Tarragona Sanidad

Llega la presión máxima en las UCI de los hospitales Santa Tecla y Joan XXIII

Los centros empiezan a plantearse la puesta en marcha de los planes de contingencia elaborados en marzo

CARLA POMEROL

Whatsapp
La capacidad normal de la UCI del Hospital Santa Tecla es de nueve camas de críticos. Ahora hay 17 en todo el equipamiento. FOTO: PERE FERRÉ

La capacidad normal de la UCI del Hospital Santa Tecla es de nueve camas de críticos. Ahora hay 17 en todo el equipamiento. FOTO: PERE FERRÉ

Ya lo avisaron y ya ha ocurrido. Las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales de Tarragona han pasado de estar tensionadas a estar llenas. La ocupación está registrando récords y, según los expertos, todavía quedan unas dos semanas para llegar al pico de ingresos. Las previsiones son preocupantes y los hospitales ya empiezan a plantearse poner en marcha los planes de contingencia redactados durante la primera ola.

A modo de ejemplo, en el Hospital Santa Tecla, los pacientes ingresados en la UCI ya superan la capacidad de la unidad y, los últimos hospitalizados, se han tenido que quedar en los boxes de Urgencias. En circunstancias normales, la UCI de Santa Tecla tiene nueve camas. Hace unos días, la dirección decidió ampliar el número de boxes a 15, habilitando una sala cercana a la UCI. Ayer, por la mañana, los pacientes críticos ascendían a 17: nueve enfermos por Covid-19 y ocho con otras patologías graves. El director del Hospital Santa Tecla, Xavier Oliach, explicaba a esta redacción que «dos de los pacientes están ingresados en Urgencias, a la espera de que haya una alta inmediata en la UCI y puedan ser reubicados». Si no se diera el caso, los enfermos acabarían siendo derivados a otros centros hospitalarios del territorio, con el objetivo de equilibrar las unidades de cuidados intensivos.

Otra de las posibilidades que planea el Hospital Santa Tecla es anular más actividad quirúrgica para disponer de la unidad de reanimación como UCI improvisada. «Quizás ganaríamos unas dos o tres camas de críticos», añade Oliach.

La diferencia entre la primera ola y la de ahora es que, en marzo, casi la totalidad de pacientes en UCI eran enfermos por Covid-19. Hoy en día, éstos conviven con otro tipo de patologías.

«La situación es preocupante, básicamente porque, cuando vemos que la cosa se complica en la planta, sabemos que, al cabo de quince días, las UCI acaban sufriendo», explica Oliach, quien añade que «la recuperación en las UCI es muy lenta. Va entrando gente, pero cuesta mucho que salgan. Nos inquietan las próximas semanas, cuando se espera el pico definitivo. Al menos, en nuestro centro, no podremos incrementar mucho la presión».

Van abriendo UCI en Joan XXIII

La situación es muy parecida en el Hospital Joan XXIII de Tarragona, con la diferencia de que el centro hospitalario de referencia en el territorio va abriendo unidades de críticos en función de la demanda. Ayer, se abrió la última, ubicada en la Unitat Coronària, unas instalaciones que se inauguraron en noviembre del año pasado. Con esta, ya son cinco las UCI en marcha en el Joan XXIII.

La UCI 1 –la de siempre– y la 3 –tercera planta de hospitalización–, actualmente acogen pacientes no Covid-19. Están prácticamente llenas. En la UCI 2 –conocida como la de Intermitjos– y la 6 –sexta planta–, se atienden enfermos de Covid-19 y también están llenas. Por eso, ayer se habilitó la Unitat Coronària, para hacer frente a los nuevos casos graves que requieran de respiración asistida. El espacio es finito, igual que lo son los recursos humanos. El personal sanitario está llegando al límite, tras encadenar la segunda y la tercera ola.

Según datos aportados por la Regió Sanitària Camp de Tarragona al cierre de esta edición, entre los hospitales Joan XXIII, Santa Tecla y Sant Joan de Reus, hay 204 pacientes Covid-19 ingresados en planta y 57 en las unidades de cuidados intensivos. Por otro lado, los positivos en los centros sociosanitarios repartidos por el territorio ascienden a 136, unos datos que preocupan a las autoridades sanitarias, teniendo en cuenta que el pico de tensión en los hospitales se esperaba dentro de dos semanas.

Comentarios

Lea También