Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Sociedad

Llega el momento de las mujeres gitanas en Tarragona

Nace la asociación femenina Karing-Vaxt, del colectivo de la Part Alta, con el objetivo de mirar al futuro, sin dejar atrás su cultura

Carla Pomerol

Whatsapp
Arriba: Ainhoa Carbonell y Miquel Buñales. Abajo: Trini Torres, presidenta de la entidad, y Nuria Piquero, vicepresidenta. Foto: Lluis Milián

Arriba: Ainhoa Carbonell y Miquel Buñales. Abajo: Trini Torres, presidenta de la entidad, y Nuria Piquero, vicepresidenta. Foto: Lluis Milián

Mirar al futuro. Esta es la máxima de la nueva asociación que tiene el objetivo de dar visibilidad a las mujeres gitanas de la Part Alta de Tarragona.

«Queremos que nuestras hijas y nietas tengan una formación, que se encaren hacia el futuro», explica Trini Torres, presidenta de la Associació de Dones Gitanes de Tarragona Karing-Vaxt. La entidad acaba de crearse y ya cuenta con estatutos. Ahora solamente falta que el centenar de mujeres gitanas de la Part Alta se asocie y empiece a hacer actividades. 

«Es momento de que las mujeres gitanas se empoderen y tiren adelante esta comunidad», explica Ainhoa Carbonell, miembro de la entidad.

Por su parte, la presidenta, Trini Torres, asegura que «no queremos dejar perder nuestra cultura, somos gitanas y lo seguiremos siendo, pero estamos en el siglo XXI. Debemos adaptarnos», y añade que «por ser gitanas, no tenemos que renunciar a tener una formación como cualquier persona. No está reñida una cosa con la otra».

La nueva asociación trabaja en muchos proyectos, como, por ejemplo, encaminar a las jóvenes a sacarse el graduado escolar o en otros asuntos relacionados con el ámbito de la salud, como llevar un control de visitas médicas.

La formación y la educación son los pilares fundamentales de la entidad, «ya que esto permitirá a las mujeres gitanas acceder a un trabajo con igualdad de condiciones», explica Carbonell, quien añade que «trabajamos para promover el futuro, pero teniendo presente y respetando nuestra cultura».

Cuando a Trini Torres –presidenta– y a Núria Piquero –vicepresidenta– se les ocurrió la idea de crear una asociación de mujeres gitanas, decidieron dirigirse a Miquel Buñales, presidente de la Associació Jove Gitana de Tarragona.

«Me pareció una idea muy atractiva, es hora de que las mujeres gitanas se empoderen», asegura Buñales, quien añade que «ellas son quienes tienen más interés en la reeducación, elemento fundamental en nuestra entidad». La intención es que ambas asociaciones desarrollen proyectos de manera conjunta.

Triple discriminación

Según explica Ainhoa Carbonell, miembro de la Associació de Dones Gitanes de Tarragona Karing-Vaxt, «existe una etiqueta para nosotras, y no siempre es positiva. Al contrario». Carbonell cree que las mujeres gitanas sufren una triple discriminación. «Por mujer, por gitana y por joven», explica.

 

Las mujeres que encabezan la nueva entidad decidieron ponerle el nombre de Associació de Dones Gitanes de Tarragona ‘Karing-Vaxt’, que significa mirar hacia el futuro en romaní

Pero esto, según ellas, ya se ha acabado. «Las mujeres siempre han tenido un papel muy importante en nuestro colectivo, pero nunca se han visualizado lo suficiente», explica el presidente de la entidad juvenil de gitanos de la Part Alta, quien añade que «ahora tienen la oportunidad y no pueden desaprovecharla».

Trini Torres, la presidenta, reconoce que «a veces hemos sentido vergüenza a la hora de hablar o de expresarnos. Era nuestro talante, pero ya se ha acabado. Ahora estamos motivadas y con ganas de aprovechar cualquier oportunidad».

Para las responsables de la entidad es muy importante dejar claro que no quieren renunciar a su cultura, al contrario. Quieren promoverla. «Hay algunas asociaciones de mujeres gitanas en el resto de España que han ido hasta el extremo del feminismo, dejando a un lado la cultura que nos caracteriza. En ocasiones les han acusado de desgitanizarse», explica Ainhoa Carbonell.

Sea como sea, Trini, Núria, Ainhoa y decenas de mujeres gitanas más que residen en la Part Alta están motivadas y preparadas para iniciar la aventura de la asociación. Tienen claro que su objetivo es mirar al futuro, pero siempre teniendo presente quiénes son y de dónde vienen.

Temas

Comentarios

Lea También