocócica conjugada tetravalente, en el ámbito de la salud escolar». «Esto también ha sido una evolución de las vacunas», recalca.

«Son el descubrimiento más importante que se ha hecho en salud pública de los últimos cien años»
Montserrat Canals, responsable del Servei de Gestió de Vacunes de la provincia de Tarragona

En relación a los motivos que durante las últimas cuatro décadas han causado cambios en la planificación, la responsable del Servei de Gestió de Vacunes de la provincia de Tarragona cita dos principales: «El primero es que tenemos vacunas nuevas que antes no teníamos, es decir, la investigación ha motivado su incorporación; y en segundo lugar, hay casos como la vacuna antimeningocócica conjugada tetravalente que se incorpora porque está resurgiendo otro tipo de meningitis y como los adolescentes son los portadores de la enfermedad se ha introducido en el calendario vacunal para disminuir la carga portadora de los jóvenes». 

Por su parte, José Ángel Bilbao, pediatra del Àrea Bàsica de Salud de Riudoms, explica que «a la hora de elaborar o modificar un calendario vacunal, se suelen tener en cuenta también los criterios derivados de la enfermedad (el grado de afectación poblacional y la carga que esa enfermedad puede originar en un colectivo determinado); los datos de inmunogenicidad (cuánto tiempo nos protege esa vacuna, si es eficaz, efectiva, segura…) y en tercer lugar la sociedad a la que va dirigido el calendario». 
Si bien, él mismo discrepa de que cada Comunidad Autónoma tenga su propia planificación, porque «lo que debiera de existir es un calendario unificado para todo el territorio de acuerdo con los criterios de las sociedades científicas, como el Comité de Vacunas». 

La primera planificación publicada en Catalunya protegía contra siete enfermedades

Durante toda la vida
La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que «la inmunización salva 2,5 millones de vidas al año». Una estimación que lleva a Montserrat Canals a afirmar que «la vacunación es algo que se debe hacer a lo largo de toda la vida». «A los niños se les empieza a vacunar a los dos meses de vida, antes de este tiempo su sistema inmune no actúa como para poder hacer trabajar la vacuna. Por esta razón, muchas veces se vacuna a la madre contra la tosferina para que el bebé se aproveche de los anticuerpos, que le llegan a través de la placenta, y para tener cubierta esa ventana desde que nace hasta los dos meses de vida», detalla la especialista. 

Planificación
Por ello, la responsable del Servei de Gestió de Vacunes de la provincia de Tarragona insiste en que «las vacunas tienen sus tiempos y hay momentos de la vida en los que actúan mejor sobre el organismo, por lo tanto es importante que nos vacunemos según marcan los calendarios». 

Al respecto, el pediatra del Àrea Bàsica de Salud de Riudoms recuerda que «la importancia de la vacunación reside en el grado de protección que el hecho de la vacunación nos da, primero como individuos y también como colectivo» y añade que «si garantizamos unas tasas elevadas de vacunación, la penetración que el germen puede tener en esa población es muy escasa, con lo cual es más difícil que la infección penetre en poblaciones perfectamente vacunadas». 

«La vacunación nos protege como individuos y también como colectivo»
José Ángel Bilbao, Pediatra del ABS de Riudoms

Por ello, Montserrat Canals remarca la trascendencia de seguir las recomendaciones sobre vacunación en todas las etapas de la vida porque «hay vacunas cuyo efecto dura toda la vida y otras cuyo nivel de anticuerpos va disminuyendo con la edad porque, desde que nacemos, nuestro sistema inmune es como una campana, hay momentos álgidos (especialmente durante los años de juventud) y después perdemos capacidad de reacción, por esta razón es importante vacunarse en edad adulta». En este sentido, recomienda revacunarse del tétanos y la difteria a los 40 años; durante el embarazo contra la tosferina; a partir de los 60 años contra la gripe; y a partir de los 65 años contra la neumonía y poner un último recordatorio del tétanos y la difteria. 

Por su parte, José Ángel Bilbao explica que esta ‘relajación’ en la edad adulta se debe «a la inexistencia de percepción de la enfermedad y que las personas son un poco más reticentes, entonces las tasas de cobertura vacunales son un poco escasas en esta etapa de la vida». Por último, en relación a la evolución de las vacunas, la responsable del Servei de Gestió de Vacunes de la provincia de Tarragona explica que «se está trabajando en nuevas vacunas, por lo que es posible que en un futuro inmediato puedan haber otras nuevas, tanto para los bebés como adultos, y que evidentemente serán vacunas con técnicas de construcción más sofisticadas y con ingenierías más perfectas».

Temas

Comentarios

Lea También