Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona 00 Ant color 00 Ant tematico

Llauradó (ERC) cree que los disturbios de los últimos días son «hechos aislados»

Diputació y Ayuntamiento de Tarragona aprueban mociones en las que piden la libertad «inmediata» de los presos

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del pleno de ayer en la Diputació. Foto: Fabián Acidres

Imagen del pleno de ayer en la Diputació. Foto: Fabián Acidres

La presidenta de la Diputació de Tarragona y Vicealcaldessa del Ayuntamiento de Reus, Noemí Llauradó (ERC), condenó ayer los actos violentos que se han vivido a lo largo de los últimos días en la demarcación pero, sin embargo, calificó los disturbios vividos desde el pasado martes en las principales ciudades catalanas como de «hechos aislados» que, a su juicio, «no deben enturbiar el derecho a la manifestación, a la libre expresión y a la disidencia» que, desde hace años, han caracterizado un movimiento independentista catalán que «siempre ha sido extremadamente cívico y pacífico».

La máxima representante de la administración provincial puso de relieve que «lo que nos hace superar las contradicciones es la plena convicción de que la no violencia es la única vía posible». En este sentido, la política de la capital del Baix Camp aseguró que «como institución condenamos todos los actos violentos, venga de donde venga».

En el pleno de ayer en la corporación del Passeig de Sant Antoni se aprobó una moción prácticamente calcalda a la que también se tiró hacia adelante en el Ayuntamiento de Tarragona. En el documento, aprobado por Junts per Catalunya y ERC, la Diputació manifiesta «el rechazo a la sentencia condenatoria emitida por el Tribunal Supremo», constatando que representa «una regresión de los derechos y libertades fundamentales».

En el texto se reclama «la libertad inmediata de todos los presos políticos y exigir la amnistía de todos ellos y de los exiliados» y revela «el compromiso» «con el derecho a la autodeterminación», y reafirma «el talante pacífico y no violento del movimiento independentista catalán», por lo que se «condena todos los intentos de criminalización por diferentes instituciones».

En la moción se insta al Estado «a respetar la legitimidad y el derecho de las personas escogidas democráticamente», y anuncia la voluntad por «trabajar conjuntamente con el Parlament y el Govern para convocarnos a participar en una asamblea de electos a favor de los derechos políticos y la libertad». Finalmente, el documento también revela la adhesión d la corporación local «a todas las movilizaciones de rechazo a la sentencia».

Los mossos «investigan»

Antes, en el Ayuntamiento de Tarragona también se aprobó un texto de rechazo a la sentencia en un pleno que no contó con la presencia de Ciutadans y PP, mientras que el PSC fue el único partido que votó en contra de la resolución acordada entre ERC, Junts per Tarragona, En Comú Podem y la CUP.

Tras la sesión, el alcalde Pau Ricomà afirmó que mandos de los Mossos le han transmitido su «preocupación» por el comportamiento de algunos agentes durante los episodios de disturbios que se han vivido las dos últimas noches en la ciudad. De hecho, el cuerpo policial está revisando si se cumplieron los protocolos durante los disturbios de estos días. Ricomà, que también se ha reunido estos días con representantes de la Subdelegación del Gobierno Central en Tarragona, duda en cambio de que la Policía Nacional investigue las cargas del martes una vez acabada la concentración convocada por Òmnium y la ANC, donde aseguró hubo una «agresión indiscriminada» contra «ciudadanos que iban en son de paz».

En opinión de Ricomà, la reciente sentencia del Tribunal Supremo ha generado una «ola de indignación en amplísimos sectores de la sociedad», y señala que apoya las acciones de resistencia pacífica. «Hay otras que no puedo aprobarlas de ninguna manera», indicó en referencia a las violentas, que condena «sin excepciones». Aparte, pide aislar los comportamientos violentos y rechaza «discursos deshumanizados que abogan por la represión y la violencia».

Temas

Comentarios

Lea También