Más de Tarragona

Levantan la suspensión de una de las plantas de Iqoxe, cerrada desde la explosión

La Generalitat ha concluido, tras varias inspecciones y el requerimiento de todos los informes necesarios, de que la planta U3200 cumple con la normativa

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de una de las plantas de Iqoxe. Pere Ferré

Imagen de una de las plantas de Iqoxe. Pere Ferré

El Departament de Empresa i Coneixement ha resuelto levantar la suspensión de la actividad de la planta de derivados del óxido de etileno y óxido de propileno U3200 que la empresa Iqoxe tiene en el polígono químico de La Canonja, y que estaba paralizada desde el accidente del día 14 de enero del año pasado en otra de las plantas que la empresa tiene en el polígono.

La decisión se ha tomado después de comprobar que la instalación cumple toda la normativa vigente en materia de seguridad industrial y de verificar la implementación de medidas adicionales de seguridad. La suspensión de la actividad se mantendrá para tres plantas más de derivados del óxido de etileno y óxido de propileno de la empresa en el mismo establecimiento hasta que se acredite que cumplen la normativa vigente en materia de seguridad industrial. La instalación accidentada -que empleaba una tecnología diferente- se ha desmantelado. 

A raíz del accidente de hace un año, el Departament de Empresa i Coneixement decidió suspender la actividad de todas las instalaciones de Iqoxe para investigar los hechos y revisar las instalaciones. El Departament ha abordado la solicitud para reabrir la planta U3200 con el objetivo de incrementar las garantías de seguridad, y ha requerido la reelaboración de toda la documentación y la realización de más revisiones.

A la tramitación también se ha incorporado las conclusiones de los informes elaborados por la consultora DNV GL -encargado por la Generalitat de Catalunya- y por el Instituto Químico de Sarriá (IQS) -encargado por Iqoxe- para investigar las causas de la explosión del 14 de enero de 2020, y que han permitido proponer la adopción de medidas de seguridad que van más allá de las previstas en el marco normativo vigente. 

En el ámbito de las medidas previstas por la normativa, se ha requerido a la empresa la reelaboración del Informe de Seguridad (documento que analiza la instalación y detecta los posibles riesgos que presenta a partir de las materias primas y de los procedimientos que utiliza) y del Dictamen de Seguridad (documento que ha incluido una inspección completa de la instalación), que son los documentos que exige la normativa para autorizar la actividad de los establecimientos industriales químicos de riesgo.

También se ha exigido, de acuerdo con la normativa, una nueva inspección de todos y cada uno de los equipos de presión de la planta. La evaluación del Informe de Seguridad ha ido a cargo de diferentes empresas externas, mientras que el Dictamen de Seguridad ha sido elaborado por una empresa de certificación. 

El procedimiento de tramitación de la reanudación de la actividad de la planta U3200 también recoge la adopción de diferentes medidas que van más allá de los requisitos establecidos por la normativa vigente. En primer lugar, se ha bunquerizado la sala de control: tanto la instalación actual, que tendrá carácter provisional, como la definitiva estarán equipadas para resistir a las sobrepresiones.

En segundo lugar, la planta se ha equipado con diferentes sistemas que, en caso de detectar diferencias significativas en la presión o en la temperatura de diferentes puntos del reactor, interrumpen el proceso productivo y activan la refrigeración, si procede. También se ha condicionado la reanudación de la actividad con la mejora del sistema de protección y extinción de incendios, hecho que supondrá la instalación de detectores de gases en más ubicaciones, de detectores de llama por infrarrojos y de un nuevo sistema de rociadores de agua pulverizada. Finalmente, la autorización incluye la instalación de un sistema para guardar una copia de seguridad de los datos de los procesos productivos. 

El Departament de Empresa i Coneixement mantiene abierto el expediente informativo para determinar las causas de la explosión de la planta de derivados del óxido de etileno y óxido de propileno U3100 que la empresa Iqoxe tiene en la Canonja. La labor efectuada hasta el momento ha facilitado la incorporación de mejoras en la seguridad del establecimiento, y el expediente se seguirá instruyendo hasta disponer de toda la información que se pueda recoger sobre el accidente.

Temas

Comentarios

Lea También